Presidente prometió 486 casas para damnificados | Noticias de santander, colombia y el Mundo

Jueves 23 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Barrancabermeja
Martes 24 de Mayo de 2011 - 12:04 AM

Presidente prometió 486 casas para damnificados

El Gobierno Nacional aportará recursos por cerca de 7 mil millones de pesos en subsidios familiares de vivienda para los daminificados del municipio de San Vicente de Chucurí.
(Foto: Presidencia de la República/ Vanguardia Liberal )
'Presidencia de la República/ Vanguardia Liberal  '
''
''
El Presidente Juan Manuel Santos recorrió ayer San Vicente de Chucurí, municipio afectado el pasado miércoles por una avalancha de la quebrada Las Cruces, y anunció un plan de reubicación para las 652 personas que resultaron damnificadas.

El Mandatario agregó que ya se tiene dispuesta la instalación de dos puentes metálicos, que reemplazarán las estructuras ubicadas en el casco urbano del municipio, y que colapsaron tras la crecida de la quebrada.

Además, el Presidente de la República anunció la entrega de subsidios de $300 mil mensuales, durante un año, para los damnificados que entrarían en un plan de arriendo.

Los compromisos por parte del Gobierno Nacional se dieron a conocer luego de una reunión, a puerta cerrada, en el Instituto de Promoción Campesina, con la alcaldesa del municipio, Emilce Suárez, el gobernador de Santander, Horacio Serpa y representantes de las autoridades locales y comunidad afectada.

Según Santos, los predios para la reubicación pertenecen al Ministerio de Defensa y tan pronto se agilicen todos los trámites legales se procederá a la adjudicación de los mismos a los beneficiarios.

Encuentran la octavo víctima mortal

Así lo informó ayer la alcaldesa de San Vicente de Chucurí, Emilce Suárez Pimiento, luego de que el cadáver fuera rescatado, trasladado al municipio e identificado por parte de los organismos policiales.

El cuerpo corresponde a Milton Erlein Forero Chacón, de 16 años, quien hace parte de los cuatro miembros de la familia Forero Chacón que murieron en la tragedia.

El menor se convierte en la octava víctima fatal que dejó la avalancha en San Vicente de Chucurí.

"Aún faltan tres cuerpos por encontrar. La Policía Nacional, la Defensa Civil, el Cuerpo de Rescate de Barrancabermeja, los Bomberos Voluntarios y la comunidad de la zona continuamos en la búsqueda", sostuvo ayer el general Rodolfo Palomino, Comandante de la Policía de Carreteras, quien arribó al municipio.

Cabe advertir que aún no han sido identificados dos de los ocho cadáveres, los cuales se encuentran en el Instituto Nacional de Medicina Legal de Bucaramanga.

Balance epidemiológico

En el municipio de San Vicente de Chucurí hay en la actualidad tranquilidad en materia de salud pública.

Así lo reportó ayer el Ministerio de la Protección Social, luego de la visita del Presidente Juan Manuel Santos a la localidad.

A través del Hospital San Juan de Dios del municipio santandereano, el Ministerio entregó un reporte en materia epidemiológica.

"Existen dos albergues con una población aproximada de 170 personas. Uno está ubicado en el Coliseo del municipio, con 27 niños y niñas de cero a 17 años y 50 personas adultas", indicó Sonia Caballero, Jefe de Enfermería.

"En ese primer albergue no ha habido patologías con probabilidad de riesgo y ni epidemias. Se han presentado casos de otitis, una persona con diarrea y un caso de leishmaniasis. No obstante, todos están controlados", agregó.

La representante del Hospital San Juan de Dios de San Vicente de Chucurí expresó que en "el segundo albergue está ubicado cerca del barrio Buenos Aires, con 90 personas. Allí los casos presentados son un niño con cefalea y una señora con la tensión alta. Hoy supervisé la zona y la situación está controlada. Los albergues se encuentran en buenas condiciones de higiene y no encontramos personas enfermas como para decir que existen brotes o epidemias", destacó.

Panorama regional

* Barrancabermeja: Cerca de 50 centímetros ha disminuido el nivel del río en la ciudad en la última semana. Tal situación generó que las personas afectadas y damnificadas retornen a sus hogares, aunque algunas permanecen en los albergues. Entre tanto, continúan las labores de limpieza en calles y parques, además de las brigadas de vacunación y fumigación.

* Cimitarra: En Puerto Araújo, uno de los corregimientos más afectados por la ola invernal en el Magdalena Medio, se registra un tiempo seco esta semana. Los niveles del río han bajado, luego de que el agua inundara buena parte del territorio y dejara más de 1.000 damnificados. Las familias que se encontraban en albergues ya retornaron a sus casas y adelantan limpiezas en sus casas y en las calles de esta población.

* Puerto Wilches: En 6 metros con 32 centímetros se encontraba ayer el nivel del río Magdalena en esta localidad santandereana. El Comité Local de Emergencia reportó que algunas veredas continúan inundadas por lo que todavía no se han suspendido los albergues temporales. Además, se trabaja en la realización del censo de cultivos perdidos, para enviarlo el reporte al Ministerio de Agricultura.

Santos expresó su solidaridad a San Vicente de Chucurí 

Luego de un sobrevuelo y reunión con las autoridades regionales, el Mandatario de los colombianos destacó que las acciones preventivas de la comunidad evitaron una tragedia mayor.

"Quisiera comenzar expresándoles a las familias de las víctimas nuestra solidaridad. Nuestro corazón está con ellos", expresó el Presidente Juan Manuel Santos, al término de una visita a San Vicente de Chucurí.

El Jefe de Estado sobrevoló la zona afectada y se reunió con las autoridades regionales y los líderes comunitarios para evaluar la atención a las familias damnificadas de esta localidad santandereana, donde una avalancha dejó varias víctimas fatales, desaparecidos y heridos.

"Hemos venido aquí a decirles a esas familias y a todo San Vicente de Chucurí que el Gobierno Nacional ha estado pendiente, está pendiente y seguirá pendiente para ver en qué forma podemos nosotros ayudar, para salir de este desastre fortalecidos", expresó el Mandatario a las familias afectadas.

Agregó que ese es el espíritu de todos los colombianos y de todos los santandereanos.

"Aquí en San Vicente de Chucurí también se palpa el espíritu que nos va a permitir salir adelante de esta tragedia, con entereza, con templanza, y como hemos dicho, para que todos estemos mejor que antes", dijo el Presidente Santos.

También destacó la acción preventiva de la comunidad, que evitó una tragedia mayor.

"Cualquier evacuación preventiva, y aquí se hizo en cierta forma, porque se logró evitar una tragedia mayor, porque la gente respondió a las solicitudes de las autoridades y logramos evitar que más personas fueran muertas por esta tragedia", subrayó.

Hizo énfasis en que para el Gobierno la primera prioridad es las vidas de las personas. "Aquí hubo víctimas, eso nos duele, pero tenemos que ser muy conscientes de lo que las autoridades digan hacia el futuro para evitar esas víctimas" expresó.

Campesinos de Sabana de Torres piden ayuda

SONIA LUZ SUÁREZ SALAZAR-Redaccionbca03@vanguardia.com

Cerca de 500 familias de la vereda Bocas de la Cira, en Sabana de Torres, están cada vez más preocupados porque el río Lebrija no cede y ha dañado miles de hectáreas de cultivos.

"La creciente se llevó los cultivos de arroz, maíz, yuca y plátano. Las familias tuvimos que salir y dejar todo botado", afirmó Teodoro Caicedo, presidente de la junta de acción comunal.

Aunque el líder reconoció que tanto el gobierno Municipal como Departamental les han brindado ayudas humanitarias, también quieren ser escuchados por el Gobierno Nacional.

"Lo que pretendemos es que por medio del Ministerio de Agricultura nos presten una máquina para dragar el río Lebrija, pues el problema es tanta sedimentación", agregó Caicedo.

Entre tanto, la Alcaldía de Sabana de Torres continúa con las ayudas para los habitantes de veredas como Magará y Aguas Negras, que llevan varios meses bajo el agua.

Temor por una nueva avalancha

Dora Marisel Díaz es una de las damnificadas que hoy se encuentran conviviendo en uno de los albergues acondicionados por la Alcaldía de San Vicente de Chucurí, tras la tragedia del pasado 18 de mayo.

Con sus dos pequeños hijos y su esposo se encuentra desde ese fatídico miércoles, en el que la avalancha derrumbo su vivienda, ubicada en el barrio Orocué. Allí se alojaba pagando arriendo desde hace cinco meses.

Dora expresó a Vanguardia Liberal su temor, como muchos damnificados lo han comunicado, frente a una posible nueva avalancha. Por esodice que no volverá a exponer a su familia al peligro.

"...Fue terrible, estábamos dormidos. La hija de una amiga se despertó y dijo que la quebrada se venía encima. Nosotros salimos corriendo. Mi hija salió con una cobija tapándose y logramos ponernos a salvo. Esto nunca lo habíamos vivido. Nuestra familia está temerosa de regresar al barrio", expresó Dora, mientras repartía entre sus hijos los alimentos que la Administración Local entrega.

Dora manifestó que una vez más su familia se encuentra en situación de desplazamiento, luego de salir de una vereda de Yondó, Antioquia, amenazada por grupos al margen de la Ley.

"...Nosotros necesitamos los subsidios para los arriendos, mientras que salimos adelante. No volveremos al sector de la quebrada Las Cruces. Tenemos miedo que la tragedia se repita, y de pronto no nos salvemos...", puntualizó Dora Marisel Díaz.

Un árbol la salvó

La vida de Flor Suárez Ortiz, de 58 años, pendió de la rama de un árbol por largos minutos la madrugada del pasado miércoles.

Hoy, viviendo de la caridad en el coliseo Sacramento Tristancho de esta localidad santandereana, recordó con angustia los momentos en que, sostenida de esa rama, se salvó de la arremetida de la quebrada Las Cruces.

"Salí a mirar la quebrad. Se escucha que estaba muy crecida. De repente, observé que el agua, las piedras y el lodo derrumbaron el muro de contención. Llamé a mi esposo y salimos corriendo. Sin embargo, quedé en medio de la creciente y pude agarrarme de un árbol hasta que bajo el nivel y la fuerza de la corriente. El lodo me daba hasta las rodillas. Pensé que me moriría...", relató la mujer.

Flor manifestó que su vivienda y su tienda de abarrotes quedaron destruidas por la avalancha.

"El negocio lo teníamos hace siete años. Salimos de la vereda Tamborredondo como muchas personas desplazados por la violencia. No sabemos a dónde ir. Lo que sí es cierto es que hubo negligencia por parte de la Administración Local, que no evitó de manera adecuada la avalancha", denunció Suárez.

'Perdí a toda mi familia'

Una de las personas que perdió toda su familia con la avalancha de la quebrada Las Cruces es William Ardila Ferreira.

Sus dos hijos y su esposa perecieron al ser arrastrados por la avalancha, que destruyó 56 viviendas en San Vicente de Chucurí.

Este hombre narró cómo una vecina presenció el momento en que la creciente de la quebrada La Cruces se llevó a su paso a sus dos pequeños hijos y su cónyuge, quienes fueron hallados en el sector de Contriaguas, ubicado a 20 kilómetros del casco urbano de San Vicente de Chucurí, donde confluyen los ríos Sogamoso, y Chucurí.

Sus hijos William, de 17 meses de nacido, y Karen, de 7 años, y su esposa Esmeralda, no alcanzaron a abandonar la vivienda, en la que se encontraban durmiendo. Cabe recordar que la avalancha se presentó a las 3:30 a.m. de la madrugada.

"Yo no estaba en la casa. Llegué como a las 4:00 a.m. La escena con que me encontré fue muy impactante. La casa estaba totalmente destruida. Mis hijos y mi esposa no estaban. Una vecina me contó que salió a la puerta y vio como la casa explotaba en mil pedazos por la fuerza del agua...", expresó acongojado William.

Cinco años de trabajo arduo se fueron corriente abajo, el taller de motos que con tesón había edificado William quedó destruido en segundos.

"Me duele mucho la partida de mis seres queridos, con los que trabajamos muy duro para sacar adelante el almacén de repuestos y el taller de motos", agregó.

William advirtió que estaba comprometido con el pago de un préstamo con el que había adquirido su casa, y sólo había pagado cinco años, de los 15 pactados en el crédito.

"Hace cinco años empezamos a forjar nuestra empresa y todo está perdido. Sin embargo, mucha gente me está colaborando. Sólo me resta empezar de nuevo. La tristeza me invade, pero debo salir adelante", manifestó con lágrimas el padre.

La desazón expresada por William se acrecienta cuando recuerda el momento en el que tuvo que reconocer los cadáveres de sus familiares.

"No fui capaz de ver a mi hijo. A mi niña sí la reconocí, y sólo tenía piel en los pies y en las manos. Mi esposa sigue desaparecida...".

Publicada por
Marcelo Almario Chávez
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones