Publicidad
Publicidad
Mié Sep 28 2016
20ºC
Actualizado 06:37 pm

En las entra√Īas de un ni√Īo ¬ďvillano¬Ē | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-02 05:00:00

En las entra√Īas de un ni√Īo ¬ďvillano¬Ē

Marina se enter√≥ de la muerte de su hijo menor, √ďscar*, mientras estaba en la c√°rcel. Durante cinco a√Īos permaneci√≥ en el Centro de Resocializaci√≥n de Mujeres de Chimit√°, condenada por el delito de concierto para delinquir.
En las entra√Īas de un ni√Īo ¬ďvillano¬Ē

Ya había firmado su orden de libertad y sólo esperaba que se hiciera efectiva para que estuviera de nuevo en su casa.
Le urgía volver.

Su hijo √ďscar reci√©n sal√≠a de Hogares Claret, donde estuvo detenido por asalto a mano armada y participaci√≥n en un tiroteo contra la Polic√≠a, en el norte de la ciudad.

En este suceso falleci√≥ una ni√Īa de 8 a√Īos. La culpa recay√≥ sobre √ďscar.
Su hijo, su ¬ďbeb√©¬Ē como ella lo llama a√ļn, era apodado ¬ďel terror del norte¬Ē.
Y ella quería salvarlo de la mala suerte que parecía perseguir a la familia.

Dos a√Īos antes, Marina perdi√≥ a sus dos hijos mayores, tambi√©n en forma violenta.
Una de sus hijas, abandonó su casa para huir de la violencia que azotaba a la familia.
Había sufrido en el 2006 un atentado contra su vida. Era una de las testigos de la muerte de otro de sus hermanos.
A su esposo lo asesinaron también, por motivos desconocidos.

¬ďUsualmente, los j√≥venes que degeneran en una espiral de violencia, son hijos de esta misma, porque han sido testigos de muertes o delitos dentro de su propia familia¬Ē, se√Īala Augusto S√°nchez Lizarazu, soci√≥logo especialista en investigaci√≥n social de la Universidad Nacional.¬†¬† ¬†
√ďscar, despu√©s de salir de la correccional, le prometi√≥ a su mam√° que se alejar√≠a de la delincuencia.
Para empezar una nueva vida, convivía con su hermana.

Marina lo inst√≥ a tomar esta decisi√≥n: ¬ďSi usted va a seguir en esos pasos, yo me hago trasladar, beb√©¬Ē.
Sin embargo, una habitante del barrio Esperanza I tiene otra versión.
¬ď√Čl¬† se fue porque aqu√≠ lo estaban buscando; hab√≠a matado a otro tipo cuando sali√≥ de la correccional y se la ten√≠an sentenciada¬Ē.
La mujer prefirió mantener oculta su identidad.

Antes de salvarse de la suerte que corrieron sus hermanos, o de intentarlo, al menos, fue asesinado.
A √ďscar le dispararon el 28 de junio de este a√Īo por dos sujetos que le dispararon desde una moto.
Murió en el acto.

Después de la cárcel

Cuando Marina recibió la noticia en la cárcel, no lo podía creer: perdía ya a su tercer hijo.

¬ďEl muchacho que me mat√≥ a Ra√ļl* me visit√≥ un d√≠a en la c√°rcel y me pidi√≥ que lo perdonara, que no me quer√≠a matar a mi hijo, que a √©l le hab√≠an dado un rev√≥lver, una muda de ropa y quinientos mil pesos para que lo matara, pero nunca me quiso decir por qu√©¬Ē, asegura Marina.

Hace 20 días ella salió de la cárcel. Es una mujer delgada y menuda.

Durante algunos meses después de la muerte de su hijo menor, no paraba de llorar de manera histérica.  

Ya en su casa, recrea lo sucedido una y otra vez. No se niega a su responsabilidad. ¬ďDesde que yo comet√≠ mi error, desde que yo ca√≠ en la c√°rcel, la vida de mis hijos se destruy√≥¬Ē, dice.

