Desempleo e informalidad

222

El desempleo y la informalidad laboral de nuestro país conforman un círculo vicioso de atraso y subdesarrollo, que debería ser fuente de preocupación nacional y regional. Según las cifras del Dane, el desempleo del trimestre móvil de febrero a abril fue de 11 por ciento, 1,1 puntos porcentuales por encima del mismo mes de 2018, que fue del 9,9 por ciento. Este registro es muy superior a la tasa de desempleo de Estados Unidos (3,8 por ciento), la Unión Europea (7,8 por ciento), Chile (6,7 por ciento), México (3,4 por ciento) y Perú (9,0 por ciento).

Así, en materia de empleo estamos mal y empeorando, dado que en el país, según el Banco de la República, persisten excesos de capacidad productiva a nivel urbano y rural. Adicionalmente, la tasa de crecimiento de la economía del primer trimestre decepcionó a los analistas externos al ubicarse por debajo de sus pronósticos con el 2,8 por ciento, como consecuencia del comportamiento negativo de las construcciones residenciales, que cayeron el 8,8 por ciento.

El panorama laboral se ve aún más gris al examinar la informalidad, típicamente de pequeña escala, con una organización rudimentaria y sin registro mercantil, que no distingue entre el capital y el trabajo como factores de producción. Para las 23 ciudades que evalúa el Dane, la informalidad fue del 47 por ciento en el primer cuatrimestre de este año. Menos de la mitad de los colombianos ocupados del país aportan al régimen de pensiones o están afiliados al sistema de riesgos laborales, razón por la cual deben financiar con sus recursos su retiro o los accidentes laborales.

En Santander, la tasa de desempleo empeoró del 6,8 por ciento en el 2017 al 7,7 por ciento en el 2018 por el impacto de la inmigración venezolana, que también afecta la informalidad. La fuerza laboral ocupada del Departamento suma 536 mil personas, de la cual 239 mil tienen empleos formales y 297 mil son informales, especialmente concentrados y creciendo en el sector comercio, hoteles y restaurantes.

El mejor antídoto es volver a crecer con empleos de calidad.