Publicidad
Publicidad
Mié Sep 28 2016
22ºC
Actualizado 03:35 pm

Democracia y reelección | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-02 05:00:00

Democracia y reelección

Democracia y reelección

En una sociedad democrática, es el pueblo soberano quien debe escoger libremente a quienes lo gobiernen y representen.

Sin embargo, para evitar hegemonías, abusos de poder y conciliábulos, es democráticamente conveniente que en la Constitución se establezcan algunas limitaciones para la reelección que se apliquen a todos. Tales límites y reglamentaciones deben cobijar no solamente a Presidentes, gobernadores y alcaldes, sino a todos los demás cargos de elección popular.

Dentro de nuestra realidad y estructuras políticas, el límite de dos períodos consecutivos es conveniente para todos y debería incluirse en la reforma constitucional que se cocina en el Congreso, englobando a todos los cargos de elección popular y añadiendo que un candidato que haya ejercido por más de un periodo tales cargos, si quiere ser reelegido (sin limite de veces), debe esperar para presentarse un intervalo igual al número de años que los haya ejercido. En el caso del presidente Uribe, él no podría presentarse sino hasta el 2018, después de un intervalo de 8 años.

Para los actuales Congresistas, diputados y concejales (muchos de ellos eternizados en dichos cargos), como una medida transitoria, se les podría permitir la reelección por otro período, pero para volverse a presentar deberían dejar un intervalo igual a los años pasados en dichas corporaciones. Esta sería una medida equilibrada de renovación política.

En la elección pasada me opuse, no a la reelección en sí misma, sino por razones de conveniencia y oportunidad a la reelección de Uribe, a quien sigo respetando y admirando, dentro de una posición crítica, como uribista que soy de primera generación.

Y, considerados en retrospectiva, me parece que los hechos me han dado la razón.

Consideré que el fracaso del Referendo debido a los avatares de la democracia electorera haría caer a nuestro Presidente, como ha sucedido, atrapado en las redes de una clase política en su mayoría corrupta, a callar su énfasis y amainar en la lucha contra la corrupción y la politiquería, alimentadas por un Legislativo indigno.

Sería insano desconocer sus enormes logros en la seguridad democrática y en recobrar la confianza en el país y la fe inversionista, no así en la disminución de las desigualdades y la creación de empleo productivo y digno, como lo está demostrando la actual agitación social, caldo de cultivo de fuerzas oscuras.

Pasados ocho años, curado de su stress, un Uribe abuelo, más maduro, calmado, descansado y liberado de la cárcel de los politiqueros, será probablemente la mejor opción. Para ello hay tiempo.
    
Por lo tanto, el proyecto de referendo popular, una vez aprobada a través del Congreso la reforma constitucional propuesta, debe terminar en el cajón de la basura.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad