¿Me voy o no me voy de la casa? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-31 05:00:00

¿Me voy o no me voy de la casa?

Los jóvenes ahora lo piensan dos veces para armar maletas y salir de la casa paterna.Muchas veces no es cuestión de los padres que quieren retener a sus hijos, pues son ellos mismos los que toman la decisión de quedarse en casa y evitarse dolores de cabeza.
¿Me voy o no me voy de la casa?

Aunque muchos quieren esa anhelada independencia, prefieren aprovechar el dinero de su sueldo para pagar uno o dos recibos de la casa, y disfrutar el resto de ese dinero en viajes con su pareja y una verdadera vida social.

Salir de casa cada vez se hace más lejano, incluso en avanzadas edades como después de los 30, ya sea por cuestiones económicas o porque ellos no quieren asumir responsabilidades.

Y aunque usted crea que es sólo en Colombia, en Latinoamérica y en Europa se ha retardado más ese proceso.

Quienes salen de su casa a temprana edad son los jóvenes que deciden ir en busca de estudios superiores.

¿Y usted, está en esa etapa precoz, puntual o tardía para irse de casa?

LA VOZ DEL EXPERTO
Lizardo ‘Chalo’ Flórez / Sociólogo

“La situación económica es la que no ha posibilitado que los jóvenes hagan ese salto a los 18 años, es la cultura socioeconómica la que los amarra más a la casa. Pienso que si tuvieran las condiciones sería más temprano ese proceso. Por eso los jóvenes incluso están haciendo cuarto en casa de los padres, creando otros núcleos familiares dentro de la casa paterna. Pero no es sólo en Colombia, ya que Latinoamérica está supeditada por ese fenómeno de la crisis financiera.

Se puede decir que en el primer mundo, las condiciones económicas son más viables, se encuentra trabajo más fácil, se organizan más rápido las parejas, sin importar trabajos de bajo perfil mientras van ascendiendo a escala.

Influyen también factores como la tradición o crianza conservadora en el sentido moral por parte de sus familias, que buscan la unión”.

LA VOZ DEL EXPERTO
Paloma Bahamón / Socióloga

“Conozco profesionales mayores de 40 años a quienes sus padres controlan como a niños chiquitos y conozco adolescentes que aún viven en su casa familiar pero tienen mucha iniciativa, proyectos propios, toman decisiones y aportan a su entorno. Conozco personas que ni son capaces de manejar su vida pero viven como parásitos de sus padres y ellos ‘dependen’ emocionalmente de sus hijos y no son capaces de reclamarles ayuda.
Creo que en Colombia se está dando mucho últimamente el primer y el último caso.

Los factores son una combinación de falta de horizontes laborales y económicos con procesos educativos fallidos en lo que atañe a promover la autonomía personal.
En términos generales a los colombianos no nos educan para la libertad. Eso no sólo se traduce en la compleja situación política y de orden público, fruto de la incapacidad de la ciudadanía para ser propositiva y con claridad de sus derechos, sino que en nuestra vida cotidiana muchas veces asumimos el mismo esquema”.

preguntas y respuestas
Carlos Mahecha / sicólogo

¿Cómo se está dando ese sentido de independencia en los jóvenes colombianos?
“En ciudades intermedias hay muchachos escolarizados con acceso a la universidad. Un buen porcentaje de Bucaramanga, Manizales, buscan las ciudades capitales grandes del país como Bogotá para estudiar, ellos salen a los 17 o 18 años de sus casas para estudiar lejos de sus padres.

En ciudades pequeñas buscan ciudades intermedias como se ve con gente de Pamplona, Barranca, que viene a estudiar en Bucaramanga.
Se puede decir que están saliendo muy jóvenes, para lograr entre comillas una independencia pero siguen bajo los parámetros de los padres y su dependencia económica.
Pero están también los muchachos que incluso llegan a los 24 años en su casa, hasta cuando terminan la vida profesional.

¿Cuándo se puede decir que es precoz esa independencia?
Cuando los chicos consiguen pareja y quieren independizarse a edades muy tempranas. El joven no ha logrado su independencia económica y ya quiere una vida en pareja, pero no logra defenderse por sí mismo en todas sus áreas, incluso en la emocional.
El joven piensa que a los 17 años puede responder incluso por su vida sexual cuando así no lo es.
No están preparados para asumir una familia, asumir hijos. Influye mucho la madurez psicoafectiva.

¿Cuándo es puntual lograr una independencia personal?
A nivel de psicología, una persona es madura cuando es autónoma, cuando logra desprenderse de su egoísmo y su egocentrismo, para empezar a entender que el grupo es importante. Esa  madurez se logra cuando se entiende que pertenecemos a una comunidad.
En el momento en que yo me entiendo ciudadano, que logro entender que soy parte de un sistema, estoy preparado para asumir la independencia. se da entre los 21 y 25 años”.

¿Cuándo es tardía esa independencia?
“Muchas personas que cumplen los 25 no logran la autonomía, incluso llegan a los 40 y son irresponsables, no se consideran ciudadano, no piensan en colectivo. Cuando la persona está en los 29 años y no ha logrado su independencia económica, afectiva, sigue viviendo de sus padres, es tardía”.

La búsqueda de independencia en el mundo

El primer trabajo es un empujón para irse de casa en Alemania, pero en primer lugar está el matrimonio. En segundo lugar está la búsqueda de estudios superiores.

Un estudio determinó que los jóvenes del sur de Europa se van más de la casa por motivos maritales, que los jóvenes del norte de Europa, que lo hacen por motivos ajenos al matrimonio.

Un estudió reveló en España que los jóvenes después de los 30 años empiezan a lograr su propia independencia, ya que necesitan de estabilidad laboral, financiera, una casa, una pareja. El 33,6% de los jóvenes de entre 25 y 29 años se ha independizado y, de ellos, el 70% vive con su pareja.

En Chile subieron las cifras en un 41% de los jóvenes que después de terminar sus estudios siguen viviendo con sus padres, a pesar de recibir una buena remuneración. Más del 10 por ciento del sueldo se les va sólo en pagar Internet porque el resto se va en sus gustos personales.

En Italia, según el Instituto Nacional de Estadísticas de ese país, los llamados “mammoni” (hombres que aún no abandonan el hogar paterno) alcanzan al 70% del grupo entre los 18 y 30 años.

En Portugal, la cifra alcanza al 78% y, en Francia, el 26% de los hombres y el 13% de las mujeres entre 25 a 29 años sigue viviendo con su familia.
En Estados Unidos, el 18% de los hombres y 14% de las mujeres, de entre 25 y 29 años viven con sus padres.

“Las culturas anglosajonas fomentan más la autonomía pero infortunadamente también el desarraigo. Nosotros en cambio, confundimos cariño con dependencia”: Paloma Bahamón, socióloga

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad