Publicidad
Publicidad
Dom Sep 25 2016
18ºC
Actualizado 06:16 pm

Saber perder | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-06 05:00:00

Saber perder

Una de las lecciones que dejan los recientes comicios electorales de los Estados Unidos es la siguiente: aprender a perder.
Saber perder

Recién se enteró de los resultados adversos a su aspiración presidencial, el senador John McCain en reposado discurso rodeado de todos sus seguidores, se dirigió a la nación y al mundo reconociendo el triunfo de su par, el también senador Barack Obama, le ofreció su apoyo para el gobierno que empieza e instó al pueblo estadounidense a rodear a su nuevo líder.

A nadie le gusta que lo derroten y mucho más cuando de lo que se trata es de manejar el país más poderoso del planeta. Sin embargo, la gallardía para asimilar un fracaso, refleja en forma inmediata la grandeza y el valor de las personas. Es más cómodo celebrar un triunfo; al carro de la victoria se montan todos, aún los perdedores, buscando a última hora los mendrugos que dejan los ganadores.

 En la Eneida de Virgilio se cuenta que el príncipe Eneas, después de combatir a los griegos y ver a Troya destruida, expresó a sus soldados: “...la única esperanza de los vencidos, es no tener ninguna..”.

Esta sociedad que forma a medias, donde estos valores poco se practican y sólo se reconoce a los ganadores, nos muestra con frecuencia a individuos que posan de líderes pero que a las primeras derrotas se derrumban, se esconden, y lo peor, dedican su tiempo a rumiar la derrota y a descalificar en forma virulenta y apasionada a sus ocasionales contendientes, apelando inclusive a la calumnia. Esa deformación personal y espiritual viene de cuna y contra eso no hay antídoto posible. Como refería Don Miguel de Unamuno “lo que natura no da, Salamanca no lo presta..”.

Resulta oportuno valorar y asimilar este mensaje, sobre todo para aquellos que no conciben la vida sino como un carrusel de triunfos y que al primer traspié decaen en sus aspiraciones y propósitos. Qué ingenuidad creer que esa es la vida. Es preciso haber sido derrotado varias veces para soportar la victoria.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad