Publicidad
Dom Sep 24 2017
26ºC
Actualizado 12:40 pm
Jueves 02 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

“Con ‘Robin’ viajé a mi pasado”

Que era muy joven para interpretarla, que tuvo que presentar casting para este personaje con actrices de la talla de Zharick León, Noëlle Schonwald, Adriana Campos y Ángela Carrizosa, entre otras, que calificaba mejor para otros papeles en la serie ‘El laberinto’.
“Con ‘Robin’ viajé a mi pasado”

En fin… más de un ‘pero’ se presentó en el camino a Alma en su lucha por darle vida a este ser andrógino que amaba desde que era una adolescente.

Sin embargo, sus impecables pruebas frente al director Jaime Osorio (El páramo) valieron más a la hora de que éste tomara la decisión de darle la oportunidad de encarnar a la sexy asesina madura.

-¿Cómo llega a ‘Robin’?
Desde que tenía 12 ó 13 años veía ‘La mujer del Presidente’ y amaba a Robin. Incluso, en algún momento de crisis en la adolescencia me rapé y duré muchos años con el pelo corto como ella. Así que era un amor de antaño lo que tenía con este personaje.

El año pasado me dijeron que iban a hacer la segunda parte de ‘La mujer del Presidente’ y que Cristina Umaña no podía participar. Enseguida preparé el casting, la escena y en primer lugar me dijeron que estaba muy ‘chiquita’, pues ‘Robin’ debía parecer más o menos de 38 (Alma tiene 29).

Finalmente no conseguían lo que querían, tal vez, y me dijeron bueno regresa y haces casting con las preseleccionadas, entre las que se encontraban actrices reconocidas. De nuevo insistieron en que era muy joven y me contemplaron para otro personaje dentro de la serie. Sin embargo, después de que presenté el casting, pasaron ocho días, me llamaron y me dijeron que hiciera una prueba, una escena, con maquillaje. Ahí la hice con Robinson Díaz, él se emocionó, fue bastante emotivo el momento y listo quedó en una sola toma. Al Director le gustó mucho mi trabajo. Ahí sí fue mío el personaje.

-¿Y cómo se preparó para éste?
Las mujeres somos de coqueteo, de contoneos, así que lo primero que trabajé fue eliminar esa feminidad. ‘Robin’ es una mujer que se la pasa entre hombres, creció en la calle, fue vista más bien como un ser andrógino. Entonces trabajé movimientos muy cortos, tajantes y rectos al andar. Además, recurrí a mis amigos de la época de la adolescencia ‘ultra urbanos’ que les encanta el hardcore punk, regresé a los bares, me empapé del mundo de ‘Robin’ de nuevo. Volví a mi pasado.

Por supuesto, hubo entrenamientos de armas con la Policía y de combate también.

-¿Qué hay detrás de ese carácter rudo de ‘Robin’?

Ella es como esas frutas que por fueran son duras y en el centro son pura pulpa y dulce. La veo como una gran dama. En su interior es una mujer que le ha tocado muy duro en la dimensión de los afectos.
En el fondo es una persona leal, pero por fuera peligrosa.

-Lo más valioso que le ha dejado este personaje...

Ella me hizo viajar a mi pasado para encontrarla. Igualmente, ‘Robin’ me ha representado disciplina, pues no había tenido la oportunidad de trabajar un personaje con tanta intensidad. La amé, conviví con ella, se me salen hasta sus gestos todavía. Fue maravilloso.

-¿Qué caminos le abrió su participación en ‘El laberinto’?
En este instante ya terminamos grabaciones y estoy de vacaciones. Pero claro me encantaría actuar en cine, tengo algo en ‘remojo’. Y nada, lo mejor que hago es esto y espero morir haciéndolo en este país, en otro continente, donde sea, no sé, pero es lo que quiero. 

Publicada por
Contactar al periodista
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Antipasto de berenjena
Disfruta del antipasto como aderezo de entradas en tostadas o galletas. Se puede conservar en la nevera por varios días en caso de alguna visita inesperada.
Publicidad
Publicidad