Chauvinismo y fanatismo | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Oct 18 2017
23ºC
Actualizado 10:00 pm

Chauvinismo y fanatismo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-07 05:00:00

Chauvinismo y fanatismo

Con motivo de este atroz episodio de los “crímenes de Estado” - que algunos pretenden seguir llamando eufemísticamente “falsos positivos”- me ha dado por leer entre líneas en las declaraciones oficiales, en los testimonios periodísticos y en los comentarios de la opinión pública, para encontrar una desoladora realidad: hay un desconcertante fanatismo en la sociedad colombiana.
Chauvinismo y fanatismo

La misma expedición de la directiva 029 del Ministerio de Defensa, con la que se asignaban beneficios a los militares por número de muertos y las versiones de declarantes de la investigación oficial, según las cuales el general Montoya daba más valor a las bajas acreditadas por sus subalternos que a las capturas y las deserciones, son un engendro infame de nuestra sed de represión y violencia, que está por encima de cualquier valor social. Tristemente, fanáticos de la agresión.

La reacción pública en relación con las ejecuciones de civiles ha sido de desconcierto, pero extrañamente esta “guerra sucia” se ve por la mayoría como un daño colateral, como una metodología non-sancta, pero útil para avanzar en una estrategia sangrienta, que aunque no ha sido incluyente, pacificadora, cohesiva, sí es considerada por la mayoría como una política efectiva para mantener la guerra en su justa proporción -que al final es todo lo que ha logrado la seguridad democrática-. Fanáticos de la guerra como medio y de la represión como estilo de gobierno.

El influyente profesor hebreo Amos Oz, en su ensayo “Contra el Fanatismo” (recomiendo muy especialmente su lectura) hace una útil distinción entre la noción sentimental de pacifismo que inspira a la mayoría de los movimientos europeos y el sentido pacífico de ver la guerra como recurso válido únicamente para la defensa de dos valores fundamentales: la vida y la libertad.

El fanático cree que “el fin, cualquier fin, justifica los medios”. El unanimismo, el culto a la personalidad y la idealización de líderes -todas formas identificadas por Oz como expresiones de fanatismo- nos ha ido convirtiendo en una masa arrogante, convencida de su infalibilidad moral, chauvinista y sorda a cualquier discurso distinto del impuesto a ultranza y sin filtros.

Esta docilidad sólo se explica por un fanatismo desbordado, a tal punto que ni siquiera permite a la sociedad que el horror de la peligrosísima realidad de agentes  militares dispuestos a atacar infamemente a la población desprotegida y marginal, la sacuda su marasmo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad