Publicidad
Publicidad
Dom Sep 25 2016
21ºC
Actualizado 08:48 am

Disfrutar a Dios en la oración | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-17 05:00:00

Disfrutar a Dios en la oración

Permitan a todos orar. Debería vivir por la oración así como debería por amor.
Disfrutar a Dios en la oración

Esto es muy f√°cil obtener, m√°s f√°cil de lo que usted pueda imaginarse.

Ven, alma hambrienta que nada encuentras para satisfacer.

Ven, y ser√°s llena. ¬°Vengan los pobres, los afligidos, y entreguen las cargas de miseria y dolor, y ser√°n consolados! ¬°Vengan los enfermos al m√©dico, y no tengan temor de acercarse a √Čl estar llenos de enfermedades.

Muéstrenselas y serán sanados!

Hijos, ac√©rquense a su Padre y √Čl los abrazar√° con brazos de amor. Vengan pobres, perdidas, ovejas errantes, regresen a su pastor! ¬°Vengan pecadores a su Salvador! Vengan, ustedes endebles, ignorantes, y letrados, los que se creen menos preparados para orar.

Son los más apropiados. Que todos, sin excepción vengan porque Jesucristo a todos ha llamado.

Que no vengan los que están sin corazón, son disculpados. Debe haber un corazón antes de que haya amor.
Pero ¬ŅQui√©n es el que no tiene coraz√≥n? Oh, vengan, entreguen ese coraz√≥n a Dios y aprendan aqu√≠ como hacer esta donaci√≥n.

Todos los que desean oración pueden hacerlo fácilmente, capacitados por esas gracias idóneas del Espíritu Santo, los que son comunes a todos los hombres.

La oración en el bien supremo. Es el medio para liberarnos de todo vicio y obtener toda virtud. Es solamente a través de la oración que entramos en la presencia de Dios y podemos permanecer sin interrupción.

Por eso es que debe aprender un tipo de oraci√≥n que pueda usarse en todo tiempo, una clase que no obstruye las tareas cotidianas y pueda ser practicada de igual manera por pr√≠ncipes, reyes, prelados, sacerdotes y magistrados, soldados y ni√Īos, hombres de negocios, trabajadores, mujeres y a√ļn los enfermos.

Es esa oraci√≥n hecha no con la mente sino con el coraz√≥n. Nada puede interrumpir esta oraci√≥n solo aquellos afectos desenfrenados; pero una vez que hemos disfrutado a Dios y la dulzura de su amor descubriremos imposible anhelar otra cosa que no sea √Čl.

Nada se obtiene tan f√°cilmente como poseer y disfrutar a Dios. √Čl es m√°s real para nosotros que nosotros mismos.

Tiene más deseos de entregarse a sí mismo de lo que nosotros deseamos atesorar. Solo necesitamos aprender a buscarlo, y hacerlo es más fácil y natural para nosotros que respirar.

¡Escuche! ¡Usted que piensa que es tan ignorante y que es bueno para nada! A través de la oración puede vivir en Dios mismo con menos dificultad o interrupciones de las que tiene al respirar el oxigeno.

¬ŅNo ser√≠a, entonces, grandemente pecaminoso desatender la oraci√≥n?

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad