Billetes falsos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-22 05:00:00

Billetes falsos

Con frecuencia nos ponen sobreaviso acerca de la circulaci√≥n de los billetes falsos: la manera de reconocerlos por la calidad del papel, las se√Īales ocultas y finalmente el uso de la l√°mpara para detectar ciertos signos secretos.
Billetes falsos

Esto nos ha hecho recordar algo que sucedió en Málaga a principios del siglo pasado. Había allí un par de costureras muy apreciadas por sus habilidades manuales, tanto en los bordados y costuras como en la pintura.

Se les ve√≠a siempre juntas iban a misa todas las ma√Īanas, sal√≠an al mercado los s√°bados y visitaban el cementerio los domingos. Una de ellas tuvo la peregrina idea de dibujar un billete de un peso, consigui√≥ papel y tinta adecuados y logr√≥ imitarlo con tal perfecci√≥n que era dif√≠cil diferenciarlo de los aut√©nticos, era una verdadera obra de arte.

Quiso hacerle una broma al tendero de la esquina y mand√≥ a la empleada dom√©stica a hacer compras para que fueran pagadas con el famoso billete, estaba segura que cuando el tendero se diera cuenta, le reclamar√≠a y desde luego ella reintegrar√≠a su valor. No ocurri√≥ as√≠ y al darse cuenta el tendero del enga√Īo se puso furioso y recurri√≥ las autoridades, demand√≥ a las dos damas por falsificadoras, vino el fallo conden√°ndolas a prisi√≥n de un a√Īo en el pan√≥ptico de Tunja, tendr√≠an que viajar a pie varios d√≠as.

Hubo revuelo en el pueblo e hicieron una colecta para dotarlas de vestidos de viaje y abrigos para cruzar el p√°ramo, alquilaron cabalgaduras y contrataron un pe√≥n de estribo para que las acompa√Īara tanto en la ida como en el regreso. Al llegar al Pan√≥ptico fueron recibidas con respeto por las internas y ellas para corresponderles, organizaron cursos de manualidades y fueron merecedoras del premio anual otorgado por la central de prisiones y la rebaja de parte de la pena.

Al despedirse de las internas hubo copioso llanto y ya en M√°laga fueron visitadas por sus innumerables amigas y se declararon felices de esta experiencia. Dec√≠an que como nunca hab√≠an salido del pueblo, hab√≠an gozado conociendo tantas poblaciones intermedias, los impresionantes paisajes del Ca√Ī√≥n del Chicamocha, con sus cactus, el p√°ramo del Guantiva con los frailejones y hab√≠an contemplado desde all√≠ la Sierra Nevada del Cocuy, hab√≠an sido inmensamente dichosas, en cambio el tendero tuvo que irse del pueblo porque fue el blanco del odio de las gentes por su desafortunada actuaci√≥n.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad