Publicidad
Publicidad
Sáb Sep 24 2016
23ºC
Actualizado 03:38 pm

El desorden cambiario y el pistón fiscal | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-29 05:00:00

El desorden cambiario y el pistón fiscal

El desorden cambiario y el pistón fiscal

A diferencia de la opinión de Juan Camilo Restrepo en su columna en Portafolio,  el mundo pronto verá cómo los gobiernos y bancos centrales de los países ricos cocinarán acuerdos sustanciales para darle un nuevo comienzo a las paridades cambiarias entre el dólar, el euro, el yen, otras divisas de “países emergentes” y, eventualmente, el yuan chino. Será un nuevo trato para mantener el dólar como la moneda internacional dominante. Más allá de las medidas de urgencia inmediata, la salida estructural al desorden cambiario actual causado por la crisis de confianza en las instituciones financieras deberá incluir varias promesas y compromisos:

La promesa gringa de empujar en el Congreso una fuerte reforma fiscal y un aumento de impuestos, apenas pase la recesión que ya se vino encima, para reducir la fuerza del déficit fiscal histórico en E.U.

El compromiso asiático y del Medio Oriente de propiciar un aumento del consumo privado mediante dispositivos crediticios y fiscales, orientado a disminuir el déficit externo histórico en E.U. La revaluación del yuan y la reforma del régimen cambiario chino. Este realineamiento cambiario provocaría un movimiento en igual dirección de las divisas de los países “emergentes” del este asiático. El compromiso de las naciones de la zona euro de aplicar políticas expansivas de la demanda interna.

El compromiso de los países ricos de darle al F.M.I. la fuerza institucional y financiera para ser, otra vez, árbitro y proveedor de fondos para sanear la situación financiera y macroeconómica de los países golpeados por esta crisis.

Para la puesta en marcha de este nuevo trato no existe una autoridad mundial o un mecanismo de coordinación que ya haya sido puesto a prueba. Pero existe un sentido de urgencia en los gobernantes. Aparecerá una nueva plataforma institucional para administrar la volatilidad cambiaria y financiera y para enfrentar la recesión de la economía global.

En América Latina, Brasil y Méjico serán actores de cierta importancia. Chile estará en segunda fila. Argentina y Venezuela la verán negra. Colombia tiene fortalezas internas pero será actor de reparto.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad