Publicidad
Publicidad
Mar Ene 17 2017
21ºC
Actualizado 06:34 pm

Martín Ochoteco

Diciembre 1, 11:53 am
Reconoce que es demasiado paciente para el gusto de aquellos que llevan años domando potros y yeguas salvajes y de paso fino. Dice que no tiene una fórmula exacta para llegar a la esencia de esos seres, que se deja llevar por su instinto y lo que el roce de su piel con la del animal le transmite.
Publicidad
Publicidad