Con demarcación de las vías, la ciclorruta se abre paso en Bucaramanga

Ya están en marcha los trabajos para la adecuación de los 17,3 kilómetros de ciclorrutas que se adecuarán este año en Bucaramanga. Mientras un sector del comercio rechaza dicho proyecto, los especialistas en movilidad aseguran que tal iniciativa generará “progreso” en la ciudad.

1476

Los trabajos para la adecuación de 17,3 kilómetros de ciclorrutas en la capital santandereana ya están en marcha. Dichas labores se pusieron en marcha con la demarcación de los nueve corredores viales que intervendrán. 

Así lo informó Iván Vargas, asesor de Proyectos Estratégicos de la Alcaldía de Bucaramanga, quien dio a conocer que actualmente se adelantan tareas de demarcación en las vías que serán intervenidas.

En zonas como la Avenida La Rosita y el Centro ya se observan marcas de pintura blanca sobre el pavimento, que señalan con exactitud el tramo de vía que se segregará y el trazado de la misma ciclorruta.

Adecuar los carriles exclusivos para la circulación de vehículos sin motor implicará que a varias vías se les reduzca espacio para el tránsito de automotores. 

“La demarcación ya se puede ver en la mayoría de los corredores viales que se adecuarán. De forma simultánea a esta labor, también se adelanta una inspección para resolver posibles dudas frente al proyecto. Estos trabajos ya forman parte del contrato”, señaló el arquitecto y Asesor de Proyectos Estratégicos de la Alcaldía de Bucaramanga.

Renovarán el pavimento

De acuerdo con lo informado por este funcionario, una vez finalice dicha demarcación se iniciarán las tareas de repavimentación en los nueve corredores viales.
Lo planeado es que se aplique nuevo pavimento tanto en los carriles exclusivos para bicicletas, así como en los de los automotores.

“Actualmente también se realiza el análisis de los puntos específicos que se van a reparchar, o en donde se va a cambiar el pavimento. Debemos asegurar que la ciclorruta esté en perfecto estado, y que la calzada para automóviles también. Es decir, si hay un hueco por fuera del trazado de la ciclorruta, hay que taparlo”, dijo Vargas.

Se proyecta que tales labores de ‘reparcheo’ se iniciarán desde la próxima semana. Conforme con lo indicado por dicho Asesor del Municipio, “la meta es que los 17,3 kilómetros estén finalizados para el próximo 15 de diciembre”.

Manuel Azuero, jefe de Gobernanza de la Alcaldía, señaló que “este proyecto hará que la movilidad de la ciudad evolucione, para tener una Bucaramanga menos congestionada y menos contaminada”.

“Hay que buscar nuevas formas para la movilidad”

Decenas de expertos en materia de movilidad y líderes de colectivos ciclistas brindaron sus aportes conceptuales para el diseño de estos 17,3 kilómetros de ciclorruta. Ellos también ayudaron a formular una estrategia metropolitana, para que la bicicleta tenga mayor uso como medio de transporte en Bucaramanga y su área, con una proyección al 2030.

Una de estas personas es Andrea María Navarrete, conocedora en materia de movilidad sostenible y Directora de Mujeres Bici-bles, quien incluso ha sido invitada por otras ciudades para difundir sus conocimientos.

Según ella, “esta estrategia es una necesidad y una urgencia para la ciudad, ya que en la actualidad se tiene una economía que está basada en el uso del automotor particular, un sistema que ya está mandado a recoger y que es obsoleto. Ya tenemos abuso del espacio público y contaminación del aire ante la gran cantidad de automotores. Es claro que hay que buscar nuevas formas para la movilidad”.

“Necesitamos que de aquí a 2030 los gobiernos de la ciudad hayan gestionado nuevos sistemas para la movilidad, que sean limpios con el ambiente, que respeten el espacio público y que también le ofrezcan seguridad para los ciudadanos que los utilicen”, agregó Navarrete.

Andrea asegura que ha conocido experiencias exitosas en el mundo, en las cuales el comercio de las ciudades se ha dinamizado a raíz de la creación de ciclorrutas y de la implementación de medios alternativos de transporte, como el caso de la bici.

“Muchos comercios en el mundo mejoraron, precisamente porque se hicieron vías peatonales y ciclorrutas. Más allá de la preocupación que tienen algunos, los comerciantes deberían solicitar asesorías con expertos, para ver cómo podrían potenciar y tamizar sus negocios ante esta nueva dinámica de movilidad”, indicó esta experta.

Navarrete también considera que ha faltado difusión sobre los 17,3 kms de ciclorruta.

“Se bajarán las ventas y aumentarán los trancones”

Algunos comerciantes, dueños y administradores de establecimientos ubicados en los corredores que se adecuarán han expresado públicamente su rechazo ante el proyecto de la ciclorruta.

Tal es el caso de Reynaldo Rincón, quien dirige una venta de persianas en la Avenida La Rosita con carrera 24. “No estoy de acuerdo con esta ciclorruta. Bucaramanga no tiene vías para hacer este proyecto. A diario, en frente de mi negocio se forman tremendos trancones al mediodía y al final de la tarde; ahora me imagino cómo será cuando le quiten espacio a los carros. Ojalá no sea así, pero creo que será negativo para las ventas”, manifestó el hombre.

Álvaro Carreño, dueño de un restaurante ubicado en la carrera 23 con Avenida La Rosita, considera que “voy a perder clientela. Muchos vienen a almorzar en carro o en moto, por evitar los trancones que se van a formar en La Rosita preferirán ir a otro negocio. Y eso sin hablar de las molestias que generarán cuando destapen la vía”.

Pero no todos los comerciantes piensan igual. Incluso, algunos creen que sus ventas mejorarán. Alexánder Velandia es uno de ellos. “Tengo un restaurante, vendo almuerzos y comidas. Creo que la ciclorruta traerá modernidad y progreso para la ciudad. Estoy de acuerdo con el proyecto, porque cada vez hay más personas que se transportan en bicicleta. Pienso que esto permitirá que más ciudadanos pasen por mi negocio, haciéndolo más conocido y aumentando los posibles compradores”.

Algo muy similar piensa Diego Mantilla, quien está a cargo de un negocio de cortinas en la Avenida La Rosita. Según él, “el proyecto es muy bueno para el comercio, porque pienso que habrá un aumento tanto de los ciclistas que usan la vía al igual que en los peatones. Los únicos que creo que se verán perjudicados son quienes acostumbran a parquear sobre el andén. Tampoco creo que hayan más trancones, por lo menos en esta vía, porque quedará de dos carriles”.

Estos son Los nueve corredores viales que tendrán ciclorrutas

Corredor 1: Calle 9 entre carreras 15 y 27. Segregarán dos metros del carril izquierdo, para el paso exclusivo de pedalistas. Quedarán 4,4 metros para el tránsito de automotores.
Corredor 2: Carrera 21 entre calles 5 y 56. Cederán todo el carril izquierdo para la circulación exclusiva de ciclistas.
Corredor 3: Bulevar Santander entre carreras 15 y 28. Para habilitar la ciclorruta, restarán 1,5 metros en cada una de las dos calzadas, en el costado derecho.
Corredor 4: Unirá el sector de Real de Minas con la carrera 21. En algunos tramos habrá segregación de una parte del carril, para cederlo a los ciclistas.
Corredor 5: Conectará a los parques García Rovira y Los Niños, a lo largo de la calle 33. Cederán 1,7 metros de vía.
Corredor 6: Calle 41-Avenida La Rosita, entre el Parque García Rovira y la glorieta del Parque Mejoras Públicas. En varios tramos segregarán 1,5 metros de la vía.
Corredor 7: Carrera 35 y 35a, entre calles 36 y 52. Restarán 1,5 metros a los automotores.
Corredor 8: Articulación con la Plaza Guarín, en forma de cuadrante. En algunos puntos habrá segregación de la calzada, en otros ciclistas y automóviles compartirán la vía.
Corredor 9: Carrera 29, entre calle 41 y Avenida González Valencia. Segregarán tres metros de la vía, para el paso exclusivo de pedalistas.