Baja calidad del empleo rural en Colombia | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Oct 21 2017
25ºC
Actualizado 02:48 pm

Baja calidad del empleo rural en Colombia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-12 05:00:00

Baja calidad del empleo rural en Colombia

El pobre desempeño del sector agropecuario ha hecho que no genere suficiente empleo y  que el que genera condena a la población rural a continuar en la pobreza.
Baja calidad del empleo rural en Colombia

Un estudio importante describe esa situación (José Leibovich, Mario Nigrinis y Mario Ramos, “Caracterización del Mercado Laboral Rural en Colombia”). El mercado laboral rural que describe se caracteriza por preeminencia de empleo de baja calidad.

El 66% de los ocupados en el sector rural devenga salarios inferiores al mínimo. El 29% de ellos son asalariados. Del 34% de los trabajadores que tienen ingresos superiores al salario mínimo, el 60% son asalariados y el resto por cuenta propia. En el campo, las autoridades no hacen cumplir las normas laborales. Esto permite que el desempleo sea “friccional”, como dicen estos autores, aludiendo a que el equilibrio se alcanza haciendo caer el ingreso hasta que se ocupan todos los que quieren trabajar. El pleno empleo se da a un nivel muy precario de ingreso y baja productividad laboral.

Las  mujeres y los jóvenes que viven en las zonas rurales dispersas tienen las menores oportunidades y sus tasas de ocupación reflejan esa situación.  La probabilidad de un trabajador rural que vive en el campo de estar ocupado en el sector moderno es muy baja (del orden del 20-30%) y sube radicalmente para los habitantes de las cabeceras (75% +). Esto constituye un incentivo a la inmigración hacia ellas y las ciudades. La probabilidad de ser ocupado en el sector moderno aumenta con el nivel de educación.

La productividad laboral en el sector solamente volvió a alcanzar los niveles que tenía en 1994, en 2005. La productividad total ha venido progresando en los dos periodos de Uribe por una mejor seguridad y una mayor devaluación. También ha habido un repunte de la productividad del capital en el sector rural. Estas tendencias no son sostenibles a menos que se produzca un cambio técnico, mejoramiento del capital humano e inversión en infraestructura. Una estrategia del mejoramiento de los ingresos rurales tiene que estar enfocada a obtener mayores aumentos en la productividad y en el empleo. Como los aumentos en productividad implican una pérdida de empleo, hay que generar mayor demanda para crearlo y esto hace necesario generarlo en las ciudades o hacer crecer la producción rural con nuevas exportaciones de productos agropecuarios.  

El aumento de las oportunidades de empleo en el sector rural derivado de un aumento de las exportaciones es muy deseable porque fomenta el desarrollo y el crecimiento económico, pero lo es aún más si se consideran las conclusiones de otro interesante estudio (Valentina Calderón (University of Chicago) y Ana María Ibáñez (Uniandes), “The Impact of Internal Migration on Local Labor Markets). Calderón e Ibáñez estiman que la intensificación del conflicto interno desde los años 90 ha impulsado la migración forzada a niveles cercanos al 8% de la población.  

Esta migración produce un impacto negativo. Ejerce presión para bajar los salarios y aumenta el desempleo. La población desplazada tiende hacia el sector informal urbano, causando en parte la caída de los salarios y de las oportunidades de empleo de todos los trabajadores, pero específicamente de los de menor capacitación y los informales.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad