No ha parado la tormenta | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Ene 17 2018
19ºC
Actualizado 10:00 pm

No ha parado la tormenta | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-02 05:00:00

No ha parado la tormenta

Las cosas parecen a veces mejorar y a veces empeorar. El viernes, la bolsa en Estados Unidos tuvo visos de recuperación; en Europa igual, y en Colombia el Igbc se ubicó en 7.226,03 unidades, presentando algo de recuperación.
No ha parado la tormenta

Parece que llegó la calma, pero en opinión de los expertos, el mundo no se puede hacer ilusiones, pues las cosas pueden cambiar en cualquier momento. Y más que sentarse a celebrar que los mercados parecen estar recuperándose, es mejor comenzar a tomar medidas para los momentos que puedan venir.

Sin celebraciones

Para el ex ministro Juan Camilo Restrepo,  la crisis en Estados Unidos durará, al menos, año y medio más. “Las medidas más recientes tomadas por la Reserva Federal ayudan, pero va a venir un período muy pobre en crecimiento, con todo lo que eso conlleva”, dijo.

Para el catedrático Eduardo Sarmiento, la crisis no se ha resuelto con los recientes incrementos en la bolsa, pues la recuperación es muy poca. “La crisis ya se volvió real y Estados Unidos entró en recesión. El PIB decreció, el consumo decayó un 3%, la inversión 1%”, anotó.

Según Sarmiento, la medida de la Reserva Federal de bajar las tasas es apenas “un pañito de agua tibia”. Para el analista, efectivamente se aumenta la liquidez, lo que lleva a la recuperación de la bolsa, pero el problema estructural sigue.

“No hay que hacer fiesta. La recuperación de la bolsa es mínima frente a una pérdida que en el año va en el 30%”, añadió.

Efectivamente para el departamento de investigaciones de Corficolombiana, las expectativas no deben ser altas.

“Consideramos que dadas las condiciones actuales es poco probable que se presente una recuperación importante en el precio de las acciones locales. Si bien es cierto que en Corficolombiana estimamos que existen acciones que se encuentran sustancialmente por debajo de lo que podría considerarse un valor justo, en la medida en que persistan las condiciones actuales, es poco probable que estos títulos se acerquen a precios que estén más acordes con la capacidad de generar caja de las empresas a futuro”, explicaron.

Édgar Jiménez, Analista de Corredores asociados, también coincide en que el mundo no debe hacerse ilusiones con que lo peor pasó. “Estamos llegando a un punto donde se dará una pausa en las grandes caídas, quizá en una o dos semanas. La volatilidad seguirá siendo la constante”, aseguró.
Julián Cárdenas, también de Corredores Asociados, cree que no habrá “luz al final del túnel” hasta que no se restablezca la seguridad entre los actores de los mercados globales.

“La confianza está resquebrajada y el suministro de crédito en Estados Unidos, incluso dentro los propios bancos, está costoso y restringido. Hasta que eso no cambie y se reduzca el costo del dinero para las transacciones de corto plazo, esto no va a salir adelante”, dijo.

Incluso, un informe de la entidad asegura que “el cierre de los mercados accionarios en Estados Unidos deja ver la posibilidad de que los inversionistas estén con una mayor confianza para invertir, por lo que ya muchos hablan de haber encontrado un piso para las desvalorizaciones de la bolsa.  Esto no quiere decir que la volatilidad no vaya a continuar, y por el contrario, se espera que en la medida en que los datos generen sorpresas, la reacción de las bolsas va a llevar a un aumento en la volatilidad de las negociaciones”.

Daniel Ignacio Niño, analista de Bancolombia, también cree que las cosas durarán. “Los datos macroeconómicos de los principales centros financieros y más importantes economías, pusieron de manifiesto que el punto de partida de la actividad, para enfrentar la crisis de septiembre y octubre, es más bajo de lo anticipado, lo que genera un fuerte sesgo hacia una mayor duración y profundidad de la crisis”.

De acuerdo con Niño, los datos esperados para el crecimiento mundial, apoyados por el esperado contrapeso de los países emergentes, han sido también puestos en capilla por el altísimo contagio financiero observado en Rusia, Brasil, México, Corea del Sur, y que ha afectado la confianza que había respecto a China e India.

