Publicidad
Publicidad
Jue Sep 29 2016
19ºC
Actualizado 08:27 pm

La larga espera para identificar a un desaparecido | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-26 05:00:00

La larga espera para identificar a un desaparecido

A finales de septiembre de este a√Īo la Fiscal√≠a report√≥ el hallazgo de los restos de 12 personas, asesinadas en 2003 por grupos paramilitares en la provincia santandereana de Garc√≠a Rovira.
La larga espera para identificar a un desaparecido

Seg√ļn el reporte, los restos corresponden a nueve hombres, dos mujeres y un ni√Īo hallados en nueve fosas comunes en los municipios de M√°laga, San Jos√© de Miranda, Capitanejo, Macaravita y San Miguel.

La b√ļsqueda dur√≥ seis d√≠as y pudo realizarse con la informaci√≥n suministrada por desmovilizados del frente Patriotas de M√°laga, del Bloque Central Bol√≠var de las Autodefensas.

Para muchos, este hallazgo puede suponer el final del duelo de los familiares de las 12 v√≠ctimas. Sin embargo la espera, que ya completa cinco a√Īos, se alargar√° por cuenta de otra: los resultados de la prueba de ADN para certificar la identidad de los restos.

Se conf√≠a que el cotejo entre el ADN de los familiares y las v√≠ctimas sea positivo, pero los fiscales, los antrop√≥logos forenses, los investigadores y los mismos familiares han aprendido que nada es seguro en esta b√ļsqueda.

Hasta el momento, en Santander la Fiscal√≠a ha entregado cinco restos identificados en su totalidad, de un grupo que supera el medio centenar de exhumaciones dentro del marco de Justicia y Paz. Una cifra que parece min√ļscula.

Incluso los resultados de ADN de una de estas entregas se demoraron diez meses. Esto ocurri√≥ con los restos de √Ālvaro Garrido, una de las primeras v√≠ctimas que han sido identificadas a plenitud en Santander, y cuyos restos al fin reposan en un camposanto en Barrancabermeja.

Seg√ļn su esposa, luego de su desaparici√≥n el 29 de septiembre de 2000, s√≥lo se supo en una ocasi√≥n de este comerciante que parti√≥ de Bucaramanga a Saravena (Arauca). Fue una llamada an√≥nima a los 15 d√≠as.

La siguiente noticia fue en noviembre de 2007, cuando la Fiscal√≠a llam√≥ a los familiares de Garrido para avisarles que hab√≠a encontrado en Arauca una fosa con dos cuerpos. Tomaron las pruebas de sangre para hacer el cotejo gen√©tico con los restos √≥seos y el 19 de agosto de este a√Īo, exactamente 2.911 d√≠as despu√©s de su desaparici√≥n, fue entregado en un cofre que lleva su nombre.
La pregunta es: ¬Ņpor qu√© tanta demora?

Antes y después de la exhumación

Desde septiembre de 2007 la sub Unidad de Apoyo de B√ļsqueda de Desaparecidos de Justicia y Paz es la que realiza las exhumaciones en todo el pa√≠s, y se encarga de entregarles los restos a los familiares de las v√≠ctimas del conflicto. Sin embargo, lograr que las exhumaciones lleguen a buen t√©rmino es un proceso dispendioso y no s√≥lo por el volumen de v√≠ctimas.

Segundo Isidro González, fiscal de Justicia y Paz encargado de las exhumaciones en Santander, parte del sur del Cesar, sur de Norte de Santander, sur de Bolívar y parte del norte de Boyacá, afirma que hay un largo trecho desde el momento en que la Fiscalía recibe información sobre una fosa, hasta encontrarla.
 
¬ďUna vez el versionado indica los lugares donde est√°n presuntamente sus v√≠ctimas, se inicia una investigaci√≥n para establecer a qui√©n se va a buscar, con el fin de hacer contacto con los familiares y acelerar el proceso¬Ē.

Si se identifica el sitio, y ¬ďsi es posible las coordenadas¬Ē, se prepara un equipo para realizar las exhumaciones. Es obligatorio hacer el desplazamiento con un grupo de criminal√≠stica de la Polic√≠a Judicial (un antrop√≥logo, un top√≥grafo, un fot√≥grafo y un auxiliar de campo). Colaboran el CTI, la DIJIN y un equipo del DAS.

Sin embargo el √©xito de la b√ļsqueda es una loter√≠a. ¬ďEllos (desmovilizados) recuerdan a qui√©n fue que asesinaron, el problema es que la ubicaci√≥n de la fosa se dificulta, porque el tiempo ha pasado y el terreno ha cambiado¬Ē, explica el Fiscal.

Cuando se logra encontrar las fosas, los restos se trasladan a los laboratorios del CTI o de Medicina Legal, luego de levantar un acta con un inventario detallado de prendas, elementos como proyectiles, calzado, collares, etc. Si se cuenta con informaci√≥n de los familiares, ¬ďde una vez se toma la muestra para cotejo gen√©tico de ADN¬Ē, pero si no se tiene, identificar los restos ser√° un problema mayor.

¬ďLos fiscales deben hacer investigaci√≥n en las zonas, pero hay dificultad, porque a muchas de las v√≠ctimas las trasladaron de un lugar a otro¬Ē, aclara.

Lo cierto es que ¬ďsiempre va a haber una duda hasta que se practique el cotejo (de ADN)¬Ē, dice el Fiscal, y explica que en la actualidad se est√°n haciendo jornadas de atenci√≥n integral a v√≠ctimas, para fortalecer la credibilidad en el proceso de Justicia y Paz.

La prueba genética

Lo que sigue a una exhumación no es la prueba genética. El Instituto de Medicina Legal tiene una base nacional de datos llamada SIRDEC (Sistema de Información Red de Desaparecidos y Cadáveres), donde están todos los datos de los desaparecidos en Colombia, con los cuales se cotejan los restos exhumados.

¬ďDe all√≠ salen unos posibles casos que son compatibles con los restos hallados. Si no hay coincidencias, ah√≠ s√≠ se pasa a hacer el examen de ADN¬Ē, explica Jorge Humberto Rueda, Director Seccional de Medicina Legal.

¬ďEs muy dif√≠cil en Colombia identificar restos √≥seos por la cantidad de casos que hay, y eso se debe al costo que tiene cada prueba de ADN. Son muy costosas, porque son muy costosos los equipos y el Estado no tiene para invertir¬Ē, dice Rueda.

Seg√ļn el funcionario, una prueba podr√≠a costar entre 200 y 500 mil pesos (por cada muestra que se tome). El problema es que para la identificaci√≥n de una persona se necesitan varias muestras, y es ah√≠ donde hay que empezar a multiplicar. Se necesita hacer primero un barrido de comparaci√≥n con los posibles casos que tiene Medicina Legal, y luego, cuando se han encontrado los familiares, hay que comparar entre varios de ellos y el cad√°ver. ¬ďSe pueden sacar 5 y hasta 10 pruebas para dar un resultado efectivo¬Ē, explica Rueda.

Y contrario a lo que podr√≠a pensarse, aunque las muestras de sangre se toman en cualquiera de las seccionales de Medicina Legal del pa√≠s, es en Bogot√° donde se realiza la prueba como tal, y all√≠ hacen fila, esperando por un solo equipo, todas las muestras para ser cotejadas. ¬ďS√≠, se tiene un solo equipo donde se hacen todos los ex√°menes forenses del pa√≠s que son legales y por los que no se cobra nada¬Ē.

La demora tambi√©n depende del tipo de elemento con el que se trabaje. Si se tiene sangre, los resultados de la prueba se demoran entre 8 y 10 d√≠as, pero si es con huesos, el proceso se alarga entre 15 y 20 d√≠as. ¬ďHay restos tan deteriorados que casi pueden desmoronarse por el grado de descomposici√≥n, eso retrasa el proceso hasta un mes. Y si hay contaminaci√≥n, -a veces salen dos o m√°s tipos de ADN en una prueba-, es un problema a√ļn m√°s grande¬Ē.

Pero hay algo m√°s. A la larga fila se suman los ¬ďcasos prioritarios¬Ē, como por ejemplo el de Enmanuel, el hijo de Clara Rojas secuestrada por las Farc o el de Carlos Casta√Īo, ex jefe de las Autodefensas, casos a los que el Estado les dio tanta celeridad, que el pa√≠s supo los resultados en menos de una semana.
¬ŅPor qu√©?

¬ďSaber si Enmanuel era el hijo de Clara, era relevante para la seguridad del Estado y se tom√≥ la decisi√≥n de hacerlo (la prueba de ADN) prioritariamente¬Ē, explica el funcionario de Medicina Legal. As√≠ que de forma literal, los ¬Ďcasos prioritarios¬í pasan al comienzo de la larga fila y se frenan los dem√°s que, por supuesto, deben esperar su turno.

EL DESCONOCIMIENTO DE LAS V√ćCTIMAS

El fiscal Segundo Gonz√°lez afirma que dentro del proceso de Justicia y Paz, se presume que se han encontrado los restos de 14 de los 25 desaparecidos del 16 de mayo de 1998 en Barrancabermeja, considerada una de las mayores masacres en Santander. Estos est√°n en proceso de identificaci√≥n. ¬ďYa se realizaron las pruebas de ADN a los familiares. Falta encontrar los restos para realizar el cotejo gen√©tico¬Ē, dice Gonz√°lez.

Y aunque el Fiscal aclara que Justicia y Paz informa a los familiares sobre las b√ļsquedas de las fosas, los familiares de los desaparecidos del 16 de mayo de 1998 niegan que esto haya sucedido.

Seg√ļn Jaime Pe√Īa, padre de Jaime Yesid Pe√Īa, uno de los 25 desaparecidos, ni la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscal√≠a, ni la de Justicia y Paz, les han informado sobre la b√ļsqueda y los hallazgos de sus familiares. ¬ďNos enteramos por los medios cada vez que encuentran una fosa. Ya se hizo una petici√≥n para que los primeros en saberlo fu√©ramos los familiares. La prensa es la que llama a preguntar qu√© sabemos y desafortunadamente, no sabemos nada¬Ē, dijo.

Incluso, la toma de las pruebas de ADN a estas familias se dio luego de que el 26 de septiembre de 2007, la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscal√≠a encontr√≥ en la vereda Mata de Pl√°tano, del municipio de Sabana de Torres, seis fosas con igual n√ļmero de restos √≥seos que, se presume, podr√≠an corresponder a la masacre.

¬ďEllos vinieron a mostrarnos unos videos donde supuestamente, por informaci√≥n que ten√≠a la Fiscal√≠a y coincidencias con los informes que nosotros mismos hab√≠amos presentado, se asum√≠a que pod√≠an ser los restos de nuestros familiares. Pero nosotros no lo aceptamos sin el respaldo de una prueba cient√≠fica, por eso pedimos las pruebas de ADN¬Ē, explico Jaime Pe√Īa.

Las pruebas se realizaron el 28 de enero de este a√Īo y los familiares est√°n a la espera. ¬ďEl Director de Medicina Legal nos dijo que necesitar√≠an 6 meses para dar los resultados. Lo m√°s cruel es que se cumpli√≥ esa fecha y ya nos dijeron que van a necesitar 6 meses m√°s¬Ē.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad