Enviaron a la cárcel al presunto homicida del comerciante del C.C. Panamá de Bucaramanga

El crimen ocurrió el pasado jueves 4 de junio.

6902

Pasado el mediodía de este martes, un Juez de Control de Garantías dictó medida de aseguramiento en contra del rapero Yersey Fernando Tami Galvis, presunto homicida del  comerciante de calzado Iván Camilo Castellanos Rangel, cuyo crimen ocurrió el pasado 4 de junio en el Centro Comercial Panamá, localizado en la calle 37 con carrera 16 de Bucaramanga.

A pesar de que en una canción, el pasado miércoles, el mismo Tami ‘confesó’ su crimen a través de sus redes sociales; al ser llevado ante un juez, no aceptó los cargos que le imputó la Fiscalía por homicidio agravado, homicidio agravado en grado de tentativa y porte ilegal de armas de fuego.

“Yo nunca creí que fuera capaz de matar a una persona. Y no lo justifico tampoco.  Pero yo lo entiendo, por todo lo que está sufriendo”, manifestó la mamá de ahora reo.

Por su parte, los familiares de la víctima mortal manifestaron que están con el alma destrozada y piden que la ley castigue con severidad este asesinato.

El día del crimen, según quedó evidenciado en cámaras de seguridad, el homicida caminó por el pasillo dos del centro comercial; preguntó cuál era el local 122 y con nombre propio buscó a su víctima, el dueño del establecimiento.  Le bastaron segundos para dar con el negocio de Camilo, era el segundo local por el pasillo 3.

De acuerdo con testigos, al ver a su objetivo sentado, Yersey sacó un arma de fuego y gritó “¡Camilo!”, cuando Castellanos volteó, el homicida disparó varias veces asegurándose de no fallar.

Dos tiros hicieron blanco en la humanidad de su víctima y uno la región lumbar de Arley Carillo Reyes, trabajador del local, quien habría intentado evitar la agresión.

Al día siguiente del crimen, Yersey escribió en redes sociales: «gente, este tema es el último por una larga temporada, quiero que lo compartan para que todo el mundo sepa que mi hijo (…) es mi hijo, no de ningún otro”.

Al mensaje agregó el video con una canción, al parecer de su autoría, en la que narraba el homicidio.  «Llegué y lo busqué y lo tomé sentado. No recuerdo exactamente, por rabia estaba cegado. Otro tipo intentó arrebatarme, no tuve otra opción, tuve que dispararle. Entonces yo huí, quería salir de ahí. Que me juzgue mi diosito, pero tenía que ser así. Ahora debo entregarme pues no quiero huir y sé que algún tiempo me van a recluir”.

Desde ese día el rapero mostró su deseo de entregarse a las autoridades. La detención del cantante urbano se llevó a cabo hacia las 5:00 de la tarde del pasado lunes, cuando este se acercó a las instalaciones de la Sijin, en el Centro de la ciudad, con el propósito de entregarse voluntariamente quizá desconociendo que en su contra ya había una orden de captura que se hizo efectiva de inmediato.

Al parecer, Yersey estaría arrepentido de lo que hizo, pero más que por el crimen, porque ahora deberá ir a la cárcel.  En un audio de WhatsApp dijo «que ya estaba más tranquilo, que ya se había sacado la espinita».

De acuerdo con los allegados del comerciante, la paternidad de un menor de un año de edad fue el detonante del homicidio, puesto que el señalado asesino aseguraba que el bebé era su hijo y no de Iván Camilo como él lo presentaba. Aún no se tiene total certeza sobre cuál de estos dos hombres es el padre biológico del pequeño.