Mié 2 de Sep de 2015
27ºC
Actualizado 04:24 pm

Ganadería Voisin, engordar con pastoreo racional | Noticias de santander, colombia y el Mundo

0000-00-00 00:00:00

Ganadería Voisin, engordar con pastoreo racional

En Colombia la media por hectárea ni siquiera llega a dos animales. Es un promedio muy bajo.
Ganadería Voisin, engordar con pastoreo racional

Hay un método que podría duplicar la capacidad de animales en esa misma área en una simple, pero armónica operación con la naturaleza e incluso, multiplicar ese número por 4.

Es decir que cuando se domina la técnica en una hectárea, pueden estar 8 animales de 350 kilos, ya sea hembras o machos.

Es una tecnología francesa que se aplica hace más de 60 años y que  nos dejó su creador Andree Voisin, quién murió en 1964.

En Colombia hay proyectos muy avanzados en Córdoba y Antioquia con muy buenos resultados y en Santander ya se dan los primeros pasos.

Detrás de esa iniciativa está el administrador agropecuario Jorge Humberto García Hernández, quién lleva 2 años y medio trabajando en el proyecto y ya se estabilizó en 8 animales por hectárea en un predio llamado El Rancho, ubicado en la Mesa de Ruitoque, con ganancias de peso diarias que llegan a  los 700 gramos.

Maneja cuatro leyes, la base de ese método ganadero que involucra un manejo racional y reposo de las pasturas, cero químicos, rotación diaria de los animales, abundante agua e infraestructura muy económica, la cual, perfectamente, es proporcionada por la misma finca.

¿Cómo funciona?

De acuerdo con García Hernández una hectárea, que tiene 10.000 metros cuadrados, se divide en 30 potreros, los cuales quedarían de 333 metros cuadrados y los que se intercomunican a través de portillos.

“Las divisiones con una sola cuerda eléctrica de alambre calibre 16 va soportada en estantillos de bambú, guadua o cualquier poste que logremos en la finca. El agua se les mantiene en un bebedero móvil y se surte con una manguera”, agregó.

La idea, de acuerdo al profesional, es que los animales todos los días estén en una nueva cuadrita, con el fin de proporcionarles rebrotes óptimos.

El cambio se hace a las dos de la tarde, con el fin de tener en cuenta dos máximas: Los animales tienen buen apetito y los pastos están en mejor condición, pues según Voisin, han terminado su proceso de fotosíntesis que es muy fuerte en horas de la mañana y están mejor dispuestos sus nutrientes.

“La idea con la rotación es que una mata de pasto no sea mordida más de dos veces por el animal, con el fin de que al tercer día comience su rebrote”, agregó.

En síntesis, se busca que en el año una cuadrita este ocupada 12 días y descanse 353.

La carga

Con esta técnica se trabaja en kilos.

Por lo anterior, el ideal es tener 2.800 kilos por hectárea, que pueden ser 8 novillas de 350 kilos.

Si se tienen ganancias de 700 gramos diarios, significa que han aumentado 2.100 gramos, que equivalen a 21 kilos.

Y si ese kilo se vende a $2.800 cada novilla mensualmente aporta $58.800. Y si se sostienen 8 meses, al final aportaría cada animal $470.000.

“Este sistema nos da 168 kilos de carne al mes por hectárea, que serían dos toneladas 16 kilos al año, que es el ideal para un ganadero pequeño y que ya se trabaja en explotaciones cordobesas con éxito”, sostuvo.

Según García Hernández, el modelo es muy aplicable para pequeñas ganaderías, por ser funcional y productivo.

Las leyes

La agricultura racional Boisin, está soportada en cuatro leyes. 2 para los animales e igual número para las pasturas.

Reposo y ocupación, tienen que ver con los pastos. La primera, tiene que ver con el tiempo necesario que se le debe dar a la planta para que tenga un rebrote vigoroso. Ese reposo depende del clima, ambiente y tipo de pastura.

La segunda, da cuenta sobre el tiempo de ocupación, el cual debe ser corto para el que diente del animal no muerda varias veces la misma planta.

Rendimientos máximos y regulares tienen que ver con los animales. La primera es la ayuda que se le de al animal para que coma la mayor y mejor cantidad de pasto; y la segunda, es la ganancia de peso del animal, por lo que no debe permanecer más de tres días en una parcela.

Bosta y orina, el abono

El sistema es de alta calidad ambiental, pues no hay aplicación de herbicidas y abonos de síntesis química; y ausencia de laboreo en el suelo.
Según la técnica Voisin y las estadísticas que trabaja, un bovino de 500 kilos produce diariamente 25 kilos de estiércol y 14 litros de orina, es decir, 39 kilos de abono.

Ahora, si se tienen 8 hembras de 350 kilos por hectárea, estas producen 228 kilos (estiércol y orina) diarios en una hectárea, que se traducen en 6.840 kilos por hectárea mes.

En un año han llegado a las 82 toneladas, las que han sido regadas de manera, por decirlo, uniforme dentro de la hectárea.

“No se puede usar ivermetrinas, pues estaríamos matando los insectos benéficos que llegan a procesar la bosta. Según los investigadores, cuando se tiene una explotación amigable, en el mismo instante de caer la bosta al suelo es poblado por más de 14 mil microorganismo, además, de las chizas, cucarrones y lombrices. Ese estiércol y orina, son el abono de la pastura en un proceso que se denomina biocenosis y que es desarrollo natural de la vida en los suelos”, agregó.

Publicada por
MARCO A. RODRÍGUEZ PEÑA
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad