Miércoles 17 de Octubre de 2018 - 01:44 AM

En Bucaramanga estamos ‘rajados’ con las metas del reciclaje

En Bucaramanga solo se recicla el 4,8%. El dato es alarmante si se tiene en cuenta que del 100% de la basura que generamos en cada una de nuestras casas se puede reutilizar hasta el 80 %. Por física pereza seguimos siendo indiferentes ante este vital tema. Además, el Gobierno Local no ha adoptado una política clara para establecer el reciclaje de manera definitiva.

Los bumangueses estamos lejos de las metas propuestas para adoptar el reciclaje como una política pública y somos apáticos a la hora de cumplir con este compromiso ambiental.

En esta ciudad, en promedio anual, el reciclaje escasamente alcanza el 4.8% de la separación en la fuente, a pesar de que la meta del Plan Nacional de Desarrollo habla de un 20% en ese sentido.

Según Yani Lizeth León Castañeda, directora del Programa ‘Cómo Vamos’, “en materia de esta política pública poco hemos aprendido”.
“Pese a que la obligatoriedad de la separación de los residuos en los hogares fue establecida en Bucaramanga mediante el acuerdo 053 del año 2000, todo está en letra muerta”.

Y eso que en 2013 se volvió a implementar como algo ‘novedoso’ esta obligatoriedad, mediante el Acuerdo 012 con pérdidas económicas para los recicladores formales y retrocesos en materia de concientización ambiental.

Y es que los sectores que antes se cubrían mediante la ruta del reciclaje, establecida en el acuerdo 053 del 2000, veían cómo el camión compactador mezclaba el material que ellos separaban correctamente, con residuos orgánicos, contaminándolo.

Tal acuerdo Metropolitano estableció que uno de los tres días de recolección las empresas de aseo deberían recoger única y exclusivamente material reciclable.

Si esto se cumpliera, ya habríamos llegado a un 33% en materia de material aprovechado.

Pero en los hogares no se destina este día para el material reciclable y las empresas de aseo igual recogen los residuos como estén sin que se apliquen sanciones por no cumplir lo que norma establece; es decir, la probabilidad de ser sancionado por incumplir la ley es ‘casi cero’ y  no se incentiva la responsabilidad ciudadana.

Cinco razones por las que no hemos aprendido a reciclar

1. La pereza es, tal vez, la razón de mayor peso para que la gente no separe los residuos en su casa.

2. Si bien existen cooperativas que le apuestan al reciclaje, el Municipio no ofrece un sistema de separación en la fuente acorde con las disposiciones ambientales.

3. Es claro que la Alcaldía de Bucaramanga no ha sabido canalizar las herramientas legales que tiene para fijar el reciclaje como una política pública.

4. Hay un desconocimiento total de los beneficios reales que el reciclar nos trae a todos como comunidad.

5. La gente de manera errada piensa que, así recicle, nada va a cambiar en este tema ambiental: “Una solo golondrina no hace verano”, dicen algunos.

¿Usted recicla?

* Cara: “Yo no reciclo”
Jhon Jairo Gómez, habitante del barrio Nariño de Bucaramanga, asegura que no recicla porque no tiene muy claro cómo se hace. Además, según sostiene, “No veo ningún tipo de campaña del Gobierno para motivar este tipo de acciones. A la Alcaldía no le interesa este asunto”

* Sello: “Yo sí reciclo”
Blanca Mora, residente en el barrio El Rocío de la Comuna Sur, nos cuenta que ella sí recicla: “Desde muy pequeña  mi padre me enseñó el concepto de no revolver la basura y aprendí a darles recipientes específicos a los plásticos, al cartón y a los vidrios. Creo que lo que falta para reciclar en Bucaramanga es una gota de cultura ciudadana y entender que el ejemplo empieza por casa”.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.