Lunes 29 de Enero de 2018 - 05:18 PM

Su pareja lo critica: ¿cómo ser un buen novio?

Hay una gran diferencia entre ser un buen novio y perder la hombría, dos cosas que no tienen nada qué ver y que nos han metido en la cabeza como una camisa de fuerza: ser indiferentes y crueles porque eso es lo que les gusta a las mujeres. En realidad no, eso no le gusta a nadie y por ahí comienzan los problemas.
Tomada de Internet
Escoja la comprensión sobre ganar un argumento: no vale la pena. Luego ambos se siente mal, pero ellas pueden vivir con eso mucho mejor que nosotros. De todas maneras, la idea es tener una novia, no una compañera de debate. Y además, puede que sea experta en el tema y quedará como un tonto. A veces es mejor que las cosas queden en un punto medio. Luego de la discusión, viene la reconciliación, señala el coach Luis Rojas.
(Foto: Tomada de Internet)

Hoy las mujeres están encontrando su lugar en el mundo y parece más difícil estar bien con ellas. Y sí, es duro comprenderlas. Pero ese es el reto. Requiere que repensemos todos aquellos clichés que nos enseñaron nuestros padres y abuelos y seamos quienes realmente somos.

Incluso si la mayor parte del día queremos sentirnos como corredores de automóviles, fuertes y rudos, no significa que tengamos que ser así con nuestra pareja.

El psicólogo de orientación Cognitivo-Conductual, Ricardo Bustos, explica que "por éxito en la relación de pareja entendemos la suma de una serie de factores que resultan muy gratificantes como: buen nivel de afectividad, buen nivel de comunicación, buen nivel de deseo sexual, buena capacidad para el consenso y la resolución de problemas, actitud de respeto y tolerancia, metas y objetivos compartidos y buen equilibrio entre vida personal y vida en pareja".

Le puede interesar: Tips para compartir a su pareja con el fútbol

El experto agrega que "es fácil tener este buen nivel de relación al comienzo de la relación, cuando el enamoramiento es intenso y la idealización alta. Más adelante, y cuando los esquemas individuales empiezan a evidenciarse en las personalidades de los miembros de la pareja es cuando comienza a surgir las dificultades. Para que esto no ocurra, o pueda superarse, habrá que poner en práctica las siguientes claves del éxito en la relación de pareja:

Sinceridad, autenticidad y expresión emocional: la necesidad de mostrar la mejor versión de uno mismo, lo cual es propio en la primera etapa de la relación sentimental, si se perpetúa en el tiempo, hace que la persona pierda autenticidad y viva la relación de manera irreal. Tratando de mostrarse como uno cree que es más admirado y querido. Pero ello hace que se genere un muro de separación con la otra persona ya que no hay acceso al todo de la persona, lo bueno, lo regular y lo malo.

Empatía, buena comunicación y consensos: normalmente, en la primera fase de las relaciones de pareja la comunicación fluye con facilidad, las personas, animadas y estimuladas ante la persona que les atrae, generan gran cantidad de comunicación. Con el paso del tiempo, ésta va disminuyendo por diferentes motivos: pérdida de interés, temas de conversación que no gustan o incluso generan discusiones, sensación de falta de empatía con los temas expresados, en definitiva la comunicación se transforma en una fuente de frustración.

Practicar la comunicación asertiva: puede parecer realmente complicado, y a veces solo nos sale gritar, y tirar los objetos que tenemos cerca, pero si respiramos hondo, esperamos que baje nuestro nivel de activación para hablar y utilizamos estas pautas obtendremos resultados mucho mejores.

Para mejorar la comunicación, se pueden aplicar las siguientes pautas:

  1. Cuando su pareja se exprese, escúchela muy atentamente sin interrumpir su comunicación.
  2. Esfuercese por ponerse dentro de su piel y entienda su punto de vista (aunque no lo comparta)
  3. Exprésele todo lo que le ha dicho a modo de espejo, dándole a entender que ha entendido bien todo lo que le ha expresado.
  4. Ahora exprese su punto de vista, sin tratar de demostrar que está en la razón, ni mucho menos para demostrar su superioridad moral o intelectual sobre su pareja, sólo expone tu punto de vista con la humildad de la persona que entiende que no tiene la verdad absoluta.
  5. A partir de aquí se establezca un clima de expresión, entendimiento y empatía que es el adecuado para encontrar una solución consensuada entre ambos en el que ninguno de los dos gane ni pierda.

Mantener objetivos, proyectos y actividades ilusionantes para ambos: el no caer en la monotonía, la repetición y el aburrimiento es también una clave importante para mantener la ilusión en la pareja. Todas las personas necesitamos tener objetivos que generen interés e ilusión, desde pequeños, como hacer pequeñas reformas al hogar hasta grandes como tener hijos. La pérdida de los objetivos y las ilusiones suponen un deterioro de la vida de pareja así como del individuo.

Le puede interesar: “Quiero una pareja real. ¡No soy tu nana!”

Un buen procedimiento es realizar una lista de actividades y objetivos que han sido ilusionantes en el pasado o que pueden serlo para el futuro como tener un bonito hogar, hacer viajes, salidas románticas, mejores relaciones sexuales, recuperar actividades que se dejaron de hacer, mejorar la comunicación, mostrar más el afecto etc.

Capacidad de expresar afecto: la pareja no es un socio comercial,  ni el otro miembro de un equipo de dos. La pareja es la pareja. La médula de la relación es el afecto y por eso una buena pareja sabe expresarlo, sin que se lo exijan o se lo demanden.

Responsabilidad: una buena pareja es responsable. La palabra responsabilidad viene de “responder”. Esto quiere decir que se es responsable cuando se está en capacidad de asumir lo que se hace, con todas las consecuencias que ello implica.         

Flexibilidad: la supervivencia, en todas sus expresiones, se basa en la capacidad de adaptación. No importa cuán maravilloso, fuerte o extraordinario sea alguien.

Si no es capaz de adaptarse a nuevas circunstancias, difícilmente sorteará con éxito una relación de pareja. La adaptación demanda flexibilidad. Esa capacidad para cambiar de opinión cuando es lo más razonable o adquirir nuevos hábitos si eso mejora una situación.

Le puede interesar: Preguntas para enamorarse... ¡y para divorciarse!

Sinceridad: ser sincero no es ser brutal, insensible, cínico o grosero. Escoger la manera más cruda de decir las cosas no es tanto señal de sinceridad, como de insensibilidad. La persona sincera comprende el valor que una información tiene para otro. Por eso es capaz de hacerlo saber, manteniendo el respeto por el efecto que pueda causar.

Saber escuchar: una virtud cada vez más escasa. Escuchar no es solamente quedarse en silencio mientras otro habla. Escuchar es fundamentalmente centrar la atención en el significado de lo que otra persona está diciendo.

Perseverancia: una relación de pareja seria y a largo plazo no es fácil. Por más perfecta que sea, siempre tendrá altos y bajos. Momentos de duda y hasta de fatiga.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
¿Qué música marca la fiesta de un matrimonio?
Así celebraron Gina Arias y Jonathan Ávila su boda en La Torre, Mesa de los Santos, la hora loca estuvo acompañada de orquestas como Misión Secreta...
Publicidad
Publicidad