Pasa los días con sus nietos y una de sus hijas y asiste a un curso de Fome.
¬ďLo √ļnico que yo quiero saber es por qu√© me mataron a mis hijos, por qu√© me los acabaron a todos¬Ē.
    
El comienzo

Con Marina en la c√°rcel, Ra√ļl se convirti√≥ en el ¬ďhombre¬Ē de la casa.
¬ď√Čl se gan√≥ un respeto muy grande con todos en la casa, hasta con los compa√Īeros de mis hijas¬Ē, cuenta.

Era un joven serio, de pocas palabras. Su hermana dice que no consumía drogas, que no bebía ni cometía delitos.  
Incluso antes de morir, se comprometi√≥ con su mam√° para pintar su casa. ¬ďMe la iba a pintar bien poporra¬Ē.

Una mujer que les vendió ropa escogida por catálogo durante una década, asegura que era muy buen cliente y que si se atrasaba con sus cuotas, daba la cara.
¬ď√Čl me dec√≠a ¬ĎMita, yo le pago la otra semana¬í y trabajaba duro en zapater√≠a para tener sus cositas¬Ē.
Los tres hermanos trabajaron en una zapater√≠a del ex compa√Īero de Marina.

¬ďS√≥lo √ďscar tuvo un problema una vez. Me cont√≥ que el jefe no le pagaba la quincena y que se iba a ir a pelear con √©l. Le dije que no lo hiciera, que yo hablaba con √©l¬Ē.

Ella asegura que √ďscar no ten√≠a un temperamento violento.
Su afici√≥n, desde ni√Īo, fueron las aves. Aunque refunfu√Īaba, obedec√≠a a su hermano mayor.

¬ď√Čl a veces me dec√≠a ¬Ďmam√°, yo le pegu√© a √ďscar porque √©l se va por ah√≠ a pajarear y llega tarde¬í. Entonces yo llamaba ¬Ďqu√© pasa mano¬í¬Ē.
Cuando el trabajo como zapatero escaseaba, Ra√ļl cargaba canastos en la plaza o se ocupaba como ayudante de construcci√≥n. Los fines de semana Edgar acud√≠a a las minitecas que se organizaban en un local de San Andresito La Rosita. Le fascinaba la m√ļsica.

Aunque estos eventos fueron conocidos por la violencia de los participantes, la hermana asegura que  nunca tuvo problemas en la miniteca.
A los tres hermanos les gustaba el f√ļtbol y a pesar de las dificultades econ√≥micas, les gustaba¬† vestirse seg√ļn la moda: cadenas de fantas√≠a, anillos, gorra y usaban la ropa una talla m√°s grande.

La mujer que le vend√≠a ropa asegura que ¬ďen estos barrios vestirse bien, usar zapatos bonitos, ponerse cadena, genera la envidia de los dem√°s¬Ē. ¬†
Seg√ļn la mujer, esa podr√≠a ser la raz√≥n del asesinato. Ella tambi√©n sufri√≥ la muerte de su hijo por celos de sus amigos.

¬ďEstaba parado en la cancha, estaba hablando conmigo por tel√©fono. Tan pronto colgamos lo mataron. Le estaba comprando un pantal√≥n a una muchacha. Estaba volteadito de espalda, sin camisa, en una bermuda, cuando el tipo le dispar√≥ en la cabeza¬Ē.
La mujer presenció el asesinato de su hermano mayor e identificó al asesino.

¬ďElla sigui√≥ a ¬ĎLuisao¬í ¬Ėel asesino-¬† hasta m√°s arriba de la cancha, por eso fue que unos d√≠as despu√©s, √©l la busc√≥ y le hizo dos tiros que le pasaron rozando la cabeza¬Ē.

Pero se salv√≥ y huy√≥ del barrio. √ďscar se qued√≥.
Jes√ļs Rodr√≠guez, ¬ĎLuisao¬í, fue capturado despu√©s acusado de otro delito y asesinado una vez estuvo libre.
Ra√ļl muri√≥ a los 18 a√Īos. √ďscar ten√≠a 16.

Despu√©s su muerte, Agust√≠n, el mayor delos tres, manifest√≥ su depresi√≥n, mientras que √ďscar se sent√≠a perdido, obsesionado con la muerte de su hermano.
¬ďPero ellos nunca hablaron de tomar venganza, nunca¬Ē, asegura Marina.

Tim

La primera muerte sucedi√≥ el 18 de diciembre de 2005. Menos de un a√Īo despu√©s fue asesinado Agust√≠n: el 30 de octubre de 2006.

Agust√≠n, seg√ļn el relato de su hermana, de la mujer que le vend√≠a ropa y de Luz Marina, ten√≠a un temperamento tranquilo.

Agustín había tenido un amor, pero en el momento de su muerte estaba solo. Su situación económica era complicada. En general, la de toda la familia lo era.
¬ď√ďscar me dec√≠a ¬Ďmam√°, pobres nacimos y pobres vamos a morir¬í. Cuando mataron a su hermano, √©l le perdi√≥ el inter√©s a seguir estudiando, le perdi√≥ inter√©s a todo, cuenta Marina.

¬ďA Agust√≠n dicen que me lo mataron Las √Āguilas Negras ah√≠ en la plaza. Se estaba tomando un salpic√≥n y unos bu√Īuelos¬Ē.

Nadie en la familia instauró una demanda. Tampoco las autoridades iniciaron una investigación.

Seg√ļn la oficina de prensa de la Fiscal√≠a General de la Naci√≥n, los casos de estos j√≥venes no aparecen en los sistemas de informaci√≥n del organismo judicial.
Los asesinatos sucedieron a pleno d√≠a en lugares p√ļblicos.

La otra cara

Una versi√≥n extraoficial de un agente de polic√≠a que patrulla la zona norte de la ciudad, asegura que antes de su muerte, √ďscar ¬ďya se hab√≠a cargado a dos¬Ē.
El prontuario era extenso y complicado.

En febrero de 2007 fue acusado de disparar contra una ni√Īa de ocho a√Īos en medio de un intercambio de balas. Pero su familia asegura que no ten√≠a armas.
En marzo 6 de ese mismo a√Īo, √ďscar fue capturado mientras atracaba a un taxista.

¬ďEl arma era de juguete. √Čl y un amigo se subieron y amenazaron al taxista, pero √©ste llam√≥ a la Polic√≠a¬Ē, se√Īala la hermana del joven.
√ďscar fue internado en Hogares Claret. Ten√≠a 16 a√Īos. El 30 de agosto se fug√≥.

¬ďMi hija me llam√≥ y me dijo ¬Ďmam√°, imag√≠nese que √ďscar est√° aqu√≠ en la casa¬í. √Čl me dec√≠a que estaba aburrido porque no lo dejaban venir a visitarme con frecuencia. Yo lo rega√Ī√© y le ped√≠ que por favor no me decepcionara¬Ē.

Once días después fue recapturado. Purgó su condena en Hogares Claret y el 1 de junio firmó un pacto con las autoridades en el cual se comprometió a dejar de delinquir.

Un mes después, lo mataron. Tampoco se supo quién fue.

¬ď¬ŅPor qu√© va a quedar impune la muerte de mis hijos?¬Ē.
Ella fue padre y madre para sus hijos. A los siete meses del nacimiento del primero de sus hijos, Jos√© la abandon√≥ y el padre de √ďscar estaba en la c√°rcel en el momento en que naci√≥.

Con el tiempo volvería a verlo. Sostuvo una buena relación con él.

Ninguno ten√≠a novia. A ninguno lo hab√≠an amenazado jam√°s, seg√ļn su familia.

Marina espera alguna pista que le indique por qué sus errores se convirtieron en una marca fatal para su familia.
Lo √ļnico que le queda son las fotos de sus tres hijos, que tiene colgadas por toda la casa. ¬†¬† ¬†

*Nombres cambiados.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad