Publicidad
Publicidad
S√°b Sep 24 2016
19ºC
Actualizado 06:16 pm

Libertad desde la libertad | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-17 02:19:25

Libertad desde la libertad

Más de dos mil trescientos días estuvo en la selva Ingrid Betancourt, secuestrada por las FARC. El 2 de julio, se superó esta tragedia para ella, para sus familiares y para muchas personas que como yo, sentimos indignación y sufrimiento por todo lo sucedido.
Libertad desde la libertad

Esta columna quiere expresar la alegría por su regreso -viva y sana- como siempre lo pedimos, en un operativo realizado con cuidado e inteligencia por parte de las fuerzas militares del país.

Quiero celebrar la vida que triunfa sobre la humillación y la violencia, y honrar las emociones que hemos sentido miles de compatriotas con su regreso y el de los otros 14 secuestrados, que aunque poco protagonistas en este gran despliegue mediático, merecen igualmente toda nuestra admiración y homenaje.

Ahora que este retorno a la libertad ha sido posible, se hace m√°s preciso no olvidar y seguir insistiendo por el fin de la barbarie y de la guerra, que son en √ļltima instancia, lo que produce y ha reproducido por muchos a√Īos el fen√≥meno absurdo del secuestro.

Es preciso seguir reclamando la libertad de todas las personas ¬Ėtodas libres por naturaleza- que a√ļn permanecen cautivas o atrapadas por la violencia, privadas de lo innegable: su libre paso por la vida.

La guerra, esa manifestaci√≥n de la irracionalidad humana, con sus causas y sus consecuencias, ha sido y sigue siendo aceptada como algo natural a lo largo de los a√Īos.

Nos acostumbramos a ella por repetición, y ahora, con este retorno a la libertad de algunos seres humanos, se abren puertas que nos ilusionan, porque en ellas vemos posibilidades que nos llenan de emoción y que nos conducen a pensar que está más cerca la paz y la reconciliación.

Pero para que la paz sea real y verdadera se debe aprender a perdonar.

Ingrid Betancourt dio una gran lección de perdón en algunos de sus comentarios frente a sus secuestradores.

Son estos los sentimientos que engrandecen al ser humano, un ser que por medio de su capacidad de pensar, puede llegar a vencer la rabia, el ánimo de venganza y así conseguir una libertad que incluso a veces va más allá de las cadenas, la libertad del espíritu.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad