La pintura como tema | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Oct 22 2017
27ºC
Actualizado 12:17 pm

La pintura como tema | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-18 01:30:24

La pintura como tema

En mi trabajo no hay un tema específico – así comienzan las aseveraciones de este joven artista, cuyo reconocimiento está por alcanzar los altares de la crítica nacional, pues,
La pintura como tema

como bien lo expresa y reconoce la también pintora y crítica de arte Clemencia Hernández Guillén, la obra de Corzo se convierte en una experiencia que trastorna a cualquier espectador porque se convierte en una experiencia viva de lo que representa el manejo maestro del color y del volumen, ambos conjugados en la bidimensionalidad del bastidor, que de un espacio infinito y vacio pasa a ser una geografía con sus relieves, topografías, movimientos, volúmenes e incluso materia, pues al incorporar arena a la superficie cromática, esta le proporciona la dimensión de una pieza que se desea palpar, sentir, que se percibe viva.

De la academia al experimento

El artista tiene plenamente claro que la pintura como lenguaje es un conjunto de conceptos básicos que le son comunes a cualquiera que sea el artista y cualquiera que sea su temática: gesto, mancha, línea, color, dibujo y pincelada, conceptos estos que adquirió, entendió e inició en su desarrollo creativo como pintor académico, pues Gerson Corzo es maestro en pintura de la Universidad Nacional de Colombia.

No obstante, habría de darse un capítulo distinto en su vida para distanciarlo de cualquiera de sus compañeros de formación, pues desde que estaba en las aulas de clase tenía claro que esta etapa sería temporal y tendría como único fin el aclararle una serie de percepciones que le venían de sus inquietudes estéticas y sensitivas, que como un halo místico le inundaban desde temprana edad, cuando pasaba horas y horas contemplando el paisaje silente de los valles y montañas circundantes de su pueblo natal, Enciso.

Por eso, apenas adquirido el título de maestro, y mientras sus pares soñaban con conquistar el mundo con su obra, Gerson lo hacía con regresar a su terruño, con el único afán de empezar a trabajar con ahínco y perseverancia en una obra que le identificara, que le hiciera sentir que, como bien lo sentenciara el filósofo, el saber lo único que le confirmaba era la distancia que le separaba del verdadero conocimiento.

Pinto luego existo

Bajo esta primera premisa circunstancial a su espacio vital, Gerson retornó a la finca de sus padres, donde pasaba los días alimentando su alma, revitalizándola temáticamente con las luces diáfanas que se colaban por las fisuras del Chicamocha, dejando que los vientos cordilleranos le airearan su espíritu, inundándose de naturaleza y de esa energía vital que las ciudades suelen absorber y que, por el contrario, en los campos se desborda a raudales.

Al preguntársele sobre las razones para esa especie de conversión a la usanza de un anacoreta del arte, Gerson Corzo asegura que su condición nunca ha sido la de convertirse en un esclavo del comercio. “De hecho, vivo de mi arte, pero no me siento ligado a la necesidad de hacerme grande desdibujando mi personalidad y mi sentido estético detrás de los finos cristales de un coctel de inauguración.

Creo que las cosas llegan cuando uno hace su trabajo con serenidad y con la seguridad de lo bien hecho, y así la vida me ha brindado grandes oportunidades para estar en lugares de privilegio para cualquier artista, como quiera que, por ejemplo, en el año 2001 fui seleccionado por la Universidad Nacional para participar en el taller – exposición de Pintura Iberoamericana en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid.

Así mismo, uno de los grandes orgullos de un artista radica en saber que su obra hace parte de colecciones reconocidas, por lo que el saber que ellas reposan para la posteridad en importantes entidades y organizaciones en Colombia y España son razones de peso para justificar su trabajo en la soledad de las montañas rovirenses.

“Cuando esté seguro de que he cumplido un ciclo de investigación, de apropiación del paisaje y de sus formas en la pintura es probable que mire hacia otras latitudes, que me interese indagar en otras alternativas creativas, que explore otros caminos del arte; por ahora, me basta con saber que mi existencia se condiciona al hecho de pintar y disfrutar plenamente el hacerlo”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad