Lunes 25 de Junio de 2018 - 12:01 AM

¿Es posible subir las defensas?

Los médicos aseguran que sí, que es posible y, además, que es lo que todos deberíamos hacer: cuidar nuestro cuerpo, fortalecerlo y ayudarle al sistema inmunológico para hacer su trabajo.

Con los cambios de clima, el sistema inmunológico entra en alerta máxima para hacer frente a los agentes patógenos que circulan en el ambiente.

Virus, bacterias y hasta hongos reviven en esta época y se convierten en sus archienemigos. Si bien la fortaleza de este complejo sistema es genética, hay formas de reforzarla: las vacunas, una buena alimentación y hábitos de vida saludables.

Le puede interesar: El poder de aceptar su cuerpo: la ciencia le muestra los beneficios para su salud

El sistema inmunológico, en alerta constante, es una especie de guardián, red de células, tejidos y órganos que nos protegen. Esas células son los glóbulos blancos (leucocitos), que se combinan para encontrar y destruir las sustancias u organismos causantes de enfermedades.

Son los fagocitos y linfocitos. Este sistema funciona con dos líneas de defensas. Una es la natural, constituida por la piel y mucosas. Otra es la adquirida, que da una respuesta específica a cada agente infeccioso. Aquí intervienen los linfocitos y los anticuerpos como las vacunas. Ambas barreras se relacionan permanentemente.

Son muchos los factores que pueden alterar la salud, desde el clima y la polución de las ciudades hasta los hábitos de vida, el estrés, la falta de ejercicio y, sobre todo, la mala alimentación.

Le puede interesar: Mandamientos de la buena salud

El ideal es comenzar el día con un desayuno bien completo, beber al menos dos litros de agua diarios, eliminar los fritos, consumir pescado de dos a tres veces por semana, incorporar los ácidos grasos omega 3 y 6, consumir vitamina C, que aumenta la inmunidad de la mucosa; vitamina B (levadura de cerveza y legumbres), que mejora el metabolismo celular y el sistema inmune; vitamina A (presente en productos animales ricos en grasa, como yema de huevo y crema de leche) y los carotenos (aceite de oliva y girasol de primera prensada, zanahoria y vegetales verdes), que aumentan los glóbulos blancos; y la vitamina D, que mejora el funcionamiento de los glóbulos blancos. Para activarla, hay que tomar sol dos o tres veces por semana, 10 minutos cada vez.

Le puede interesar: Medicamentos: ¿cómo tomarlos?

Combata los síntomas del resfriado común

Llega noviembre y con las lluvias llega también el resfriado común, está molesta infección viral de tu nariz y garganta que no te deja realizar las actividades diarias con tranquilidad; por lo general es inofensivo, aunque suele no sentirse como tal.

La mayoría de las personas se recuperan de un resfriado común en una semana o 10 días, aunque no está demás una ayuda extra. Aquí algunos remedios caseros y consejos de los médicos de la Mayo Clinic para prevenir y contrarrestar los síntomas:

Para prevenir

Mantenga las manos limpias: lávese bien las manos, con frecuencia, con agua y jabón; enséñales a sus hijos la importancia de hacerlo. Si no tiene agua y jabón a la mano, use un desinfectante para manos a base de alcohol.

Desinfecte sus cosas: tenga limpia las superficies de la cocina y el baño con desinfectante, especialmente cuando alguien en su familia esté resfriado. En el trabajo trate de mantener limpio el teléfono, el teclado del computador y su celular. Lave los juguetes de los niños periódicamente.

Le puede interesar: Alimentación consciente: más que una moda

Utilice pañuelos: estornude y tosa en los pañuelos. Tire los pañuelos usados de inmediato, luego lávese bien las manos. Si no tiene pañuelo, es mejor estornudar o toser en la parte interna del codo, de esa forma cubren la boca sin usar las manos.

No comparta: evite compartir vasos o utensilios con otros miembros de la familia. Use su propio vaso o vasos desechables cuando alguien más esté enfermo. Etiquetar la taza o el vaso con el nombre de la persona resfriada puede ser una buena técnica para diferenciarlo.

Le puede interesar: Mitos nutricionales: y mentiras

Aléjese de los resfriados: procure no tener contacto cercano con cualquier persona que haya estado resfriada.

Para contrarrestar

Tomar muchos líquidos: el agua, el jugo, caldos claros o el agua de limón tibia son buenas opciones. Evite la cafeína y el alcohol, ya que pueden deshidratarse. La sopa de pollo y otros líquidos tibios pueden ser reconfortantes y suavizan la congestión.

Descansar: de ser posible, no asista al colegio o al trabajo si tiene fiebre o mucha tos, o si se siente mareado después de tomar los medicamentos. Esto le dará una oportunidad de descansar y reducirá las posibilidades de que infectes a otros.

Le puede interesar: Comida rápida: ¿peligro para la fertilidad?

Alivie su garganta: hacer gárgaras -con 1/4 o 1/2 cucharadita de sal disuelta en un vaso de agua tibia de 4 u 8 onzas- puede aliviar temporalmente el dolor o comezón en la garganta. También existen algunos productos de venta libre que pueden ayudarle para eso.

Usar gotas nasales de solución salina: para ayudar a aliviar la congestión nasal, prueba las gotas nasales de solución salina. Puede comprar estas gotas sin receta y le ayudarán a aliviar los síntomas, incluso en niños.

Los tips para subir las defensas

La nutricionista Tatiana Mejía ofrece algunos tips naturales para subir las defensas:

Beba agua con el estómago vacío: el agua limpia e hidrata su cuerpo. Una buena recomendación para quienes no les gusta agregan un poco de limón para que sea más fácil beber. El mejor momento para beberlo es con el estómago vacío después de despertarse.

Le puede interesar: Alimentos “milagrosos”: también tienen contraindicaciones

Aceite de oliva y limón: este es un viejo remedio que cuida su hígado y vejiga, dos órganos esenciales para su salud. Es tan simple como beberlo con el estómago vacío (después de unos vasos de agua). Simplemente tome una cucharada de aceite de oliva virgen extra y una cucharada de jugo de limón.

Vinagre de sidra de manzana y bicarbonato de sodio: es un gran limpiador y regulador para su salud. Simplemente tome un vaso de agua con una cucharada de vinagre de sidra de manzana puro y orgánico con una pizca de bicarbonato una hora antes de cada comida.

El aceite para hacer gárgaras: es un remedio que se enfoca en todo tipo de problemas bucales (caries, gingivitis, úlceras, mal aliento, etc.) pero también juega un rol en su sistema digestivo. Elimina las toxinas a través del moco oral. Es muy fácil. Solo necesita aceite de girasol de alta calidad y 15 minutos cada mañana antes de comer cualquier cosa.

Le puede interesar: ¿Por qué puede ser difícil terminar con los malos hábitos? La ciencia se lo explica

Coma algo amargo antes de acostarse: deberías pensar en su hígado todas las noches porque es un órgano que sufre mucho a causa de malas dietas, malos hábitos y emociones negativas o reprimidas.

Por lo tanto, recomendamos no comer demasiado y siempre incluir algún tipo de comida amarga o infusión para mejorar las funciones de su hígado. Puede buscar alcachofas, escarolas o pomelos.

También existe la opción de infusiones de boldo, diente de león, alcachofa, cardo mariano o fumaria. Este simple consejo le ayudará a descansar mejor por la noche, recuperar energía y regenerar su hígado.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
5 lugares exóticos para realizar tu boda en Colombia
Aunque muchas parejas optan por ceremonias tradicionales el día de su  boda, hay quienes prefieren marcar la diferencia eligiendo no sólo temáticas...
Publicidad
Publicidad