Publicidad
Publicidad
Dom Sep 25 2016
22ºC
Actualizado 05:47 pm

Reflexiones ecológicas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-17 05:00:00

Reflexiones ecológicas

En estos momentos de efervescencia ecológica donde diferentes fenómenos climáticos azotan a países costeros, en especial a los Estados Unidos, el mundo debe reflexionar sobre cómo la naturaleza le está cobrando a las sociedades los atentados que a diario se cometen contra ella.
Reflexiones ecológicas

Examinando unas cr√≥nicas escritas por Claude Edelmann en su obra ¬ďLecturas Pour Tous¬Ē, se refiere a la Isla de Santa Elena -donde estuvo cautivo y muri√≥ Napole√≥n I (1815-1821)-, y afirma que hasta el siglo XVI constitu√≠a un para√≠so por su verdor y fertilidad.

Cuando los portugueses desembarcaron allí, encontraron que esta riqueza podía ser muy bien explotada como pasto. En 1513, llevaron sus cabras a la isla y éstas se pusieron a devorar todos los brotes de arbustos.
La isla perdió su cubierta de bosques, y el viento y la lluvia se encargaron de desnudar el suelo. La conclusión es sencilla: el responsable de los traumatismos climáticos es el hombre y no la naturaleza.

Los Estados Unidos producen más del 30% de la contaminación del planeta, con sus malsanas fábricas y sus desechos industriales.

En Europa, pa√≠ses como Francia, Alemania, Rusia, etc., no tienen ning√ļn pudor en buscar a sociedades deprimidas para depositar en sus tierras basura nuclear.

La organizaci√≥n ecol√≥gica Greenpeace, hace un tiempo denunci√≥ que Rusia hab√≠a tirado al Mar B√°ltico ¬ďcorazones¬Ē de reactores at√≥micos sin desactivar.

Y se sorprenden porque el clima los golpea con heladas asfixiantes y calores abrasadores,
Al otro lado del charco, estamos los que significamos poco en el contexto de la econom√≠a Mundial,¬†¬† ¬†que a√ļn poseemos algunas parcelas de bosques y de selva h√ļmeda tropical que nos permiten respirar.

Como no tenemos industria, tenemos otras pestes: la pobreza y el narcotráfico. La primera cada vez más acentuada por el desbalance social, y la otra, alimentada por los viciosos que disfrutan las economías de punta.

Sus sucios dólares contribuyen a que como ocurrió en la Isla de santa Elena, el viento y la lluvia conviertan nuestros suelos, en desiertos. Un proyecto para enfrentarlos podía ser que los gobiernos de América Latina lideraran la primera multinacional ecológica, para venderles oxigeno puro a precios industriales, a todos esos bárbaros que nos han deteriorado el ambiente.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad