Ofensa repudiable | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Oct 22 2017
21ºC
Actualizado 07:53 pm

Ofensa repudiable | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-13 05:00:00

Ofensa repudiable

Nadie desconoce, así sea un neófito del fútbol, que dicho deporte es un emblema nacional para Argentina y un orgullo para cada argentino.
Ofensa repudiable

Sus méritos y hazañas logrados lo pregonan y sus campeonatos mundiales lo ratifican. Este deporte para la Argentina es un símbolo patrio y la multitud lo invoca con respeto, entusiasmo, orgullo e irrenunciables anhelos de victoria.

El fútbol es, gracias entre otras a la influencia argentina, el deporte estrella para el mundo, convirtiéndose sus practicantes y admiradores en el mayor conglomerado deportivo del orbe. Por ello, hemos considerado una ofensa repudiable mundialmente que la AFA en una aparente crisis, haya designado a Maradona, la antítesis del deportista integral, como entrenador oficial de su seleccionado nacional, cuando su vida deportiva, pública y privada, por su ex-condición de astro del fútbol, es minuciosa y mundialmente conocida.

Impactan equilibradamente sus proezas deportivas con sus comportamientos indebidos y antisociales. Un entrenador capacitado académicamente, máxime para una selección mundial, es un ícono a quien se le admira como ejemplo, como maestro, como ser en quien, especialmente sus dirigidos, vislumbran con sus inquietudes y sus anhelos la panacea de sus afectos y sus esfuerzos deportivos.

Triste entonces, ofensivo y denigrante también, que pongan en dicho pedestal a quien, así se crea que se ha rehabilitado, fuera un drogadicto escandaloso y consuetudinario, un camorrista innato, un grosero y un patán, un farsante ante la justicia, un irresponsable en el cumplimiento de sus obligaciones contractuales, un peleador irredento y un enloquecido con el dinero y la gloria, quien se ganó, merecidamente, el desprecio y la antipatía generales, a pesar de haber sido un astro innegable.

Pero en Colombia no podemos hablar muy duro ni exigir algo, porque aquí el sectarismo politiquero de pacotilla ha exaltado, sin cumplir primero con la Verdad, la Justicia y la Reparación, a guerrilleros a Gobernaciones, a Alcaldías y lo que es peor, al Congreso, para adornarlos con el flagrante calificativo: “Honorables Padres de la Patria”. Un doble pleonasmo que, mundialmente nos avergüenza y desacredita.
Escritor Ito

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad