Publicidad
Publicidad
Mar Sep 27 2016
18ºC
Actualizado 10:00 pm

Lío judicial | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-16 05:00:00

Lío judicial

Oíamos disertar en una agradable tertulia a dos ilustres abogados sobre el problema que le dio patente de corso a los reos para que continuaran delinquiendo en flagrante desafío a la sociedad,
Lío judicial

a la justicia y a la autoridad policiva. Dec√≠an, que todo empez√≥ cuando el se√Īor (?), Ernesto Samper, ejerciendo infelizmente para Colombia la presidencia de la Rep√ļblica y para respaldar el famoso contrasentido: ¬ďaqu√≠ estoy y aqu√≠ me quedo¬Ē, resolvi√≥ inteligentemente disparar los sueldos de los magistrados de las altas cortes, √ļnicas que pod√≠an zarandearlo, a 18 millones de pesos mensuales.

Tan est√ļpida decisi√≥n con doble intenci√≥n, fue demandada posteriormente pero deb√≠an fallar los mismos beneficiados e implicados en semejante desprop√≥sito, produci√©ndose, l√≥gicamente, el rechazo de la demanda y la confirmaci√≥n de semejantes aumentos. Inmediatamente, invocando una ley, los magistrados de los tribunales exigieron que sus salarios fueran elevados al 80% de la cantidad citada y entonces se hicieron reajustar sus sueldos a 14 millones.

Así las cosas, quienes verdaderamente camellan y producen, es decir, los empleados de la rama judicial, no recibieron aumento alguno, ensanchándose la brecha injustamente, como que un abogado sustanciador quedaría ganado un sueldo máximo de $1.200.000 mensuales. Estas injusticias, prohijadas por el Consejo Superior de la Judicatura, ente que solo sirve para tres cosas, desbordó la copa de los empleados del poder judicial los que bloquearon la aplicación de la ley para impartir justicia, dejando al país en manos de los delincuentes comunes y de los de cuello blanco.

Los ilustres jurisconsultos dibujaron el panorama nacional en manos de los delincuentes y no pod√≠amos entender c√≥mo, quienes pr√°cticamente, suponemos, imparten justicia en nombre de la Rep√ļblica y por autoridad de la ley, motivaron a los reos para que ejercieran su profesi√≥n libre y reiteradamente en perjuicio de nuestra sociedad. Tienen raz√≥n los empleados en sus peticiones pero no en el procedimiento; el fin no justifica los medios. Sin embargo, no podemos olvidar que su origen proviene del elefante, el mismo que hoy, gangoso y sin escr√ļpulos, critica y pontifica sobre el ejercicio presidencial. ¬°Qu√© circo y qu√© payasos!

Escritor ito

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad