Nuestros carros de fuego | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-18 05:00:00

Nuestros carros de fuego

En Colombia, la interminable sucesi√≥n de noticias extraordinarias no ha permitido comentar un acontecimiento sin antecedentes en nuestra historia deportiva: el considerable n√ļmero de atletas que logr√≥ superar el tiempo m√≠nimo exigido por el Comit√© Ol√≠mpico Internacional para participar en los Juegos Ol√≠mpicos que se celebrar√°n en Beijing.
Nuestros carros de fuego

Hasta hace algunos a√Īos pensar que un n√ļmero tan considerable de deportistas pudiera desfilar en la m√°s importante justa deportiva mundial tras el tricolor nacional, era solo un anhelo. Hoy es una realidad y debemos analizar sus causas.

La razón de tal logro es haber podido darle al deporte solidez en su infraestructura tanto la económica, como la administrativa y estratégica.

Para¬† ello hubo que llevar a cabo, sin desmayo, una paciente labor durante m√°s de 10 a√Īos, lapso durante el cual el Comit√© Ol√≠mpico Colombiano consigui√≥, entre otros,¬† que el gobierno nacional considerara que el deporte es un gasto p√ļblico social, que se le adjudicara un porcentaje de los ingresos por concepto de impuestos sobre la telefon√≠a m√≥vil, que se contrataran entrenadores extranjeros, que se cambiara el aspecto metodol√≥gico, que se le hiciera un permanente seguimiento al trabajo de los deportistas descollantes, que los atletas pudieran competir durante todo el ciclo y que se trazaran etapas de superaci√≥n y logros que se hicieron evidentes en los resultados positivos logrados en los Juegos Deportivos Bolivarianos, en los Centroamericanos y del Caribe y en los Panamericanos.

No ha habido improvisación, ha primado la constancia y la disciplina.

Lo logrado es un hito en la historia de nuestro país y hoy, con orgullo, Colombia aspira a conseguir medallas en deportes tales como las pesas, el boxeo, el tiro con arco, el taekwondo y el ciclismo.

Lo hecho a nivel deportivo es de imitar en otros frentes y una vez más se pone en evidencia que cuando algo se administra como una empresa, se encuentra a un líder que convoque, tenga eco y de ejemplo de constancia y disciplina, se obtienen resultados.

El lapso que lleva en la presidencia del Comité Olímpico Colombiano el ayer medallista en esquí acuático, Andrés Botero, quien como deportista activo fue víctima de la improvisación que reinaba y de la limosna que había que pedir, fue fundamental para que al llegar al máximo órgano del deporte nacional, supiera que era lo que había que cambiar y lograr.

Ojalá muchas noticias positivas como esta pudiéramos dar a nuestros lectores.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad