Jueves 26 de Abril de 2018 - 09:01 AM

Cómo lidiar con un fastidioso

No es correcto juzgar así a las personas... pero existen seres tan insistentes en momentos tan poco afortunados que, en realidad, lo único que provocan es fastidio. Y algunos, aunque se les diga, no comprenden que su actitud molesta. ¿Cómo lidiar con ellos?
Tomada de Internet
Una persona “fastidiosa” es aquella que se empeña tanto en hacer notar su presencia que termina aburriendo o sacando de casillas a otros.
(Foto: Tomada de Internet)

Con el auge de las redes sociales, la gente fastidiosa parece haberse multiplicado por un número infinito.

Y como la dinámica se ha vuelto complicada, no muchas veces es posible deshacerse de ellos.

Le peude interesar: Bonitos... ¿e infelices?

“Para  lidiar con un fastidioso en redes sociales, por ejemplo solo debe seguir dos pasos: uno, ignorar su primer comentario.

Dos: si es demasiado persistente, bloquéelo. Usualmente nadie llega hasta el tercer paso, que es reportarlo, pero si la cosa se pone ‘color de hormiga’ como se dice, pues lo reporta”, explica la coach Indira García.

Por otro lado, si está en un bar, una fila o un supermercado, lo mejor que puede hacer es ignorar a esa persona. Y en caso de que no se detenga y, de hecho, lo increpe, lo mejor será decir “gracias” y huir lo más pronto posible. 

Un estudio conjunto de las Universidades de Berkeley, Estados Unidos, y de Bar Ilán, en Israel, encontró que las mujeres son usualmente los familiares definidos como más fastidiosos.

Los investigadores examinaron la dinámica de 12 mil relaciones familiares y encontraron que las mujeres son percibidas como las más difíciles de tratar debido a que se involucran emocionalmente mucho más en los asuntos de familia.

Le puede interesar: ¿Todo le saca la piedra? Expertos le explican por qué tanto mal genio

“También porque las opiniones de las mujeres son menos tenidas en cuenta, es decir, si el mismo consejo lo da un hombre, será percibido más como una experiencia de vida, mientras que en el caso de las mujeres se toma como una simple opinión que no siempre tendrá validez”, explica la psicóloga Carolina Dulcey.

Pero, ¿las hace esto más fastidiosas?

“Aparentemente, sí, puesto que las mujeres en una familia sienten que tienen que insistir más y hacer más énfasis para que su consejo sea tenido en cuenta, entonces, a la larga, esta misma actitud se vuelve contra ellas”, señala la experta.

Le puede interesar: ¿Tiene a su lado a un "psicópata cotidiano"?

Ya sea el tío que siempre cree tener la razón, o la tía demasiado preocupada por el estado civil de todos su parientes, el coach Fernando García recomienda cómo lidiar con un pariente fastidioso:

Ignore su opinión diplomáticamente: una vez dicha la frase desobligante, por ejemplo, en una cena familiar, lo mejor que puede hacer es sonreír -si es posible- o solo mirar a la persona sin hacer gestos y cambiar el tema de conversación.

Haga otros planes: si la reunión ya se puso pesada, entonces tome su celular y contacte a su mejor amigo o amiga para que lo saque de allí.

Intente ser agradable, pero no demasiado: a veces se pueden contestar una o dos preguntas a ese personaje insistente, pero no más de esas. Evite estar en su compañía por más de diez minutos.

Le puede interesar: ¿Y qué hacer con la suegra?

No reaccione: ¿recuerda cuando era niño y aquel compañerito fastidioso no estaba tranquilo hasta que no lograba que usted se saliera de casillas? Pues bien, los parientes buscan hacer lo mismo, así que controle su rabia o su ego. A veces nos sentimos ofendidos por algo que no debería tener mayor trascendencia.

De respuestas sin compromiso: si se trata de su vida personal, lo mejor es que conteste con una teoría del amor, amistad o de la vida que más le guste, evitando llegar al terreno que usted no quiere tocar. También, puede siempre usar el truco de: “a todos nos ha pasado alguna vez”, sonreír y huir.

Le puede interesar: Coqueteo o acoso: ¿reconoce la diferencia?

La psicóloga Indira García explica cuáles son esas actitudes que convierten, tanto mujeres como hombres, en seres fastidiosos: 

Rogar por un halago: en ocasiones nos sentimos muy inseguros de nuestra apariencia física o de nuestras capacidades y aunque no nos demos cuenta -algunos lo hacen con todo el cinismo del mundo- ruegan, se quejan y hasta hacen un escándalo con el único fin de recibir un cumplido que les levante el ego. ¡No hay nada más fastidioso que esa gente tan insegura!

Le puede interesar: ¡Aprenda de sus errores!

La emoción desbordada... ¡en todas partes! Es verdad que estamos en una era donde es muy valorada la libre expresión. Pero si lo que queremos expresar lo hacemos con actos que sobrepasan todo tipo de gestos y tonos de voz, entonces las cosas se sienten un poco desagradables.

3 Ir detrás de los amigos: hacer todo lo que los amigos hacen, dicen, hablar constantemente de ellos y querer que nos atiendan en todo momento nos convierten en seres inaguantables. Hay que aprender a estar solo un momento.

4 El síndrome del “¡rescátame! Nada más feo que aquellas personas cuya es realmente un infierno y solo buscan que uno se compadezca y les solucione la vida. Está bien comentar el asunto con el mejor amigo, pero la vecina del conjunto residencial no tiene la culpa de nada y no merece ser fastidiada con quejas.

Le puede interesar: ¿Se queja de todo? Descubra los beneficios de agradecer

5 Ser recalcitrante: aquellas personas que tienen una idea o creencia y necesitan hablarle con demasiada insistencia a los demás sobre ella son, de verdad, gente muy fastidiosa. Puede que no se de cuenta, pero si habla todo el tiempo de “Juego de Tronos’ a todo el mundo, ya llega a hartar.

6 La indecisión: ¡por favor! No hay que pensar demasiado para elegir la comida o la película que va a ver. Qué fastidio.

7 Llegar siempre tarde: una vez está bien, es comprensible, pero todo el tiempo. No, aquí nadie es Cenicienta. Hay que llegar a tiempo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Suve de conejo
Suve de conejo
Publicidad
Publicidad