Publicidad
Publicidad
Vie Sep 30 2016
0ºC
Actualizado 04:57 pm

Alicia Ramírez de Galvis | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-18 05:00:00

Alicia Ramírez de Galvis

Mis afectuosos nexos con la familia Galvis Ramírez se remontan a los tiempos de la valiosa amistad de mi padre, José Fulgencio Gutiérrez, con el doctor Alejandro Galvis Galvis,
Alicia Ramírez de Galvis

amistad que hizo que el doctor Alejandro lo invitara a ser su Secretario de Educación cuando ejerció la Gobernación de Santander y luego a colaborara en Vanguardia como Jefe de redacción y como columnista.

Con motivo de compartir aulas con el doctor Alejandro Galvis Ramírez en el Glorioso Colegio de Santander, del cual tenemos el honor de ser bachilleres 1960, nació entre los dos una valiosa amistad que me honra y que, afortunadamente, no se ha interrumpido nunca. Durante estos tiempos nació también nuestra valiosa amistad con Hortensia, Silvia y Virgilio, con quienes he compartido numerosos y cálidos momentos de amistad y de afecto.

Fue durante esta √©poca de estudios secundarios cuando tuve el honor de conocer de cerca y de admirar a do√Īa Alicia, porque ella siempre fue especialmente atenta, amable y c√°lida con quienes fuimos los amigos y compa√Īeros de sus hijos y siempre estaba muy pendiente de nuestros progresos acad√©micos, de nuestros peque√Īos problemas y de nuestras inquietudes de juventud.

Admir√© en ella, desde entonces, su profundo amor por el doctor Alejandro y por su familia, que en m√°s de una oportunidad tuvo caracter√≠sticas de heroico en raz√≥n de los tiempos de violencia pol√≠tica y de fan√°tica incomprensi√≥n, como cuando, por razones de la violencia oficial, tuvieron que acogerse a la generosa hospitalidad de la muy meritoria y recordada Madre Teresa de la Presentaci√≥n, quien los acogi√≥ para que vivieran en las instalaciones del colegio y evitaran el riesgo de estar desplaz√°ndose p√ļblicamente y como cuando colocaron la bomba que casi destruye las instalaciones del peri√≥dico, momentos en los cuales los amigos, bajo la direcci√≥n de do√Īa Alicia y de Alejandro hijo, acudimos a colaborar en lo que fuera necesario para evitar que el peri√≥dico dejara de publicarse al d√≠a siguiente.

Cuando posteriormente, luego de mi retiro de la UIS por jubilaci√≥n, la generosidad del doctor Alejandro me invit√≥ a la Direcci√≥n de Peri√≥dico, que tuve el honor de compartir con ese gran amigo y caballero a carta cabal, Eduardo Dur√°n G√≥mez, a√ļn recuerdo con especial afecto los numerosos momentos en que dialogaba con nosotros sobre los diferentes temas human√≠sticos y administrativos, demostrando precisamente la sabidur√≠a que s√≥lo dan los a√Īos vividos con inteligencia y coraz√≥n. ¬°Paz en su tumba y amor en su recuerdo!

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad