Publicidad
Publicidad
Mié Sep 28 2016
22ºC
Actualizado 03:35 pm

Culpable por asociación | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-18 05:00:00

Culpable por asociación

Culpable por asociación

Nuevamente el candidato republicano traía a colación la relación de su contrincante con un radical opositor de la guerra de Vietnam así como su vinculación con la ONG Acorn puesta hoy en entredicho por haber registrado votantes de una manera fraudulenta. Aparentemente no bastaba que Obama mencionara que hoy el señor Ayers es un profesor respetado y que sus actos extremos fueron cometidos cuando el tenía 8 años y que en Acorn participó en calidad de abogado junto con el Departamento de Justicia americano en un asunto muy lejano de lo que hoy se acusa a esta firma.” Lo que se está viendo más bien es una radicalización del votante en donde se lanzan epítetos raciales y de terrorismo contra mi persona” argumentó Obama.

Según las últimas encuestas parece que esta estrategia republicana no está saliendo bien. El señor Obama registra una ventaja apreciable en los últimos sondeos de opinión. Se argumenta que el ciudadano americano está escuchando más bien a aquel candidato que traiga propuestas concretas sobre temas que los aquejan, en particular la crisis económica actual, y que este cuento de ser “culpable por asociación” (v.gr como Ayers es acusado de radical Obama también lo es, como Acorn está en malos pasos Obama igualmente es capaz de cometer acciones fraudulentas) está siendo castigado por el elector.

No escapamos nosotros a este síndrome de culpabilidad por asociación: Todos los funcionarios del Gobierno y del Senado son paras por la asociación de algunos y por lo tanto carecen de legitimidad sus decisiones. Bombas explotan en hoteles de Neiva o qué decir del Nogal porque por asociación las víctimas representan el “establecimiento” el cual se quiere tumbar a toda costa y a cualquier precio.

Los males de la economía mundial son del “imperio” y por lo tanto por asociación países como Colombia no son considerados como dignos por nuestros vecinos. Salirnos de este síndrome requiere un doble esfuerzo: el de ser más reflexivos ante el acontecer y saber que lo que hagamos como individuos trasciende a la sociedad. En palabras más coloquiales, no comamos cuento, merecemos más de lo que se ve a simple vista.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad