Publicidad
Mié Feb 21 2018
28ºC
Actualizado 01:54 pm
Martes 12 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

¿A qué debería renunciar para ser feliz?

¿Se atreve hoy a ser feliz?
Banco de Imágenes
Incluso si se considera el mejor organizador de eventos del mundo, no hay forma de que todo salga perfecto. Tampoco puede controlar los sentimientos y deseos de otros y lo único que realmente puede hacer, si quiere ser feliz, es soltar una gran cantidad de emociones y prejuicios que no necesita.
(Foto: Banco de Imágenes )

Para Catalina Ríos la vida consistía en tenerlo todo bajo control, hasta que entendió que, de hecho, lo único que estaba bajo su control era la forma de reaccionar a esas circunstancias fortuitas que se le presentaban en el camino.

Lea también: ¿Se puede ser feliz en la oficina?

Su punto de quiebre fue hace un año: organizaba una fiesta de fin de año y apurada para recoger del aeropuerto a unos invitados muy importantes, su auto falló de repente. 

Tuvo tanto estrés, que partió el 31 de diciembre en la clínica: ¿valió la pena? “No. Comprendí que no podía encargarme de todo, ser perfecta, controlarlo todo. Empecé a meditar, a hacer yoga, a cambiar mi forma de ver las cosas”, dice. 

Lea también: Las pequeñas cosas que lo hacen feliz

Y para su sorpresa, sus prejuicios también cayeron: encontró nuevos amigos, personas con quienes pensó que no tenía nada en común y que hoy le han enseñado mucho de la vida. 

El psicólogo Juan Armando Corbin explica cuáles son las actitudes y situaciones que es necesario que deje atrás para ser feliz:

El perfeccionismo: que el mantel no quedó como usted lo quiso, que usted mismo no hizo todo lo que debía hacer, que habló de tal o cual manera... en fin, siempre habrá alguna cosa que no resulte como usted lo espera. Y en muchas de estas ocasiones no habrá nada que usted puede hacer al respecto. Es por esto que debe renunciar a la idea de ser perfecto si lo que quiere es alcanzar algún día esa calma y paz interior.

La venganza: está claro que la venganza es tentadora cuando alguien se siente herido y que, a veces, es una forma de calmar el sentimiento de derrota que se instala en el corazón cuando alguien nos hace daño. Pero no será feliz una vez se haya desquitado o siquiera planeado esta venganza. No importa que momentáneamente sienta que sí lo es. Esta sensación no es real. Al acostarse, solo con usted mismo -aunque su pareja esté a su lado- se sentirá vacío. Permita que la vida se encargue de todo. Usted siga adelante. 

Lea también: ¿Cree que en su vida no pasa nada?

A no decidir: es verdad que soltar el control es también una forma de alcanzar la paz interior: lo único que está bajo su control es su comportamiento y su disciplina. Y nada más. Sin embargo, también es cierto que si permite que todo el mundo tome las riendas de su vida estará viviendo la de alguien más y eso no lo hará feliz. Las pequeñas decisiones, que a la larga llegan a ser trascendentales, son las que le aportan tranquilidad, alegría, ilusión. De usted depende. 

A saberlo todo: no, no conoce todos los misterios ni las razones del mundo y las demás personas. No lo sabe todo y no siempre tiene la razón. Y no siempre es tan importante tenerla. A veces la tranquilidad de saber que usted actuó correctamente es más importante que imponerse por encima de todo el mundo. No está mal buscar la verdad, la clave es hacerlo con tranquilidad. 

Al pasado: por muy duro que suene, ya nada puede hacer. Lo hecho, hecho está, como dice el dicho y aunque la máquina del tiempo existiera, los científicos afirman que no habría forma de cambiar lo que se ha hecho. Así que no le queda otra salida que seguir adelante y dejar de sufrir. Trate de enmendar su error si es posible, pero siempre mirando al futuro. 

A la queja constante: no es como si no pudiera decir que le duele la cabeza, pues esto es un síntoma para descubrir una posible patología. La idea, sin embargo, es que abandone ese recurso que muchos humanos usamos para sentirnos mejor con nosotros mismos: quejarnos del otro, de las situaciones, de uno mismo. La idea es ofrecer una estrategia, una idea, hacer algo para cambiar si realmente está sufriendo. Pero para ser feliz, debe renunciar a quejarse. 

A la importancia que da a lo que piensan de usted: el otro es importante, su amor, su afecto, pero usted no depende de lo que la otra persona piense y esa es otra cruda realidad. Cada uno tiene derecho a sus propias opiniones y no se pueden controlar. Lo único que puede hacer es preocuparse por la impresión que se tiene de sí mismo y procurar que sea la mejor. Hacer algo todos los días para ser mejor. Lo que los demás piensen no tiene tanta importancia y esta es una de las claves para ser feliz. 

Al apego: no siempre es agradable saber que en algún momento las personas que amamos se irán, ya sea porque fallecen o porque deciden seguir su camino. Y aunque los extrañemos, y nos aferrernos a ellas, tratar de obstaculizar su destino no solo las hará infelices, también nosotros nos veremos afectados. Hay que permitir que el amor de las personas fluya hacia donde debe. 

Lea también: ¿Odia la Navidad? Ya es un hecho, no se amargue

A los prejuicios: nada hace más infelices a las personas que juzgar al otro por ser quien es. Y mucho más si esta persona no lastima a nadie con su forma de ser, simplemente responde a sus emociones, a sus sentimientos y eso nos lastima. Si sufrimos por el amor que se prodigan otras personas, por su raza, por su origen étnico, por su edad, por su clase social, entonces pasaremos toda la vida en una angustia total, en un resentimiento imaginario. Hay que conocer a los demás primero. 

Publicada por
Contactar al periodista
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad