Publicidad
Publicidad
Vie Sep 30 2016
0ºC
Actualizado 04:57 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-30 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Como una sanción civil quiero lanzar el concurso ¨El funcionario publico más ineficiente¨, con dos condiciones para el voto: que no se diga el nombre sino el cargo y la entidad, y se expliquen las razones de la postulación. Mi primer candidato: la Directora de Transito de Bucaramanga; motivos: el desorden en nuestras vías, los trancones diarios, los buses y taxis paran en cualquier sitio, las motos infringen todas las normas de transito, la ausencia de los alféreces cuando se requieren para solucionar problemas, errores en la contratación del personal ya que no se hace el examen visual, por eso no ven lo que pasa en nuestras calles. El concurso queda abierto, se oyen propuestas.

Iván Ardila Gomez


El Watergate colombiano

Hace pocas horas la directora del DAS, María del Pilar Hurtado, confirmó las denuncias del senador del Polo Democrático Gustavo Petro, la funcionaria explicó que la orden de seguimiento al legislador la hizo un funcionario que asumió esta empresa sin la autorización del DAS y menos bajo ordenes del presidente Álvaro Uribe.

Este caso recuerda uno de los escándalos políticos más recordados en la historia de E.U. en la década de los 70, que involucró al presidente Nixon en la interceptación telefónica y el seguimiento ilegal a las actividades de sus opositores.

La prensa y la opinión publica norteamericana rechazaron la conducta del mandatario por impropia de una democracia y una vergüenza para el país.

El seguimiento a Petro y a las actividades de su partido el PDA, es un pésimo mensaje para la democracia y genera serias dudas a nivel internacional, mas aun cuando conocemos el carácter y la importancia que el gobierno Uribe le ha dado a autoridad pues con autoridad se le quiebra el lomo a las huelgas como la de Asonal Judicial y la de los corteros de caña, con la autoridad que reprime y se estigmatiza a nuestros miserables y expoliados nativos, con esa autoridad se espera que el Presidente tome cartas en el asunto y depure a sus funcionarios que combinan todas las formas de lucha para desacreditar a la oposición y se burlan de las reglas de juego de la democracia, pues nos negamos a creer que el Presidente no garantice los principios elementales del Estado Social de Derecho, donde el Estado y sus representantes son los llamados a configurar una moral en su proceder que deslegitime a los corruptos y a los violentos.

¿Cómo es posible que ocurran sucesos tan lamentables como el seguimiento ilegal de un opositor político? la política de seguridad democrática debe propender porque no se vulneren las prebendas constitucionales del pensamiento diferente, eso denota madurez y grandeza, es la manifestación más refinada de libertad y la guía para la reconciliación de nuestra patria.

Halinisky Sanchez M.


¿Qué pasa, señor Presidente?

De un tiempo acá la tranquilidad del país se ha visto deteriorada por los paros, huelgas o ceses en distintas empresas, situación confusa a la que se le agregan los movimientos indígenas que han dejado muertos y heridos, lamentables hechos pues allí donde la vida se ve amenazada y de parte y parte hay víctimas, la seguridad democrática se está desmoronando.

Ante una situación que cada día se hace más complicada, los del común nos preguntamos ¿Qué está pasando, señor Presidente?
En su columna semanal, Eduardo Muñoz trae una serie de circunstancias a las que se debe en parte la caótica situación por la que atraviesa el país, que seguramente el gobierno no aceptará como valederas, por la costumbre que ahora hace carrera de que sólo el gobierno tiene la razón y la verdad.

El gobierno dice no tener recursos para cumplir sus obligaciones consagradas por la ley y deja mal ejemplo al no cumplir lo que el mismo ha ordenado. Por otro lado, el desacertado manejo de la economía, como lo afirma el columnista, con innumerables exenciones a los grandes capitalistas y los pobres que paguen más impuestos y se aprieten la correa, ha agrandado la brecha entre ricos y pobres.

Los ministros dan la impresión de ser grandes empresarios que están llenando de plumas suaves el colchón de sus haberes para que al salir del ministerio gocen de las prebendas que ellos mismos crearon.

El sindicalismo está en pie de lucha, así  se palpa y a esta coyuntura se suma el movimiento indígena, que algunos creen no tener importancia, porque soslayan o no quieren recordar la historia y las consecuencias de algunas vecindades en América muy parecidas a lo que se está gestando en Colombia.

Todo esto preocupa  porque la desestabilización del Estado se nota y más cuando se quiere imponer todo por la fuerza, sin usar los cominos del diálogo y la concertación y si los enemigos de la paz incitan al desorden, la suma de ello puede llevarnos por caminos peligrosos.

La cordura por encima del orgullo y la soberbia. Siempre será mejor un aparente mal arreglo que un buen  pleito.

Tobías Herrera Méndez

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad