El desarrollo de la personalidad

190

La Corte Constitucional ha vuelto a traer el debate sobre el libre desarrollo de la personalidad con su reciente fallo sobre el consumo de licor y sustancias psicoactivas en los parques públicos, el cual había sido prohibido por el Código de Policia y ahora la Corte considera inconstitucional esta restricción.

La libertad es un principio fundamental en nuestra sociedad, pero esa libertad debe tener sus límites para no caer en los excesos del libertinaje y como consecuencia en el deterioro social y la violación de los derechos y deberes individuales y colectivos. En general, todo acto personal puede ser permitido mientras no atente contra los derechos de los demás y respete los principios y valores de una sociedad que quiere vivir dentro de un ambiente sano, seguro y en paz. Dejar al libre albedrío el comportamiento ciudadano conduce al anarquismo y para prevenir esa situación la sociedad se inventó las leyes y normas de convivencia.

Una razón de ser de los parques públicos es servir de espacio para el sano esparcimiento y diversión de niños y adultos; los primeros son seres en formación, que requieren especial atención y protección, por tratarse de una población con alto grado de vulnerabilidad y ser el futuro de la sociedad; permitir el consumo de vicio en los parques públicos  es propiciar que estas personitas, que verdaderamente están en el proceso de desarrollo de su personalidad y educación para la vida, tengan con el ejemplo enseñanzas que los induzcan a estos hábitos, los cuales perciben que están dentro de la normalidad. Adicional a lo anterior, debemos entender que las mencionadas sustancias generan con su consumo una alteración importante en el estado mental de las personas y su comportamiento se sale del  control normal que impone el razonamiento, perdiéndose en buena parte la capacidad de distinguir la bondad o maldad de sus acciones.  Este estado de demencia temporal es causa frecuente de actos que atentan contra la integridad de las personas y muchas veces estos llevan hasta la muerte. Es cierto que existen sanciones para quienes cometan este tipo de delitos, pero si podemos prevenirlos, por qué que no hacerlo.