Publicidad
Publicidad
Mar Sep 27 2016
18ºC
Actualizado 10:00 pm

Nos mata el temperamento | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-16 05:00:00

Nos mata el temperamento

El que ha formado a los colombianos en las √ļltimas d√©cadas, compartiendo y asimilando un pa√≠s violento. No en vano hemos vivido a trav√©s de nuestra existencia capoteando una guerra tras otra, desde las mism√≠simas guerras de la independencia. Ya el mundo nos cataloga como uno de los pa√≠ses m√°s violentos del orbe. Parece que somos m√°s machos que los meros machos de los mejicanos.
Nos mata el temperamento

Esos r√≠os de sangre que hemos visto correr, el dolor de viudas, hu√©rfanos por doquier, han formado ese car√°cter que nos acompa√Īa, la misma indiferencia que nos es caracter√≠stica, la que ya ha creado costra en nuestra conciencia de seres humanos; hace que crezcamos en esta patria convulsionada en medio del conflicto en que vivimos.

Esto dificulta que seamos una generación de paz, porque siempre estamos asumiendo posiciones extremas; no solo tenemos que meter en la mente de los violentos la voluntad de paz y reconciliación, sino que tiene que albergar ese mismo sentimiento en el corazón de los colombianos. Ejemplos tenemos a diario de cómo a la velocidad del rayo, pasamos del amor al odio, o viceversa.

No se acaba de cumplir una semana de la liberación de Ingrid y pasa de ser una heroína a una odiada francesa. No somos capaces de aceptar diferentes maneras de pensar; se es blanco o se es negro; es mi amigo o mi enemigo. En el internet ya circulan mensajes en su contra por las opiniones que ha venido expresando. Nos gustaron las palabras de amor a nuestro Presidente y nuestro Ejército; pero no somos capaces de asimilar las que se refieren a buscar unas posiciones menos hostiles para encontrar puntos medios de encuentro. Nos falta madurar para poder respetar los conceptos ajenos que no compartimos; qué tanta falta nos hacen para encontrar caminos de convivencia.

No hay duda que la presencia de Ingrid ya libre, en nuestra vida cotidiana, cambiará muchos factores en la vida política del país; lo mismo va a acontecer con los cambios que están ocurriendo internamente dentro de las Farc, como consecuencia de los resultados de la política de seguridad democrática, no solo por la presión y resultados de las Fuerzas Armadas de Colombia, si no que pesa sobremanera en el desgrane de la mazorca, las deserciones que a diario se dan a lo largo y ancho del país; también la muerte de Marulanda, símbolo de una política guerrerista. Ahora ya los mandos no están en hombres formados en la dureza del monte; son los que fueron producto de una rebeldía universitaria, con una concepción política del Estado; habrá que ver qué tanto ha influido en sus mentes el cáncer del narcotráfico, el que ha hecho metástasis a lo largo y ancho del país. Habrá mucho por ver en el inmediato futuro, espero que no nos siga matando nuestro bendito temperamento.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad