Miércoles 07 de Diciembre de 2016 - 12:01 AM

Deje de discutir con sus padres

Las discusiones más frecuentes entre padres e hijos se presentan por permisos en salidas nocturnas y con sus amigos o personas que frecuenta. La confianza de hijo a padre es esencial si quiere una adolescencia tranquila en casa.

Según los expertos y ya por experiencia popular, la juventud es una de las etapas más complicadas del ser humano. Los cambios hormonales conllevan al joven a cambios sicológicos, sociales y culturales. Es preciso en esta etapa cuando los sicólogos señalan que los jóvenes tienden a discutir mucho más con sus padres, algunas veces por el sistema de educación implantado en el hogar.

Algunas de estas discusiones pueden generarse en el momento de controlar las salidas nocturnas o espacios de entretenimiento, al igual que el esperado resultado de las notas en el colegio y por supuesto con esto, los amigos y las compañías. En dicha etapa también las relaciones afectivas entran en la agenda de los jóvenes y puede ser un dolor de cabeza para los padres de familia. De ahí derivan los viajes, las vacaciones y hasta planes a futuro.

¿Cómo manejar estas situaciones en su núcleo familiar? En la juventud un hijo empieza a tener voz y voto dentro del hogar. Su opinión toma peso, pero no debe olvidar el lugar en el que se encuentra y que este desarrollo puede ser decisivo para su vida adulta. Los padres siempre quieren garantizar la seguridad y protección de los suyos. Entienda que también es un choque emocional para ellos porque están acostumbrados a tener el control.

A continuación los profesionales explican qué motivos son de mayor conflicto en muchas familias, sin importar su nivel social o pensamiento, seguramente coincidirá con la mayoría de los hogares en el entorno.

Recomendaciones

Aproveche los espacios de permisos. Pero cumpla con las condiciones.

Sépala hacer. Gánese la confianza de sus padres y cumpla con sus obligaciones.

Comprenda que usted está joven y debe pensar antes de actuar.

Asuma sus errores con seriedad. Aprenda de ellos.

Los tiempos han cambiado y no todo lo que brilla es oro. Seleccione sus amistades pero no deje perder su personalidad.

Confíe en sus padres. Una vez ellos vean que sus decisiones son consientes, habrá respeto mutuo.

Ayude en quehaceres del hogar.

Sea un ejemplo para los menores y demás miembros de la familia.

Tenga en cuenta que cuando se falla hay que trabajar en aprender y volver a ganar confianza.

“Mientras viva bajo el techo de esta casa…”, respete las jerarquías y valore lo que hacen por usted. Desde un plato de comida hasta el taxi para la salida.

Felipe Mendoza

Psicólogo

El profesional en psicología dice que el mejor consejo para un joven es que debe parecer un caucho: ni estirarlo demasiado, ni tampoco soltarlo. “Entienda que sus padres también están pasando por un proceso serio durante su adolescencia y lo que más desean es tener una relación cercana con usted, sin pretender dejarlo hacer lo que quiera ni tampoco cortarle las alas”. Además, recomienda que la idea es sentirse a gusto con el padre y la madre, haciéndoles ver de muy buena manera que usted ya puede asumir responsabilidades y que lo que necesita es apoyo. Eso sí, comprensión y amabilidad, sin sobrepasar la línea de la jerarquía familiar. Los padres están a cargo. “Mantenga un nivel formal de conversación, hágalo a menudo. Cuénteles a sus padres de sus quereres, sueños, problemas, amores y amistades. En cuanto a este último punto, usted puede ser amigo de quien desee, pero tenga en cuenta que debe extraer solo lo positivo y no dejarse llevar. Acepte un llamado de atención con respeto y aprenda de su culpa. Cumpla con sus obligaciones en el hogar, sea un ejemplo para los más pequeños y gánese el respeto de sus padres, ofreciendo respeto por sus palabras”.

Elizabeth Becerra

Psicóloga especialista en Familia

¿Cómo debe asumir un joven la exclusividad de sus salidas nocturnas y de entretenimiento?

Siempre será una discusión eterna contra los padres. Empezando por lo recurrente que puedan ser las reuniones, así como la hora de regreso, el consumo de alcohol, entre otras. Un joven debe tener algo claro y es que el padre ordena, él obedece. Pero puede haber un negocio mutuo y de acuerdo a cómo se gane la confianza de sus padres, puede llegar a haber más permisividad. Usted es joven pero ya está grande. Ya entiende y sea consciente de las consecuencias de un abuso inadecuado cuando recién está adquiriendo libertad. Prevenga problemas a futuro y póngase límites personales.

Para un padre es complicado tomarle confianza a algún amigo o a su grupo de amigos, ¿Cómo lograr una buena comunicación en estos casos?

La frase de cajón de todos: “dime con quién andas y te diré quién eres”. Los amigos forman una parte muy fundamental en su desarrollo. Hágase amigo de gente que realmente sea una buena influencia para su vida o por lo contrario, sin necesidad de que sus padres se lo digan, puede descuidar sus obligaciones y empezar a dejar de un lado las normas en la familia. Usted tiene decisión propia y debe asumir con madurez las decisiones que sean para su beneficio y que le aporten estabilidad. Si usted es buen hijo y sus padres ven los resultados en su comportamiento, resultados académicos, entre otros aspectos, seguramente sus padres aprobarán a sus amigos.

¿Por qué otras razones discuten los hijos con los padres?

Tal vez por su ausencia en el hogar. En la adolescencia o pre adultez, el hijo ya empieza a tomar ciertas decisiones como quedarse fuera de la casa, tener una pareja o inclusive tener unas vacaciones alejado de sus padres. Pienso de acuerdo a mi experiencia, que el secreto está en una buena comunicación y por consiguiente la confianza que pueda crecer entre ellos. Hablar con los padres, darles la mayor información posible, no esconder nada, sin tapujos como decimos, ellos verán en sus hijos una persona que se está formando con los pies en la tierra.

¿Por qué no discutir con los padres?

Un joven está muy equivocado si piensa que haciendo un berrinche puede conseguir lo que quiere. Una mala conducta o mala actividad solamente deteriora la relación entre padres e hijos y no soluciona nada. Usted depende de ellos y su obligación es retribuirle con buenos aprendizajes en su proceso de crecimiento. Sí, usted ya tiene voz y voto, pero tenga presente que si pelea no consigue nada. Entienda que si tiene argumentos necesarios para sostener su petición o queja, logrará ganarse el respeto y confianza de sus propios padres. Si no, aprenda a vivir con restricciones y adicional, como perros y gatos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Traje de baño, el mejor outfit de verano
Visitar algún destino paradisiaco se convierte en uno de los planes perfectos para disfrutar en vacaciones. Un despliegue de actividades por...
Publicidad
Publicidad