Publicidad
Mié Feb 21 2018
27ºC
Actualizado 12:29 pm
Domingo 04 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

¿Directo al abismo? Salve su relación.. o a sí mismo

Si su relación va directo al fracaso, los expertos le indican que solo tiene dos caminos: hace un esfuerzo por salvarla o se salva usted de quedarse con alguien con quien no es feliz. ¿Está listo para decidir?
Tomada de Internet
"Pasar a la etapa del amor real implica, aparte de amarnos a nosotros mismos, soltar esos recursos o mascaras, puesto que eso que yo aprendí que funcionaba, al final se torna agobiante y no queda más remedio que soltar la “trampa” si no quiero que mi pareja, literal, se enloquezca".
(Foto: Tomada de Internet)
Tomada de Internet
"El reto para aprender a amar será ser consciente de que esa persona a priori es alguien con quien de inicio encajo, le gusta que lo cuide y lo proteja o incluso lo controle, pero todas esas cosas que de mi le van a enamorar las va a repeler con fuerza con el tiempo porque son una trampa".
(Foto: Tomada de Internet)

A veces lo damos todo, pero no siempre estamos en la misma “página” que la otra persona... y a veces, por mucho que intentemos, lo mejor es comprender que las cosas no están funcionando y tomarse un tiempo para retomar el rumbo de la vida: los expertos dicen que el egoísmo en justa medida es sano para usted.

“Si en realidad las cosas van mal entonces no hay razón para permanecer en una relación miserable solo porque nos han enseñado que nunca hay que rendirnos”, explica la coach Margarita Sanabria.

Sin embargo, puede ocurrir también que esté “pecando” por exceso de egoísmo: “en otras ocasiones no queremos ceder ni un poco, particularmente los hombres. Nos cuesta aceptar correcciones, que nos confronten, y esto puede estar dañando nuestras relaciones”, explica el coach Francisco Jurado.

En lo que sí coinciden ambos expertos es que es necesario hacer una reflexión y reconocer cuál es su situación: ¿está siendo demasiado egoísta y eso está enfriando su relación o, por el contrario, da demasiado y usted se pone en segundo lugar?

Amor en pareja: mi espejo 

La psicóloga Itzel Rodríguez Sánchez señala que "amar es un viaje muy bonito y es fabuloso cómo las personas se interesan más en aprender a amar.

Seguramente en este camino muchos nos hemos sentido decepcionados (as) más de una vez.

¿De dónde surge esta decepción?

Es simple, toda persona que cruza por nuestro camino funciona como un espejo en el cual me reflejo, no puedo ver en otros lo que no existe en mí mismo. Ahora bien, la pareja es el espejo reflector más claro, ya que esa persona va a sacar a relucir lo peor de mí, porque justo eso va a entrar en conflicto con lo peor de sí y mutuamente se van a decepcionar rompiendo y confrontado sus mutuos programas “egoícos”.

Pero en este choque se va a dar la sanación de ambos.

Todo esto viene de que en la infancia nos condicionaron a usar recursos aprendidos a nivel inconsciente “para que nos quieran”.

Eso que en la niñez me funcionaba para encontrar la aprobación de “mamá” o “papá”, por ejemplo, se vuelve obsoleto en la edad adulta.

Aprender a relacionarnos de manera sana con mi pareja implicará soltar esos recursos aprendidos y estrategias “egoícas” donde el “amor” se convierte en un contrato de cobertura de necesidades mutuas y comprender que el propósito de una pareja no es “hacernos felices”, si no hacernos conscientes, como lo menciona el gran maestro Eckhart Tolle.

El reto para aprender a amar será ser consciente de que esa persona a priori es alguien con quien de inicio encajo, le gusta que lo cuide y lo proteja o incluso lo controle, pero todas esas cosas que de mi le van a enamorar las va a repeler con fuerza con el tiempo porque son una trampa.

Estas estrategias se basan en el miedo a no ser amado, no en el amor real.

Pasar a la etapa del amor real implica, aparte de amarnos a nosotros mismos, soltar esos recursos o mascaras, puesto que eso que yo aprendí que funcionaba, al final se torna agobiante y no queda más remedio que soltar la “trampa” si no quiero que mi pareja, literal, se enloquezca.

En ese dejar de hacerlo tendré que enfrentarme a mi miedo a ser yo plenamente, sin mascaras o tratar de complacer al otro hasta que ambos aprendamos a relacionarnos desde la igualdad, mas no desde la necesidad, y soltar mi deseo de control, de modo que solo quede el amor.

En conclusión, la pareja es un hermoso viaje donde existen paisajes lluviosos y también hermosos y soleados, es la oportunidad de conocernos más y crecer como seres humanos".

Publicada por
Contactar al periodista
Sin votos aún
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Arepa de huevo
La arepa de huevo, típica de la Costa Atlántica, es fácil de preparar en casa.
Publicidad
Publicidad