In memoriam Christian | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Oct 21 2017
21ºC
Actualizado 06:34 pm

In memoriam Christian | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-12 05:00:00

In memoriam Christian

“A quienes amaron los dioses, mueren jóvenes” escribió hace 2.500 años el dramaturgo griego Menandro. He recordado estos versos con dolor.
In memoriam Christian

En estos días martillean en mi cerebro sin cesar, que recibí la noticia de la temprana e inesperada muerte de Christian. Me han acosado durante las interminables horas transcurridas entre la velación de su cadáver en medio de sus padres, amigos y vecinos de “Las Acacias” y sus exequias el viernes en el Cementerio Jardines La Colina.

Christian no había cumplido aún treinta años de edad. Su inteligencia superior y sus excepcionales dotes artísticas lo llevaron muy pronto a la literatura, la poesía, los idiomas, la pintura y las canciones en las que expresaba su espíritu alegre, su temperamento extrovertido, su personalidad desbordante.

La poesía y las canciones fueron los medios de manifestar sus excepcionales talentos. Conocía y dominaba varios idiomas (alemán, inglés, francés, español). Varias veces leímos y comentamos, él y yo, las poesías de nuestros poetas predilectos. En Christian había una maravillosa mezcla de culturas: la alemana de sus padres y suya, y la colombiana, suya y de sus padres.Ellos habían hecho de Colombia su segunda patria; aquí fundaron empresa, arraigaron sus vidas y criaron a sus hijos.

Christian se hizo querer de todos los que disfrutamos de su desbordante simpatía y seductora personalidad; sus compañeros y amigos: Alejandro, Sergio, Daniel, Federico, Ernesto y Carlos, y Silvia, hermana de Christian; los mayores, sus padres Raimundo y Renata y los amigos de estos, hasta los niños pequeños, sus vecinos.

A todos les llevaba su felicidad, su simpatía, su alegría de vivir.  Y ellos lo acompañaron a la despedida, al adiós del viaje sin retorno al que todos iremos irremediablemente en hora y fecha ignotas, en circunstancias impredecibles, quizá inesperadas. Para quienes como yo, que tras una larga vida de estudios y desvelos hemos tratado de conocer y comprender las profundidades y misterios de 1a mente y del cuerpo humano, esas profundidades y esos misterios siguen siendo incomprensibles e impenetrables.

Hay asuntos e incógnitas que están más allá de la ciencia. Las complejas causas de las decisiones humanas y los designios divinos relacionados con la vida y la muerte, nos serán siempre desconocidos. A lo sumo podemos intuirlas o conjeturar su existencia. Tal vez a algunos nos queda el recurso de decir con el poeta Menandro: “hombre soy y nada de lo humano me es ajeno”. Quizás Christian haya clamado como Goethe al morir: “Licht, mehr Licht” (¡Luz, más luz!)

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad