Publicidad
Publicidad
Vie Sep 30 2016
19ºC
Actualizado 08:09 pm

A revisar las cuenticas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-16 02:33:30

A revisar las cuenticas

A revisar las cuenticas

De hecho, el panorama luce gris por decir lo mínimo, también para el Gobierno entero así como para millones de colombianos que intranquilos se preguntan de qué tamaño y cuándo golpeará al país el tsunami económico que amenaza con arrasar a las principales economías del planeta.

Es que los anuncios oficiales recibidos hasta el momento, según los cuales que Colombia estaría blindada contra esa ola de recesiones, entre otras cosas porque el sector público tendría asegurado un financiamiento externo para el 2009, no son suficientes.

Y no son suficientes, no solo porque la crisis es muchísimo más profunda como para pensar que con algunos préstamos externos se puede aliviar, sino porque la irresponsabilidad cometida en años anteriores va a pasar su cuenta de cobro.

Sí, como el Gobierno no ahorró durante la época de exuberancia del año pasado, ahora que vienen los tiempos difíciles, no hay mucho a qué echarle mano para financiar inversiones que sostengan la demanda, tal como lo exige la teoría económica.

En otras palabras, se gastó demasiado y ahora que van a hacer falta recursos, al Estado le va a tocar hacer sacrificios que aún no se sabe si esté dispuesto a hacer.

Es que para meses como los que  vienen, las obras públicas, por ejemplo, son imprescindibles para aliviar la economía. El problema es que como la alcancía ya se rompió, sería necesario acudir a medidas que no son precisamente del gusto de las ramas ejecutivas, como por ejemplo recortar burocracia ineficiente, acabar con órdenes de prestación de servicios destinadas a ayudar amigos o lo que es más difícil políticamente, enterrar decenas de exenciones tributarias cuyos beneficiarios no carecen precisamente de poder.

Como se decía párrafos arriba, el Ministro y el país entero no la tienen fácil y sólo resta esperar que las soluciones se adopten por el lado que se necesitan así resulte políticamente más costoso, en lugar de recurrir a las mismas víctimas de siempre: la clase media y los contribuyentes de antaño.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad