Una ilusión óptica | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Oct 23 2017
20ºC
Actualizado 09:44 pm

Una ilusión óptica | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-29 05:00:00

Una ilusión óptica

Cuando en las noches de plenilunio contemplamos nuestro hermoso satélite, tenemos la impresión que se desplaza sobre una nube a cierta velocidad, cuando en realidad está quieto pero es la nube la que se mueve dándonos esa ilusión óptica, por el movimiento relativo.
Una ilusión óptica

Este fenómeno dio lugar a un simpático acontecimiento en Málaga hace muchos años. Era un día de mercado, ya en la plaza principal habían instalado los toldos y las gentes bulliciosamente se desplazaban haciendo sus compras, allí estaban las señoras acompañadas de sus empleadas de servicio doméstico provistas de canastos.

Los borricos cargados con víveres procedentes de los campos, las Hermanitas de los Pobres, pidiendo una limosnita para los ancianos, los matarifes recibiendo las carnes llegadas del matadero municipal, las gitanas adivinando la buena ventura, en fin, era el atractivo espectáculo de todos los sábados, que hoy ha sido reemplazado por los supermercados y los mercados cubiertos.

De pronto una persona gritó: “ se está cayendo la torre de iglesia “ y todos los presentes desviaron sus miradas hacia ese sitio y efectivamente vieron que la torre se movía y vino el pánico; salieron corriendo hacia la calle Real y a las esquinas opuestas a la iglesia, muchos no sabían de qué se trataba y alguien añadió: “ deben ser los toros bravos que se escaparon y nos están atacando” y aquello se convirtió en un verdadero caos. Los dueños de los almacenes no se explicaban lo que estaba ocurriendo pero permanecieron en sus sitios esperando a ver en qué paraba todo este movimiento. Finalmente, la plaza quedó silenciosa y sin gentes, los borricos aprovecharon para comerse las lechugas y los perros callejeros felices salieron con sartas de chorizos colgándoles del hocico.

Al no oír ningún ruido que anunciara la caída de la torre, las gentes fueron regresando lenta y cautelosamente, alguien cayó en cuenta del fenómeno óptico por el desplazamiento de la nube y explicó lo ocurrido. Aquello les pareció jocoso como si se tratara de una inocentada y se atacaron de la risa y algunos llegaron a creer que un chistoso hubiera urdido premeditadamente esta broma. Los vendedores encontraron todas las cosas en su sitio hasta el dinero que en la carrera habían dejado abandonado, allí estaban sin que nadie las hubiera tocado.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad