Publicidad
Lun Oct 23 2017
20ºC
Actualizado 05:55 pm
Martes 26 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Iconos de las grandes épocas 80s, 90s y el nuevo milenio

En esta segunda y última entrega, Vanguardia Liberal les preguntó a los expertos quiénes fueron aquellos personajes que definieron el rumbo de la vida de estas generaciones.
Banco de Imágenes
Personajes que marcaron a una generación.
(Foto: Banco de Imágenes )

Los años ochenta: 

Los años ochenta son los años de la extravagancia: grandes peinados, ropa brillante, zapatos con plataformas y la llegada a la vida común y corriente de la tecnología más sorprendente (para la época, claro) marcan esta década.

El historiador Juan Camilo Arenas explica que una de las tendencias de la década fue un cambio en la política y en la economía: la caída del muro del Berlín, en 1989, y el comienzo de la Perestroika (una reforma económica en la Unión Soviética) resultaron relevantes, porque significó un cambio de paradigma: el consumo desmedido comenzó en esta década: ídolos como Madonna con su canción Material Girl y Michael Jackson, con ventas históricas, fueron figuras con el nacimiento del canal Mtv en 1981.. “Ahora los ídolos podían verse por televisión. La boda de Lady Di fue un acontecimiento mundial y estas tres personas traspasaron los límites conocidos hasta el momento en cuanto a fama se refiere”, señala Arenas y agrega que la moda fue muy importante en esta década.  

La música pop marca la tendencia a nivel mundial y en Colombia, Carlos Arturo Reina Rodríguez, doctor en Historia de la Universidad Nacional de Colombia, cuenta que “ya para los años ochenta hay más cambios. Mtv aparece junto con toda la influencia de la música estadounidense y europea, pero también en el medio latinoamericano nacen los grupos juveniles como Menudo, Los Chamos, por ejemplo, que van a movilizar a una gran cantidad de jóvenes”. 

“Un público un poquito más adulto va a escuchar, por ejemplo, al Puma, Camilo Sesto, José Luis Perales, eso que hoy en día denominamos la música de plancha. Va a ser clave sobre todo para algunos sectores sociales”, señala el historiador. Juan Gabriel, el ídolo mexicano fallecido en 2016, compone casi todas las canciones de las divas de la década: Rocío Durcal, Daniela Romo y Yuri, entre otras.

El experto agrega que “el Punk no fue tan popular y los ídolos del rock más pesado como el metal van a ser ídolos entre comillas, muy de las escenas ‘underground’. A finales de los años ochenta aparece una nueva tendencia que es inspirada por las emisoras principalmente en Bogotá y en Medellín: las escuelas de rock en español, que se convierten después del año 87 en lo que se llamó el fenómeno del rock en español: música argentina, mexicana y colombiana con Charlie García, Miguel Mateus, Caifanes y Soda Stereo, que son los ídolos de ese momento de transición entre los años ochenta y comienzo de los años noventa”.

En el ámbito del cine, los ochenta estuvieron marcados por un fuerte interés hacia el futuro con películas como ‘Volver al futuro’, ‘Terminator’, ‘Soldado universal’ y ‘Robocop’. 

“Nace por primera vez un hambre de celebridades jamás visto antes. El deseo de seguir un estilo de vida parecido al de los ricos y famosos domina la década. La abundancia y el brillo están a la orden y todo lo demás parece no existir”, explica Arenas.  

Los años noventa: 

El multiculturalismo y la tecnología marcaron a los años noventa La década comenzó con una especie de “reacción” que criticaba todo el brillo de los años pasados y la música fue parte importante de ello: el grunge. Las letras existencialistas de Kurt Cobain marcaron una era. 

“Existe una especie de reacción irónica ante todo el lujo de los ochenta, particularmente, las mujeres, y nacen roqueras como Alanis Morisette y grupos como The Cranberries y U2 que critican las guerras y masacres”,  explica el historiador Juan Camilo Arenas. 

El experto señala que otras tendencias como el Rave y el Hip Hop, que comienzan como movimientos ‘underground’ luego captan la atención de los jóvenes.

Carlos Carlos Arturo Reina Rodríguez, doctor en Historia de la Universidad Nacional de Colombia, explica que en Colombia “hay una apertura económica que nos va a permitir una apertura comercial y cultural. Más géneros llegarán a las escenas colombianas y entonces vamos a tener ídolos desde el lado de la música tropical: Niche por ejemplo, ídolos locales de la música popular como Darío Gómez, pero también vamos a tener desde el lado del rock a Aterciopelados, del rock más pesado como La Pestilencia”.

El experto señala que el panorama se amplía y la tecnología es fundamental: “evidentemente que el mundo del video, del crecimiento de la escena pop van a influenciar en la medida en que más conciertos y personas van a llegar”.

Los juegos de video, la aparición de internet y del computador personal con el sistema operativo Windows, que aún usa la mayoría de las personas, así como la creación de los realities de televisión y de los famosos “de a pie” como explica el historiador Juan Camilo Arenas, serán puntos determinantes en los años noventa.

En esta década ya no debe quedar ninguna duda de la neoliberalización de la economía: “Con la caída del sistema comunista en Rusia y la desintegración de la Unión Soviética, Estados Unidos se establece como una súper potencia que, sin embargo, mostrará a finales de los noventa que no es invencible económicamente con la quiebra que produjo la burbuja inmobiliaria”, señala Arenas.

Sin embargo, para 1998 la percepción cambió: el mundo estaba aterrado con la idea de la llegada del 2000 y todos los aparatos electrónicos se dañaran y los jóvenes empezaron a pensar que no había por qué sentirse tan tristes: la música -y la vida- pop debían regresar.

El nuevo milenio: 

La década del 2000 es conocida por algunos historiadores como una década sin identidad: “La multiculturalidad de la década pasada finalmente no había sido bien decantada y entramos al tercer milenio sin identidad y sin criterio, tanto, que la moda tuvo -y aún tiene- que  echar mano de lo creado anteriormente para poder sobrevivir”, explica el historiador Juan Camilo Arenas. 

La década comenzó con los atentados del 11 de septiembre de 2001 a las Torres Gemelas y al Pentágono en Estados Unidos y el pop mezclado con sonidos de sintetizador se tomaron la música de este año. 

Britney Spears alcanzó en 2003 su máximo apogeo y junto con Cristina Aguilera se convirtieron en las divas del momento. En Latinoamércia, la Factoría, Carlos Vives, Shakira y Juanes se catapultaron como ídolos internacionales, con pisada fuerte en Estados Unidos y Europa, algo que no se había visto antes gracias a la explosión de Internet y las redes sociales, en especial Facebook en 2004 y Youtube en 2005. 

Carlos Arturo Reina Rodríguez, doctor en Historia de la Universidad Nacional de Colombia explica que para esta década “los jóvenes crean ídolos de acuerdo con las regiones y contextos socioculturales. Cada tendencia y moda se va a convertir en una especie de referente completamente distinto. Hay una multiplicidad de expresiones y creación de ídolos que además dejan de ser ídolos de larga duración y se convierten en ídolos temporales, de lapsos cortos en la historia”. 

Tal es el caso de Amy Winehouse, quien es venerada como referente del regreso a las grandes divas y quien en 2007 alcanzó su máximo apogeo hasta su muerte en 2011. Su estilo mezclaba la música soul, muy de los años cuarenta, con un estilo más moderno y esta es una de las claves que marcarían esta década y que terminan siendo referentes hoy.

Publicada por
Contactar al periodista
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Helado de sandía, melocotón y cereza
Rico helado de frutas, con sandía, melocotón y cerezas.
Publicidad
Publicidad