“Aunque muchos analistas cuestionan si los mercados no se fueron de largo por pánico o si los mercados no han perdido algo de perspectiva del panorama global, todo indica que, al igual que en los países desarrollados, el mundo no será igual para los países en desarrollo. En ese sentido, a estas alturas se hacen listas de cuáles países en desarrollo serán las victimas reales esperadas en los próximos meses. No estar en ellas es afortunado, aunque nadie quiere sentirse confortado por ello y se requiere creatividad y proactividad de las autoridades para no dar espacio a cualquier crisis de confianza”, agregó.

Para el departamento de investigaciones del Banco de Bogotá, definitivamente hay que esperar. “Sin duda alguna, las diversas intervenciones de política que incluyen la reducción de la tasa de interés de la Reserva Federal, el esfuerzo coordinado de recorte de tasas de interés por parte de diferentes bancos centrales en el mundo y la creación de al menos seis programas de financiación en Estados Unidos para ampliar los canales de crédito, ayudarán a restablecer la confianza en los mercados financieros en el corto plazo. No obstante, el reestablecimiento de la confianza en las entidades financieras y el fortalecimiento en la actividad económica real serán de una manera más gradual”.

El departamento de Investigaciones de esa entidad asegura que será importante realizar la implementación de medidas crediticias no convencionales para inyectar con mucha más fuerza liquidez a los mercados financieros globales. Por supuesto, “también será relevante el papel que desempeñe la política fiscal (deducción de impuestos y ampliación de gasto público) para alivianar la presión de la crisis financiera sobre el consumo de los hogares y evitar una mayor expansión de los efectos de las restricciones crediticias en la trayectoria de la producción”.
Hasta entonces, no hay más salida que esperar.

Las medidas

Esta semana se caracterizó por el importante número de medidas que implementó la Reserva Federal (FED) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para controlar la crisis de crédito global. Por una parte, la FED comenzó su programa para la compra directa de papeles comerciales (deuda de compañías del sector real) con vencimientos a noventa días (Commercial paper funding facility – CPFF), en un esfuerzo sin antecedentes para ampliar la oferta de crédito y suavizar el “credit cruch” que se presentó tras la quiebra de Lehman Brothers.

Hasta el momento, un gran número de empresas reconocidas a nivel internacional como General Electric Co, Morgan Stanley y American Express se han inscrito en el programa. La tasa de financiación establecida es de 3.88%, valor que estarían dispuestas a pagar las compañías ante la baja demanda de los inversionistas por este tipo de activos.

Así mismo y por decisión unánime, el día miércoles la FED decidió realizar un recorte en la tasa de interés de 50pb a 1%, con el fin de evitar una mayor desaceleración en el ritmo de la actividad en Estados Unidos, cuya contracción para el tercer trimestre del año fue de 0.3%. Adicionalmente, la institución acordó suministrar a través del mercado swap USD30 mil millones a cada uno de los bancos centrales de Brasil, México, Corea del Sur y Singapur, con el fin de facilitar la financiación en dólares de algunos países emergentes que han enfrentado problemas de liquidez en el último mes.

En línea con las nuevas herramientas implementadas por la Reserva Federal, el Fondo Monetario Internacional realizó un préstamo por USD16,500 millones a Ucrania y concertó elaborar un paquete de financiación para Hungría que será conocido en las próximas semanas. A su vez, la entidad multilateral anunció la creación de una línea de financiación de corto plazo (Short term liquidity facility - SLF) por USD100 mil millones para facilitar los canales de crédito de los mercados emergentes y disminuir la aversión al riesgo de los inversionistas que generó una importante devaluación en dichas monedas.

En la publicación la entidad subrayó que los préstamos no tienen condiciones anexas y que serán aprobados con rapidez para evitar un mayor contagio de la crisis bancaria.

A estas agresivas medidas, se le suma el recorte de la tasa de interés en Japón de 20pb a 0.3% y las posibles reducciones en tasa que realizarían en la próxima semana el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco Central de Inglaterra (BCI). Específicamente, el mercado espera una reducción de la tasa de interés del BCE de 3.75% a 3.25% y del BCI de 4.5% a 4%

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad