En un cementerio colombiano, los muertos se van de paseo con el 'animero' | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-07 15:42:18

En un cementerio colombiano, los muertos se van de paseo con el 'animero'

Se llama Jes√ļs Torres, tiene 63 a√Īos y hace cuatro d√©cadas que desempe√Īa un raro oficio: es "animero", responsable de sacar a pasear las almas de los muertos de Copacabana, un pueblo cercano a Medell√≠n, en el noroeste de Colombia, cumpliendo una tradici√≥n centenaria.
En un cementerio colombiano, los muertos se van de paseo con el 'animero'

Todos los d√≠as de noviembre, poco antes de la medianoche, 'Chucho' Torres llega a las puertas del cementerio, acompa√Īado de feligreses -principalmente j√≥venes-, que siguen el ritual que √©l realiza hace 39 a√Īos en favor de las animas del purgatorio. "No importa que llueva, truene o relampaguee", dijo Torres a la AFP. Su traje para el ceremonial es una capa en la que se lee "Dale Se√Īor el descanso eterno", guantes, una capucha negra y una campana.

Los acompa√Īantes se quedan en la puerta, mientras el animero avanza para hacer el recorrido entre las tumbas, tapando su rostro para no ver a las almas salir detr√°s suyo. Luego inicia un paseo, que dura unas dos horas por las calles del pueblo, durante el cual toca la campana para despertar a quienes duermen y hacer que oren por los difuntos. "Por cada padrenuestro que se reza, hay miles de almas que se salvan".

"Las √°nimas salen detr√°s m√≠o", asegura Torres con la misma certeza con la que recuerda que en los a√Īos sesenta comenz√≥ a cumplir con la funci√≥n de animero acompa√Īado por otros dos amigos, Germ√°n Villa y Jos√© Leonardo Bedoya. "Con los otros compa√Īeros fuimos donde el cura y le pedimos que nos dejara ser animeros, como los que hab√≠a en otros pueblos, y √©l nos dijo que si √©ramos capaces lo hici√©ramos", recuerda. Villa y Bedoya murieron hace m√°s de 20 a√Īos.

Durante la Colonia y los primeros a√Īos del siglo XX casi todos los pueblos del departamento de Antioquia (del que Medell√≠n es capital) ten√≠an animeros, responsables de sacar a pasear a los muertos durante el mes de noviembre. Ahora parece que la tradici√≥n s√≥lo contin√ļa en Copacabana.

Torres anda en busca de un sucesor. Ninguno de sus cuatro hijos quiso seguir la tradición. "Es algo agotador, porque uno tiene que trasnochar, aguantar el frío y también la lluvia", reconoce.

√Čl ya no trabaja, pero durante muchos a√Īos cumpli√≥ con la tradici√≥n de animero, al mismo tiempo que cumpl√≠a con su empleo como obrero de la alcald√≠a municipal. "A veces me dorm√≠a en el d√≠a, pero los jefes me ten√≠an paciencia porque sab√≠an lo que yo hac√≠a por los muertos", explica. Ahora, para cumplir bien su tarea, Torres duerme algo durante el d√≠a y dedica parte de su tiempo a su otra pasi√≥n: el deporte. Trota y hace largos recorridos en bicicleta. "Tengo que estar bien preparado, para los recorridos de la noche", dice.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad