Publicidad
Publicidad
S√°b Oct 1 2016
18ºC
Actualizado 08:09 pm

Enterrados en el esc√°ndalo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-16 05:00:00

Enterrados en el esc√°ndalo

El esc√°ndalo de esta semana en Colombia gir√≥ en torno a un oficio enviado por la Fiscal√≠a General de la Naci√≥n a cinco universidades p√ļblicas, en el que les avis√≥ sobre su intenci√≥n de revisar sus bases de datos de estudiantes para investigar la presencia de posibles terroristas o infiltrados en sus aulas.
Enterrados en el esc√°ndalo

Este nuevo episodio, que como es costumbre ocupó las primeras páginas de los periódicos, los minutos más importantes de la radio y  el tiempo inicial de los noticieros, se suma a otros escándalos como el de los asesinatos de jóvenes por parte del Ejército para el reporte de falsos positivos; la muerte y represión de las autoridades a los indígenas en sus manifestaciones, los fiscales bajo sospecha por manejos poco claros de procesos como el del hermano del ministro del Interior, o las famosas pirámides que colapsan por todo el país con los ahorros de los más pobres, para enumerar tan solo algunos de los más recientes.

Sin embargo, pocos medios y a√ļn menos analistas se han detenido a asimilar que el pa√≠s, lamentablemente, siempre se queda ah√≠. Paralizado en el esc√°ndalo, concentrado en la algarab√≠a y congelado por el asombro.

Puesto de otra manera, esta sociedad no da el paso siguiente. No evoluciona ni menos a√ļn soluciona las causas de los problemas que generan esos esc√°ndalos o llega hasta el fondo de las investigaciones ¬ďexhaustivas¬Ē que en muy contadas excepciones llegan a resultados concretos.

Y es por esa raz√≥n precisamente, que la naci√≥n parece destinada a vivir presa de los esc√°ndalos semanales. En la eterna repetici√≥n de dificultades y ca√≠da en atolladeros que no permiten superar los problemas de anta√Īo.

En pocas palabras, Colombia es víctima de una impunidad que patrocina precisamente la generación interminable de esos escándalos que no dan tregua y que mientras no se traduzcan en soluciones palpables y condenas ejemplares, pocas esperanzas dejan de una mejora real para los días por venir.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad