Martes 23 de Octubre de 2018 - 12:01 AM

La manía de 'empelicularse'

De manera desafortunada, muchos solemos inventar cosas que damos por sucedidas y nos llenamos de angustias.
Archivo/VANGUARDIALIBERAL
De manera desafortunada, muchos solemos inventar cosas que damos por sucedidas y nos llenamos de angustias.
(Foto: Archivo/VANGUARDIALIBERAL)

En nuestro diario vivir solemos actuar como unos auténticos guionistas. Nos inventamos tantas películas e historias, la mayoría de ellas trágicas, que ni el más célebre libretista de Hollywood podría imaginar.

Tergiversamos las situaciones, interpretamos de manera errada lo que pasa a nuestro alrededor e incluso creamos mundos de fantasía que, si bien nos pueden ayudar a borrar los recuerdos horribles de nuestro pasado, también nos hacen vivir realidades ajenas.

Solemos inventar episodios que jamás hemos protagonizado y que probablemente nunca viviremos porque, de manera literal, es imposible que se puedan dar.

¿Por qué ocurre eso?

Porque nuestras mentes son tan ‘recursivas’ que diseñan escenarios ficticios que, con relativa frecuencia, nos distraen de la vida misma.

Así las cosas, sacamos conclusiones de los demás sin confrontar a las personas; asumimos con facilidad posturas radicales y planteamos un conjunto de teorías extrañas que desencadenan en momentos más complicados.

A usted o a mí, en algún momento de nuestra vida, nos ha ocurrido algo similar. También les pasa a los novios celosos, a los niños asustadizos, a los empleados inseguros, en fin...

Esto puede ser más perjudicial para nosotros de lo que podríamos imaginar. Lo menciono porque estas ‘películas’ entorpecen, de manera constante, nuestros quehaceres y llegan a causarnos verdaderos desajustes en nuestro ‘día a día’.

Además, vivir en un mundo irreal no nos deja afrontar cambios ni mucho menos adaptarnos a la cruda realidad.

Puede resultarnos más fácil y cómoda la idea de fantasear que asumir la cotidianidad y los problemas con la mayor entereza posible.

Para afrontar este tipo de situaciones, que todos hemos experimentado en alguna ocasión, hay que empezar por reconocer los problemas.

Ojo: No estoy diciendo que no se valga soñar. ¡Claro que eso es posible! Es clave poseer expectativas sobre nuestro futuro, es fundamental nutrir los propósitos, emprender tareas nuevas y por supuesto también es fundamental visualizar nuestro horizonte.

Sin embargo, es preciso soñar despiertos. Es decir, es fundamental idear un mundo mejor, pero con los ojos abiertos y con los pies sobre la tierra.

Hacer esto, además de ser práctico y bonito, nos permitirá ensayar, imaginar y crear cosas posibles.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Vinagreta con naranja y cerveza
El chef Camilo Medina nos enseña a preparar una deliciosa vinagreta con naranja. Este tipo de receta es originaria de Módena, una ciudad de la región italiana de Emilia-Romaña.
Publicidad
Publicidad