¿Se puede sancionar a los usuarios y conductores de Uber o Cabify?

En el panorama de sanciones por hacer parte del sistema de transporte no regulado, se establecieron tres tipos.

2952
EFE/ En el panorama de sanciones por hacer parte del sistema de transporte no regulado, se establecieron tres tipos.

El transporte no regulado es uno de los temas que se ha tomado la agenda del Ministerio de Transporte y las autoridades de movilidad. El debate subió cuando la cartera ministerial expidió la circular que endureció las sanciones para los que presten el servicio irregular de transporte público.

El fundamento de esta circular es el vínculo entre accidentalidad vial e ilegalidad en el servicio de transporte. La ministra de Transporte, Ángela María Orozco, dijo que “existe una correlación entre la ilegalidad y la siniestralidad vial”.

Por esto, la Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional y la Agencia Nacional de Seguridad Vial, crearon el Cuerpo Especial de Control de la Ilegalidad y la Siniestralidad (Cecis). Con este cuerpo especial, se ha hecho una ofensiva con la que se han incautado más de 4.049 licencias de conducción falsas (ver gráfico).

Sin embargo, la circular fue demandada y se encuentra en trámite ante la jurisdicción administrativa. David Murillo, experto en derecho constitucional de la Universidad Libre, explicó que “estos temas debieron regularse por una ley estatutaria”.

Las sanciones

En el panorama de sanciones por hacer parte del sistema de transporte no regulado, se establecieron tres tipos.

Lo primero que hay que dejar claro es que los pasajeros no están sometidos a ningún tipo de multa o sanción. Esto fue desmentido desde la imposición del Código de Policía. Sin embargo, si en un operativo, el usuario de la aplicación se pone a discutir con el agente de tránsito o a faltarle al respeto, podría ser sancionado.

En cuanto a los conductores, existen tres sanciones que las autoridades de tránsito pueden imponer en caso de demostrar que la persona estaba prestando el servicio de transporte público usando carro particular.

El primer castigo es una multa que se impone por conducir un vehículo que, sin la debida autorización, se destine a un servicio diferente de aquel para el cual tiene licencia de tránsito. En este caso, deberá pagar una multa equivalente a 30 días de salario mínimo diario vigente, y se inmovilizará el carro en Los Patios hasta que se resuelva el pleito. El primer día en Los Patios cuesta $79.300.

La segunda sanción que enfrenta el conductor de transporte ilegal o no regulado es la suspensión de la licencia de tránsito. El conductor culpable dejaría de conducir durante seis meses. Transcurrido este término, su licencia se reactivaría automáticamente.

La sanción más fuerte se genera cuando el conductor es reincidente en la conducta de prestar el servicio ilegal de transporte. Si es atrapado como reincidente, afrontaría la cancelación de su licencia hasta por 25 años.