Mar Sep 27 2016
19ºC
Actualizado 08:46 am

¿Quién es mi vecino? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-15 00:42:26

¿Quién es mi vecino?

El recién nacido que llora toda la noche, el perro que ladra y no deja dormir, el costeño que vive todo el tiempo de parranda, los estudiantes universitarios que aprovechan su ‘independencia’ para organizar cuanta fiesta del semestre sea posible.
¿Quién es mi vecino?

Peor aún, el hombre de extraña procedencia que sólo se ve rodeado de otros hombres iguales a él y que luce joyas y se transporta en grandes  camionetas.
También el vecino que no resiste un ruido, que un niño le piso el jardín o que por accidente caiga una pelota en su casa.

Cualquier persona estaría a punto de salir corriendo si tuviera que convivir con ‘Daniel el travieso’, pero muchos lo preferirían a él por encima del malgeniado señor Wilson.

Vanguardia Liberal le presenta los perfiles de vecinos para que ría, se identifique con ellos, pero ante todo para que aprenda normas básicas de convivencia tanto en casa como en apartamento.

Recuerde que la propiedad horizontal también tiene sus reglas.

LISTA
¿Y usted, qué clase de vecino es?

  1. El ganster: Es un vecino de procedencia sospechosa que se caracteriza por su excentricidad. Fiestas, whisky, camionetas, música a todo volumen y pintas demasiado ‘coloridas’ y sobrecargadas lo caracterizan.
  2. El inquieto Daniel: Es el niño de su vecino que le encantan las diabluras. Tanto así que no para de molestarlo todo el tiempo. Pareciera que su zona de juegos no es la del conjunto cerrado sino su jardín. Más de un vidrio le ha partido y su esposa ya no sabe qué hacer con sus plantas, principales víctimas de ese pequeño.
  3. El amargado señor Wilson: Es muy probable que este particular vecino haga parte de la junta de acción comunal o de la junta administrativa de su conjunto. Su lema, molestar por molestar. Por lo general es un señor jubilado, que busca la paz y tranquilidad en el lugar equivocado. Es poco tolerante y no quiere que haya ni el más mínimo ruido tres cuadras a su alrededor. Si la gente hace ejercicio le molesta, si lo niños juegan en la zona social lo mismo. Ya tiene colección de pelotas en su jardín.
  4. El costeño: No se sabe si es fama o sólo coincidencia, pero el famoso ‘costeño’, que por lo general es estudiante universitario y lleva años y años en una universidad pública sin graduarse, celebra todo lo que puede. Su apartamento parece más una discoteca, sólo que esta abre desde el miércoles. El vallenato no para en la casa de ese vecino.
  5. El rockero: No hay quien lo frene cuando de tomar su guitarra eléctrica o su batería se trata. Cuando le da por tocar no importa la hora.

LISTA
¿Qué debe hacer con los malos vecinos?

  1. Solicítele a la junta administradora o Asojuntas un llamado de atención a su vecino por escrito.
  2. De presentarse un nuevo llamado de atención, se debe pasar a sancionar mediante ley de propiedad horizontal.
  3. El último paso es acudir a un abogado y a la autoridad civil competente para manifestar la violación a su tranquilidad, descanso e intimidad, y llegado al caso a la Reglamentación de Propiedad Horizontal.
  4. Si son problemas de ruido, llame a la Inspección de Policía, imponga su queja y los funcionarios se encargarán de realizar una visita para medir el número de decibeles del vecino y hacer el respectivo llamado de atención.


LA VOZ DEL EXPERTO
Gloria Stella Reyes
Abogada

“Las principales quejas por convivencia se dan sobre todo en los edificios por cuestiones de ruido, muchas personas no saben convivir.
Si la gente madruga, corre en tacones, corre las sillas y no sabe respetar.

La música a alto volumen es otro problema. Tampoco se acogen a los horarios de las fiestas en los salones comunales.
También normas mínimas que no se cumplen como las mascotas en los ascensores.
Pero ya hay otros casos demandables como el perro que termina agrediendo a un vecino.

Otros más delicados como sospechas de reinsertados o personas no seguras para la comunidad. Precisamente hubo un caso en el sur de la ciudad, donde la junta administradora tuvo que analizar el caso y pasar a solicitar la venta del inmueble al propietario.

En esos casos prima el bien común sobre el bien particular, por eso los miembros de la junta manifiestan su inconformismo al propietario y la persona debe acogerse a la decisión.

En casos sospechosos lo mejor es poner en conocimiento la situación ante la autoridad competente. Si se trata de un barrio, lo mejor es acudir a la Inspección de Policía o a la misma Personería.

¿Los niños son el problema o lo es usted?

Según explicó la Licenciada en Educación, Marilia Álvarez, los niños también necesitan buenos vecinos.
Pero es importante que los padres hagan parte de ese proceso de buena convivencia a partir de la formación de los mismos padres.

“Los valores son fundamentales, así como enseñarles que hay zonas especiales para jugar, que deben respetar a los vecinos, establecer los horarios del juego, enseñarles a saludar desde la persona que vive al lado de la casa hasta el guardia de seguridad y la señora del aseo general”, explicó la licenciada.

Álvarez recalcó también la tolerancia por parte de los adultos para lograr una buena convivencia, recordar que son niños que disfrutan el juego. Por eso no hay que olvidar el buen trato en el momento de referirse a ellos y hacer algún tipo de reclamos.

preguntas y respuestas
Dora Herrera
Facilitadora de desarrollo personal

¿Cuáles son esas características que hacen de una persona un buen vecino?
“Para ser un buen vecino se necesita respetar la individualidad y la intimidad del otro, su privacidad y su intimidad.
La persona debe tener claro que así no comparta las creencias y las costumbres del otro, se debe tener la capacidad para respetar. Es importante acercarse ante algunas situaciones que estén incomodando y pedir con moderación que no se atente contra la intimidad.

El diálogo, la discreción y el respeto, ser cortés, saludar, ser capaz de reconocer al otro son factores claves para ser un buen vecino.
Es mirar al otro a la cara, hacer una pausa para saludarlo, ser solidario.
Un buen vecino es también la persona que sabe convivir, que disfruta los espacios de integración, que responde a las actividades que realizan en su conjunto cerrado, es aquel que sabe reconocer al otro y vivir en comunión con él.

¿Cuáles son los errores que se comente con más frecuencia en una convivencia?
Estar espiando al otro, saber a qué hora llega, a qué hora se va, cómo se va. Es esa actitud de fisgonear, de no mostrarse frente al otro sino escondido. Es aparentar que no está en la vida del otro pero que busca la forma de involucrarse.
Otro problema es no respetar los reglamentos ni al vecino. Esto se ve mucho con las mascotas.
Un error es olvidarme del otro y subirle el volumen al equipo, al televisor. Es hacer mal uso de lo que tengo para afectar la convivencia del otro.

¿Qué recomendaciones podemos hacer para que desde el mismo desarrollo personal se trabaje en la buena convivencia?
Lo más importante es el compromiso personal que tenga una persona. Que se arriesgue a realizar ese proceso de concientizar al otro, de saber que está el otro y que está en el compromiso de crecer como ciudadano. Para eso es importante empezar por saber hacer observaciones a tiempo.

Otro factor importante dentro de la misma convivencia es participar de las actividades de integración, de promoción y convivencia. Permitirse conocer al otro en una faceta diferente.
Es importante saber qué hace el otro, cuál es su oficio, sus habilidades. Hacer una lista y tener en cuenta la fortaleza del otro para cualquier prestación de servicio que se pueda presentar.

Características del buen vecino

  • Participa del comité de convivencia que debe tener toda junta administradora en un conjunto residencial.
  • Acude a todas las reuniones del barrio o conjunto residencial, se entera de las actividades y aporta a las decisiones de todos los residentes.
  • Un buen vecino ayuda en el proceso de formación cívica ciudadana.
  • Tolera a los niños y a los adultos mayores.
  • Tiene claro que el bien común debe primar sobre el particular.
  • Es colaborador hasta donde le compete.
  • No se la pasa husmeando al otro. Sabe respetar la línea de intimidad.
  • Siempre está atento a colaborar.
  • Cumple con los horarios de basuras y sabe que su mascota interviene en la buena convivencia.
  • Tiene sentido común, sabe que un perro grande no debe estar en un apartamento.
Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad