Nairo es quinto en el Critérium Dauphiné, Dylan Teuns es líder

El belga Dylan Teuns (Bahrain Merida) cantó victoria después de dos años de sequía al ganar la segunda etapa del Dauphiné, entre Mauriac y Craponne-sur-Arzon, con un recorrido de 180 kilómetros, en la que además tuvo el honor de ponerse el maillot amarillo de líder.

2210

Teuns, de 27 años, buen corredor de clásicas, aprovechó una escapada junto al francés Guillaume Martin (Wanty) para imponerse al esprint a su rival, alzando así los brazos después de dos años sin victorias, con el premio del liderato y haciendo inútil la persecución de los favoritos.

El grupo de Chris Frome (Ineos), Nairo Quintana (Movistar) y Adam Yates (Mitchelton) cruzó la meta a 43 segundos, medio minuto antes que algunos de los favoritos que perdieron ritmo en el último ascenso, como el francés Romain Bardet y el irlandés Dan Martin.

“Una victoria especial después de 24 meses sin vencer”, dijo Teuns en meta, vestido de amarillo, al frente de la general, con 3 segundos de ventaja sobre Guillaume Martin y 20 sobre el danés y primero de los favoritos Jakob Fuglsang. En la quinta plaza aparece el boyacense Nairo Quintana, a 24 segundos del líder, con el mismo tiempo que Froome, Pinot y Yates, entre otros.

Una jornada de media montaña con recorrido de esos que apenas permiten respiro, de sube y baja constante, con 8 cotas, la última de ellas de segunda categoría, Saint Victor sur Arlanc, a 18 kilómetros de meta.

Ya de inicio, y según se subía el Col de Moussages se formó una interesante fuga de 13 hombres. Entre ellos el holandés Tom Dumoulin, el francés Alaphilippe, los españoles Rubén Fernández y Gorka Izagirre y el italiano De Marchi.

Nombres ilustres en el proyecto en fuga, lo que obligó al Ineos de Froome a asumir el control del pelotón porque delante llevaba rivales peligrosos para la general.

Alaphilippe se dedicó a coronar en cabeza en las cotas de Moussages, Cheylade y Chavanon, sin otro objetivo que luchar por el maillot de la montaña.

La aventura se fue desgastando puerto tras puerto, nunca con diferencias superiores a los 2 minutos. En cabeza hubo escarceos bajo la lluvia, entre ellos el de Izagirre, Gaudu, Dumoulin y Buchmann, pero Froome, que iba desgastando a su equipo en una persecución maratoniana, dio la orden de echar abajo la aventura a 35 km de meta.

Comenzaba otra etapa con el duro ascenso a Saint-Victor-sur-Arlanc, de 3 kilómetros al 9 por ciento de desnivel y rampas del 11. Subiendo se fueron 8 hombres, entre ellos Gilbert, Atapuma, Lutsenko, Vakoc, Molard, Teuns, Bernas, Pauwels, Guillaume Martin y Power, que abrieron hueco de 1.31 minutos.

Teuns y Martin soltaron un órdago en el último tramo del puerto, mientras que Pinot atacó en el grupo principal, lo que provocó el agrupamiento de favoritos en persecución con Froome, Poels, Yates, Fuglsang y Quintana. El latigazo del francés soltó a Bardet y Dan Martin, que quedaron alejados en medio minuto.

Maniobra trascendente para los hombres de la general. Todos echaron una mano en los relevos para eliminar a dos rivales directos. Colaboración no exenta de hachazos, como el que soltó Fuglsang y que obligó a reaccionar a Froome y Quintana. Tenían a tiro a los dos escapados a 8 km de meta, a 20 segundos. Un triunfo de etapa era goloso para los ilustres del Dauphiné.

Un final rompepiernas invitó a la batalla hasta el último metro. Pinot volvió a insistir, pero Froome, muy activo y ambicioso, quiere ganar su cuarta Dauphiné y dio muestras de ello. Saltó a por él con el resto de invitados de piedra. El Ineos llevaba también a Poels, otra baza para jugar en el final de etapa.

Parecía que el dúo de cabeza iba a ser absorbido, pero a veces la fe mueve montañas, sobre todo si quedan fuerzas. Teuns y Martin lo dieron todo por jugarse entre ellos la gloria. El ciclista galo arrancó primero en la recta de meta, pero Teuns, más experimentado, salió en el momento justo para ganar por escaso margen.

No ganaba nada desde 2017, cuando en tres semanas ganó la Vuelta a Valonia, Vuelta a Polonia y Arctic de Noruega. Quitó las telarañas de su palmarés.

Este martes se disputará la tercera etapa, entre Le Puy en Velay y Riom, de 172 kilómetros.