Grímpolas | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Oct 24 2017
20ºC
Actualizado 06:12 am

Grímpolas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-14 05:00:00

Grímpolas

A los pueblos llegan los llamados minutos estelares de su historia, cuando ni siquiera los han propuesto definitoriamente. El imperio que un día descubrió la energía atómica, en garantía de la paz universal y adelante fue a la luna, en procura de un futuro mundo nuevo, reafirmó entonces su vocación progresista, sin ocupar nada más que unos llamativos espacios de su prensa diaria, en improvisados editoriales alusivos.
Grímpolas

Ahora llegó triunfante a la elección presidencial Barack Obama, sin que nada ni nadie se opusieran a su raza y sólo su carisma decisorio atrajera a los votantes, porque ni siquiera su preparación, siendo extensa y segura, tuvo tiempo de mostrar. El tribunicio discurso fue apenas el emblema. La puerta se abrió para un cambio y eso fue lo suficiente, sin que preocupara “su bronceada faz”. La imparcialidad del Presidente Bush y la circunspección del candidato republicano McCain, fueron plausibles.

Después han venido las rememoraciones de Abraham Lincoln, libertador y mártir; de Roosevelt, y Truman, su sorprendente sucesor, de los Kennedy. El primero y los últimos eliminados por el esclavismo fanático embozado.

Claro que hemos vuelto a “El Sueño”, de Martin Luther King, así llamado su histórico discurso pronunciado en el Lincoln Memorial de Washington, el 28 de agosto de 1963, ante cientos de miles de personas iluminadas. Párrafos así desbordan el sentimiento:

“Hace unos cien años, un gran americano, a cuya sombra simbólica estamos, firmó la proclamación de emancipación. Este decreto decisivo llegó como una gran luz de esperanza para millones de esclavos negros que se habían abrasado en las llamas de la injusticia. Llegó como un día glorioso para finalizar la larga noche de la cautividad.

“Hoy os digo, amigos, que a pesar de las dificultades y frustaciones actuales todavía tengo un sueño, un sueño arraigado en el suelo americano. Tengo el sueño de que un día esta nación se alce y viva de acuerdo con su verdadero credo. Tengo el sueño de que un día en las colinas rojas de Georgia los hijos de antiguos esclavos y los hijos de antiguos amos puedan sentarse juntos a la mesa de la fraternidad.

“Tengo el sueño de que un día todos los valles sean elevados, todas las colinas y montañas rebajadas, los lugares accidentados sean llanuras y los sitios tortuosos sean rectos y la gloria del Señor sea revelada y todos los humanos la vean juntos. Dejad que la Libertad se oiga desde los picos curvados de California. Por fin libres! Gracias a Dios!”

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad