El Teatro Santander | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-12 05:00:00

El Teatro Santander

Con el deseo de proporcionar educación y amenidad especialmente a los niños, la Alcaldía de Bucaramanga ha comprado el Teatro Santander, situado en el costado sur del Parque Centenario.
El Teatro Santander

Este edificio fue construido al final de la década de los años veinte por un ingeniero francés siguiendo las normas de los elegantes teatros europeos con platea, palcos, balcón y gallinero, para que allí tuvieran lugar espectáculos selectos como dramas, óperas, operetas, comedias, recitales y conciertos. Con el correr de los años vino la competencia del cine y finalmente tuvieron que dedicarlo a esta actividad.

Para el recuerdo quedó una ceremonia que allí tuvo lugar hacia los años treinta. Fue la coronación del gran poeta Aurelio Martínez Mutis, ganador de concursos internacionales que le dieron el título de “Mejor poeta de Sudamérica”. Desde entonces no han coronado a ningún otro bardo en Bucaramanga.

En Medellín, ciudad donde se había radicado el maestro, tuve la oportunidad de escuchar de sus labios el relato de esta ceremonia cuando por encargo de don David Martínez Collazos le llevé la corona de oro que esa noche había recibido como homenaje a sus grandes méritos. “Fue uno de los momentos más felices de mi vida, anotó, allí estaba lo más selecto de nuestra sociedad y a falta de un discurso especial decidí recitar la Epopeya de la Espiga y la Epopeya del Cóndor que fueron largamente aplaudidas.

El doctor Emilio Pradilla, hombre de letras, ex gobernador de Santander, fue el encargado de coronarme y anunció que diría solamente dos palabras, pero se dejó tentar por el demonio de la oratoria y su improvisación duró algo más de dos horas; habló del origen y desarrollo de la poesía a través de los siglos, de los diversos estilos, de Homero, del Dante, de Rubén Darío, de las catedrales góticas, en fin, de diversos temas, tal vez ha sido y será, el discurso más largo que se haya pronunciado en esta ciudad.

A la niña Inesita Carreño no le dieron tiempo de recitar una poesía de don Gabriel Carreño que tenía preparada. Los niños con sus vestidos de pajes se durmieron, los recuerdo muy bien, eran Rafaelito Pérez Martínez, Rafaelito Pieschacón Sánchez portador de la corona, Luisito Ardila Casamitjana y Mario Silva Valderrama, uno de ellos, al parecer, tenía síntomas de sarampión y todos de allí sacaron el contagio”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad