El reto es satisfacer la nueva demanda de EU | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-26 05:00:00

El reto es satisfacer la nueva demanda de EU

Los efectos de la crisis financiera que azota a Estados Unidos comienzan a sentirse en el comercio.La nación más poderosa del mundo y consumidor número uno de importantes bienes y materias primas empieza a disminuir el tamaño y el ritmo de sus pedidos.
El reto es satisfacer la nueva demanda de EU

Sin embargo, más allá de la tensión mundial de los mercados, la crisis genera nuevas opciones comerciales que podrían favorecer a los productores colombianos.

La disminución del crédito y el miedo al riesgo suponen un cambio en la manera de hacer negocios pasando de las compras en grandes volúmenes a unas en cantidades más pequeñas con proveedores cercanos que garanticen un continuo abastecimiento.

Es decir, el momento de economías como la colombiana que tienen un trato preferencial para ingresar con productos al mercado norteamericano y que, además, están muy cercanas geográficamente al país del norte.

“Hay muchas cadenas de distribuidores que ya no pueden darse el lujo de ir a China y comprar un gran contenedor y dejar sentado el inventario dos o tres meses. Prefieren más bien comprarle a un proveedor más cercano que les puede estar abasteciendo en más corto plazo”, explica el director de Proexport en Estados Unidos, Jaime Echavarría.

El representante del organismo oficial encargado de impulsar las exportaciones hacia ese mercado, explicó que ese reacomodo de la oferta es una de las primeras consecuencias de la crisis financiera y ha sido presionado por la reducción de créditos y el acceso a capital.

“Para nadie es un secreto que oriente ha sido un gran competidor de nosotros y nos ha quitado muchos negocios porque vende más barato. Sin embargo, vende grandes cantidades que se han recortado con la crisis”, señala Echavarría.

De acuerdo con el funcionario, y pese a que se prevé una disminución en las exportaciones no tradicionales colombianas hacia el mercado de EU en 2009, Colombia debe aprovechar las nuevas oportunidades que se abren acomodándose a las nuevas necesidades del mercado.

Dichas exigencias, expresó, se dan en materia de tipo de productos, el ‘delivery time’ (es decir, el llamado plazo de entrega) que necesita el comprador, cómo quiere que se le despache, entre otros. “Hay que escucharlo y reaccionar a ello pero hay posibilidades”, manifestó.

Un mal momento

Jaime Echavarría, director de Proexport en Estados Unidos confirmó que hoy por hoy se nota una disminución en decisiones de compra por parte de los compradores de ese país. “Hay una desaceleración en el mercado americano que no es secreto para nadie”, dijo.

Dicha disminución en los pedidos no ha tocado aún a las materias primas y a los productos básicos que se siguen vendiendo porque “están en un anillo más lejano y no son del consumo inmediato de las personas”.

Sin embargo, otro grupo, el de manufacturas y los alimentos sí han registrado disminución en pedidos pues no son de imperiosa necesidad.

Parte de esa caída en las ventas está directamente relacionada con la revaluación del peso frente al dólar que cambió de tendencia hace apenas tres meses y a la preocupación por la falta de claridad en cuanto a lo que será el futuro del Tratado de Libre Comercio, TLC, entre ambos países, añadió Echavarría.

Para el funcionario, sin embargo, hubo un cambio en la revalorización del dólar y la moneda volvió a recuperar valor frente al euro, la libra y el marco alemán, consideradas monedas fuertes.

“La revalorización del dólar no obedece a un cambio exclusivo de Colombia sino que es un fenómeno mundial que tiene muchas posibilidades de mantenerse.

A corto plazo no se ve que volvamos a niveles de revalorización del peso como teníamos hace unos cuatro o cinco meses. Las proyecciones son que esta tasa se mantenga del orden de $2.100 - $2.200 hasta precios como los que estamos viendo en estos días. Va a ser una tasa estable durante el año entrante”, precisó el representante de Proexport en Estados Unidos.

Echavarría cree que con un dólar en los niveles en que se prevé se va a mantener se pueden lograr importantes negocios, si se tiene en cuenta “que muchos de nuestros empresarios casi se acostumbraron a trabajar a precios de $1.800 - $1.900 por dólar y ahora que han tenido un incremento de un 15% es como si hubieran ganado en eficiencia un 15%”.

Lo que se viene, advirtió, es que los empresarios colombianos van a poder ser más competitivos y pueden bajar un poco más los precios para hacer una oferta más agresiva en ese mercado manteniendo su ganancia en pesos.

Más tiempo: estabilidad

Por otra parte, el hecho de tener un año más de la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y de Erradicación de Drogas, Atpdea, (por sus siglas en inglés), permite a los exportadores ganar en confianza para hacer mejores negocios, aunque sigue haciendo falta un TLC que garantice esas preferencias a un plazo de tiempo más largo.

Aún así, el año más de Atpdea significa la prolongación del ingreso a EU de cerca de 5.600 productos diferentes que no pagan impuestos.

Para el director de Proexport en Estados Unidos, en sectores como el de las  confecciones no se pueden estar haciendo negocios solamente con un horizonte de un año o seis meses. “Eso es lo que ha dificultado que unos contratos importantes no puedan tener un flujo permanente y que las negociaciones se hayan hecho costosas y difíciles”.

Durante los primeros ocho meses de 2008, las exportaciones de productos cobijados con Atpdea a EU alcanzaron un total de US$5.817 millones, es decir, 95% más que lo registrado en el mismo período del año pasado.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad