Las Cortes otra vez

169

En el ojo del huracán. Los drogadictos que sacaron del Bronx, pueden demandar al Alcalde Bogotá, quien sacó toda esa basura por decir lo menos de un lugar donde dicen que hacían toda clase de latrocinios, desde desaparecer personas derretidas en acido,mercadear sexo de menores de edad, meter vicio en todas las formas, etc. Etc. todo eso ahora: en el libre desarrollo de la personalidad.

Vemos cómo se falla defendiendo el vicio, otras donde favorecen a quienes delinquen, los derechos humanos están circunscritos a todos que el que se sale de hacer el bien o practicar las sanas costumbres como decía mi abuela; cada día sentimos cómo la justicia arrincona a la gente bien para favorecer a cuanto bicho raro delinque o hace el mal.

¿Será que estamos equivocados en este mundo que vivimos? Porque toda la basura la vemos va corriendo rio arriba y en este mundo hay que pedalear con un fardo cargado a cuestas para hacer el bien.

O el camino que escogimos no es el que nos lleva a buen puerto. Un estudioso y enjundioso amigo a quien le reclamaba la confusión que dejó este último fallo de la Corte Constitucional, me contaba como en Portugal se olvidaron de perseguir a los que consumen vicio y crearon centros de atención a los viciosos y eso acabó con el negocio.

Cómo en los EE UU han legalizado el consumo de la marihuana, y entre otras cosas la producen de mejor calidad y no se matan entre ellos ni sobornan la autoridad.  Pienso que gente muy importante en el mundo no quiere acabar con el negocio, pero que los muertos lo pongan otros. Me parece que un borracho es más cansón y peligroso que un empericado. A ver si escogemos un camino que nos ayude a acabar con ese negocio de las drogas porque es la prohibición la que hace que el negocio sea bueno y lo grave es que toda eso hace que la corrupción sea cada día más grave. Sería una manera de enfrentar el toro por los cuernos.